martes, 24 de febrero de 2009

TALANTE CONCILIADOR

Siempre es una virtud -que no adornaba el carácter del dimitido ministro- el carácter conciliador y dialogante. Y quizá sea la via más adecuada para afrontar los problemas de hoy de la Justicia. Pero no quiero dejar de señalar que la Justicia necesita mucha acción e ideas muy claras: la reforma de la oficina judicial (que enfrenta principalmente a Secretarios Judiciales y a Jueces) hemos visto que va a ser difícil; en tiempos de crisis económica, el afrontar una gran modernización en las dotaciones de la Justicia y su adaptación a las nuevas tecnologías (tras un abandono de muchos años), es algo no exento de dificultades, especialmente cuando se trata de una materia en la que las Comunidades Autónomas tienen mucho que decir; la reforma de los procesos penales requiere un gran impulso y unas ideas muy consolidadas, ya que la judicatura -como ha ocurrido en otros países- resiste en España la cesión de la instrucción de los delitos. ¿Tendrá el Ministro recién nombrado el carácter, el conocimiento, la actitud y la habilidad para sacar adelante los problemas que tiene? No creo, además, que pueda contar demasiado con la oposición política -ni con su brazo en el CGPJ- en la formación de un pacto de estado para sacar todo esto adelante. Como vemos, no es cosa solo de talante: va a hacer falta mucho más. Estoy impaciente por conocer de qué equipo se va a rodear el nuevo Ministro.

1 comentario:

Pavel Popov dijo...

A los olvidadizos, recuerdo que Caamaño ha sido escogido por la vicepresidenta, más por su talante negociador que por su perfil de jurista. En otras palabras: el actual gobierno sigue sin querer otorgar ninguna de las reivindicaciones planteadas ni por miembros de las carreras judicial o fiscal, personal auxiliar o abogados de oficio; pero tal inflexible postura de fondo, se ha querido disfrazar de talante conciliador; así, a cambio de unos "caramelos" seguiremos igual.