miércoles, 22 de septiembre de 2010

A FINALES DE ESTE AÑO

Tras resaltar la necesidad de que los jueces se liberen de cualquier factor que perturbe su imparcialidad, reclamó ayer Carlos Divar "suma prudencia" para abordar la reforma procesal penal que proyecta el Gobierno. Hoy, en unas declaraciones realizadas en la SER, el Ministro Caamaño ha dicho que es preciso actuar con prudencia, pero hay que hacer las cosas. Aunque tiendo a desconfiar de lo que dicen los políticos, me ha gustado lo que ha dicho Caamaño. Ha anunciado que para final de año tendrá preparado un borrador de anteproyecto de reforma procesal. Largo hay que fiarlo, pues, pero por lo menos los primeros pasos de un cambio importante parece que se van dando. Durante casi dos años he oído a Caamaño y a otros cargos del Ministerio decir que "ahora si, que van a por la reforma". Sin resultado visible alguno. Incluso se lo llegué a reprochar al Secretario de Estado en esas reuniones que de vez en cuando se celebran en el Ministerio. Pero ahora vamos a ver papeles ya redactados. Estoy contento; no porque esto vaya a salir ya: de hecho creo que es difícil que haya consenso con el PP sobre esta cuestión y ya no falta tanto para que haya elecciones. Pero si porque la existencia de un texto es el primer paso para el cambio. Ya veremos.

13 comentarios:

LuisaGC dijo...

Por desgracia, creo que esta reforma va a salir adelante. El PSOE lleva muchos años persiguiendo este cambio. La excusa es que el modelo de instrucción judicial está en crisis desde hace décadas, no respeta debidamente las garantías del imputado, vulnera el principio acusatorio y está siendo abandonado por casi todos los países. Todo esto es verdad, lo que ocurre es que poco tiene que ver un Fiscal italiano, tan independiente como un juez, con un Fiscal español, que es, perdón por la expresión coloquial, un “mandao”, que hará lo que le digan en cada momento y que, además, carece de mecanismo real alguno para imponer su criterio a sus Jefes, en el improbable caso de que quisiera hacerlo. La idea de Caamaño y del PSOE es muy sencilla y consiste en acabar de blindar a la clase política frente a cualquier tipo de amenaza penal: aforamientos generalizados (¿por qué a un “ministrín” autonómico lo tiene que enjuiciar un juez distinto que al resto de los ciudadanos), instrucción penal administrada por el Fiscal (o sea, por el Gobierno), desaparición de la acción popular y, si todo falla, indulto publicado en el BOE a mediados de agosto. Un Código Penal para nosotros y otro, de lujo, para ellos. Este es nuestro Estado de Derecho.

maria jesus dijo...

Yo no creo que la instrucción del Fiscal sea un objetivo que persiga sólamente el PSOE. Pienso que es una reforma que viene impuesta por la realidad del espacio comun de justicia europeo, se ha optado por este modelo y todos los países vienen obligados a reformar y homogeneizar sus instituciones Por eso me parece errónea la táctica de la derecha de negar sistemáticamente que la instrucción irá para el Fiscal
Me parece peor que no se suscite el debate sobre la necesidad de reforzar las garantías de imparcialidad y legalidad en la actuación de la institución del Ministerio Fiscal
Quizás estoy equivocada,pero siempre h pensado que desde 2003 (gobierno PP) se han realizado reformas en el Estatuto del Fiscal que refuerzan la dependencia gubernamental de la institución , fortaleciendo el principio de obediencia jerárquica y configurando un sistema en que todos los cargos son designados por criterios de confianza política "idoneidad" y todos lo hemos aceptado mansamente ( aunque luego nos quejemos por detrás)

José Mª Caballero dijo...

Queridos Compañeros: No puedo estar más de acuerdo con la nota que os transcribo. Lamento no poder coincidir con vosotros. Más fácil no se lo podemos estar poniendo para el definitivo "hachazo" a la independencia de la Justicia ¿Hace falta que recordemos recientes actuaciones de la FGE y las dos varas de medir que se emplean??... Ahí va el texto:

Diario La Ley, Nº 7474, Sección Hoy es Noticia, 23 Sep. 2010, Año XXXI, Editorial LA LEY
LA LEY 20356/2010
La Plataforma de Jueces por la Despolitización de la Justicia y la Independencia Judicial ha lanzado este martes, con motivo de la apertura del año judicial, un «llamamiento de alerta ciudadana de verdadero peligro» ante las reformas que el Gobierno pretende realizar y que, en su opinión, no favorecerían a los ciudadanos sino a los partidos polícito y «perjudicarían manifiestamente la persecución de la corrupción política» en España.
Los más de 1.500 jueces y magistrados de España firmantes del Manifiesto para la Despolitización de la Justicia consideran que los órganos de gobierno «deberían poner contra las cuerdas las propuestas de reforma de la Justicia que el Gobierno pretende realizar».
En concreto, han expresado su oposición a la desaparición de la acción popular, «garantía esencial para cualquier ciudadano de que ningún poderoso incumplirá impunemente las leyes penales ni siquiera aunque tenga influencia en el partido gobernante», y la atribución de la instrucción a los Fiscales, ya que, a su juicio, «permitirá al Gobierno decidir si se abren o no procedimientos penales», algo «especialmente sangrante en los supuestos de corrupción política».
También han criticado la creación de Consejos de Gobierno Autonómicos, porque «bajo la apariencia de descentralización sólo pretenden prolongar a nivel autonómico el control de la justicia que actualmente ostenta el poder político central». En opinión de los jueces y magistrados, cualquier reforma del actual sistema que se pueda plantear debería estar orientada a fortalecer la independencia del poder judicial. «Pero bajo buenas palabras lo que se pretende es todo lo contrario», apuntan.
De hecho, sostienen que estas reformas «se pretenden hacer pasar por una 'modernización' de la Justicia» que se viene reclamando y para la que son precisas inversiones y medios personales, materiales y técnicos «que nunca acaban de llegar».
Ante esta situación, y aprovechando la jornada de la apertura del año judicial, han decidido hacer «un llamamiento de alerta ciudadana, de verdadero peligro, ante el camino de las reformas que se pretenden emprender».
En su comunicado, los firmantes aseguran también que están «decididos a defender la independencia del poder judicial como garantía de los ciudadanos frente a los poderes políticos y económicos, y a realizar fuertes movilizaciones para ello, sin descartar nuevas huelgas».
Además, han subrayado que para poder «preservar la independencia» necesitan «el apoyo de la sociedad y su reacción ante unas propuestas de legislación que harían temblar los pilares del Estado de Derecho y las garantías de que los poderosos políticos y económicos respetarán la ley, expresión de la voluntad popular y que debe aplicarse con igualdad para todos».
Europa Press

Anónimo dijo...

Aclaración: Sí estoy de acuerdo con los comentarios que preceden al mío; con lo que no estoy de acuerdo es con la posición oficial de la APIF...Pensé que éramos distintos y que esa obsesión de muchísimos Fiscales por su "cuotita de poder" instruyendo y ordenando la remisión de documentos y comparecencias de ciudadanos ante nosotros, -que a algunos les enloquece-, no era lo que perseguía esta Asociación. Me equivoqué.

Anónimo dijo...

!No soy anónimo, soy José Mª Caballero

Salvador Viada dijo...

Querido Jose María, yo, en cambio, no estoy de acuerdo con identificar "independencia del poder judicial" con "competencias del poder judicial". He visto en Alemania, en Holanda, en Suecia, en Estados Unidos, en Inglaterra o en Italia jueces muy independientes (mucho más que aquí en muchos aspectos), pero sin la función de instruir los delitos. No creo que tenga nada que ver. Todos somos conscientes de los riesgos de que la Fiscalía española sufra los embates de la política, como desgraciadamente ya hemos experimentado. Pero el camino ha de ser arreglar eso y al tiempo dar racionalidad al sistema procesal. Y no limitarse a aceptar las cosas como están -que es lo que hacen esos jueces-, desenfocando además la cuestión con un análisis equivocado o incluso interesado. El mismo movimiento corporativista de jueces lo vivieron hace unos años en Portugal y ahora lo sufren en Francia. Pero en fin, como la cosa no va cambiar de hoy para mañana, sino que faltan muchos años para ello, queda tiempo para hablar.

Nuevo en esto dijo...

No se que es peor si no enterarse de nada o no querer enterarse de nada. Al Sr. Caballero le invitaría a que preguntara a los Fiscales de Menores si están encantados con su "cuotita" de poder instruyendo causas que les salen por las orejas o si preferirían volver a ser Fiscales de mesa camilla. En todo caso a todos invito a mirar hemerotecas y comprobar como hace diez, quince años se discutía sobre lo mismo, se tenían lo mismos problemas, la justicia era tan ineficaz como ahora.... y aceptar la cuota de culpa de los que por entonces currabais en esto, algunos con mando en plaza... Por lo menos para dejarnos a los nuevos ilusionarnos con que algún día no tengamos que desplazarnos cien kilómetros para hacer dos juicios de faltas o intentar reinstruir causas a las que, que tras cuatro años en un Juzgado de Instrucción, tocadas por varios Jueces independientes, no hay por donde meterle mano. Y ahora os dejo, que tengo media docena de causas que un Juez de Instrucción Independiente me ha mandado para “informe”, obviamente porque no sabe que como Fiscal soy un peligro para la Justicia... ¡como se enteren en su asociación de jueces, lo linchan!

José Mª Caballero dijo...

José Mª Caballero.

Querido compañero "nuevo en esto", tú no eres un peligro para la Justicia. Lo serás -mediatamente- cada vez que tengas que cumplir las órdenes ilegales o improcedentes que recibas. Solo dos ejemplos muy gráficos (y hay cientos) de las enormes garantías que para los ciudadanos comporta la iniciativa del Fiscal:

a) Caso "Piqué" (FGE nombrado por la derecha): La junta de Fiscales de la Sección correspondiente del TS, por unanimidad, decide pedir la imputación de un Ministro. El FGE convoca de inmediato a su "guardia pretoriana" (es decir a los Fiscales de Sala promovidos por él) y curiosamente, por abrumadora mayoría se estima improcedente la imputación.

b)Caso "Estatut" (FGE nombrado por la izquierda): La Junta de Fiscales del TC decide por amplísima mayoría informar la inconstitucionalidad de la tramitación del proyecto presentado como Ley Orgánica. El FGE convoca de inmediato a la "guardia pretoriana" (Fiscales de Sala nombrados por él) y ¡oh casualidad!, deciden casi por unanimidad que la tramitación del proyecto es constitucional. ...¿Pero no habíamos estudiado todos la misma oposición y con los mismos libros???

Anónimo dijo...

Quizás a quien habría que preguntar son a la " guardia pretoriana" que se vende por un plato de lentejas.

Salvador Viada dijo...

Los casos que Jose María Caballero relata, y algunos más, son los que al final justifican este blog. Hay que luchar contra esos atropellos, contra esas "guardias pretorianas", que sin embargo, han ganado en las elecciones al Consejo Fiscal. Poco pueden reprocharse unos a otros, la verdad. Pero claro, que por la existencia de esas graves anomalías -y de las complicidades de ciertos fiscales con ellas- la Justicia española se haya de mantener en el siglo XIX se me antoja excesivo. De la misma manera que se puede andar y mascar chicle al mismo tiempo, se puede luchar contra la politización de la Justicia y por la reforma del proceso. Salvo, claro, que no se quiera luchar por reformar nada y se ponga como pretexto la politización de la Justicia... Ese es un juego que -por ejemplo- ha hecho la AF durante décadas, que ya está desenmascarado hace tiempo, y que parece que tímidamente comienza a abandonar: yo les ayudaré a ello en lo que pueda. Pero ahora están en ello algunos jueces.

LuisaGC dijo...

http://andresdelaoliva.blogspot.com/2010/09/la-carga-contra-la-justicia-en-espana.html

Nuevo en esto dijo...

Parece mentira que un Fiscal veterano me diga que "tengo que cumplir las órdenes ilegales o improcedentes que reciba", no es verdad, no tengo porqué, el ordenamiento jurídico español y el EMF me otorgan posibilidades mas que de sobra para oponerme a tales órdenes. Otra cosa es que las cumpla porque soy un trepa y quiero hacer "carrera", porque mi ideología prima sobre mi obligación como Fiscal de servir al ciudadano de forma independiente, porque soy un comodón y me es mas fácil hacer lo que me dicen, o porque me falta hombría para enfrentarme al mando o apoyar al compañero que lo haga…. o, lo que es peor, porque se que me rodean Fiscales que van a mirar para otro lado escudándose en trasnochadas excusas para no asumir su parte de culpa en mantener un sistema ineficaz y podrido como el que descubro día a día ejerciendo esta que creí digna profesión

Salvador Viada dijo...

"Nuevo en esto": yo escribo en este blog para que haya más gente que opine como tu; para que estés orgulloso de hacerlo y para que sepas que el único camino para que esta profesión siga siendo digna es el de actuar conforme a nuestra conciencia (cuando se tiene una conciencia bien educada, claro)