viernes, 29 de enero de 2010

UN PROBLEMA SERIO EN PANAMÁ

Me cuenta una Fiscal en la FGE el problema que se está viviendo en Panamá con la suspensión de la Fiscal General y me quedo boquiabierto. Esa Fiscal sabe de lo que habla y lo que me dice es de escalofrío.  Nadie está, claro, por encima de la ley. Pero ese asunto huele mal a miles de kilómetros. En ese país centroamericano el fiscal general es independiente y nombrado por un periodo de 10 años. En este momento, la Fiscal General se llama Ana Matilde Gómez. En un contexto de tensión extrema de la Fiscalía con el Gobierno de Panamá, acaba de ser suspendida por una estrecha votación (cinco a cuatro) por la Corte Suprema en razón a una investigación dirigda años atrás contra un fiscal acusado de corrupción en la cual esa mujer es acusada de haberse excedido. Todo indica que las razones reales de su persecución no son las que motivan formalmente su suspensión. La Asamblea de la Asociación Iberoamericana de Ministerios Públicos, de la que es presidente el FGE español, hizo un pronunciamiento muy contundente en noviembre respaldando a la Fiscal de Panamá.

Espero que todo eso se aclare pronto, porque el remedio de procesar a los fiscales independientes para expulsarlos de sus cargos parece peor todavía que la dependencia del ejecutivo.