viernes, 21 de marzo de 2008

FIN DE LAS PRORROGAS INDEFINIDAS EN EL CGPJ

El Gobierno está preparando una reforma de la LO del Poder Judicial a fin de que los vocales electos cesen en sus funciones tan pronto como termine el plazo legal para el que fueron nombrados, según se informa hoy en la prensa. La medida no afecta a lo que consideramos el defecto institucional más grave que tiene la Justicia en España, que es la politización del órgano de gobierno del Poder Judicial. Con las nuevas reglas, seguirá la politización, en la medida en que seguirán siendo los partidos políticos los que determinen la composición del Consejo, y lo harán en proporción a las mayorías de las que disponen en el Parlamento. Desde ese punto de vista, no hay mejoras. Simplemente, cambiará una mayoría (la que ha ostentado el PP) por otra (la que va a tener el PSOE). Puede que mejoren los modos, quizá la voluntad de acuerdo; pero en lo esencial, el defecto subsiste.

A pesar de ello, es claro que una reforma que como esta termina con la posibilidad de burlar la ley -boicoteando la renovación- por parte de quien disfruta de una cómoda posición mayoritaria en el Consejo y que teme perderla. Resulta sorprendente que se haya tardado tantos años en instaurar un sistema de cese automático de los vocales al término de su mandato. Solo desde ese punto de vista, la reforma es positiva: se corrigen ciertos abusos. Pero los males de la Justicia en España que derivan de la politización del Consejo, que se proyectan luego en nombramientos y política judicial, en nuestra opinión no se van a arreglar así. El camino ha de ser el arbitrar un sistema en el cual los partidos políticos no tengan capacidad de determinar la composición del Consejo, o al menos no la tengan en el sentido de orientar las mayorías conforme a su representación. En relación con el sistema mixto ahora en vigor (selección de candidatos por sufragio en la Carrera Judicial y elección final por los partidos) quizá hubiera sido mucho mejor si fuera al revés: selección de candidatos por los partidos, y elección final por sufragio por los jueces. Aún así, los males del sistema instaurado por los señores Acebes y Michavila van a ser muy difíciles de erradicar, ya que mucho nos tememos que la politización ahora se ha proyectado sobre las asociaciones profesionales mayoritarias (compuestas de Jueces y Magistrados), de manera que se ha estrechado la colaboración de cada una de ellas con el partido con el que se identifican. Y eso creemos que hace mucho daño a la imagen de imparcialidad de la Justicia.

1 comentario:

Rafael del Barco Carreras dijo...

!UN PEDERASTA ANDA SUELTO!

¡ES VOMITIVO!



Rafael del Barco Carreras



¡Un pederasta anda suelto! Los que hemos sido empresarios sabemos que aplicando la FILOSOFÍA LABORAL que reina en la Administración Pública, la JUSTICIA, nuestra empresa hubiera QUEBRADO, o sea, todos a la CALLE. Es la gran diferencia, ¡y viene de siglos!, entre las decenas de millones de españoles que trabajan con el sudor de su frente, EMPRESARIOS Y TRABAJADORES, y los que lo hacen para el ESTADO. Simplemente es el Franquismo, lo de siempre, el Funcionariado no trabaja, FUNCIONA, ¡a su aire!. Y todos sabemos que sin un mínimo de disciplina, exigencia, sana ambición y entrega por ambas partes ninguna empresa humana consigue sus objetivos, y esa PROPIEDAD DEL CARGO O DESTINO cuando tras las “oposiciones”, entre comillas, se encaraman a la FUNCIÓN PÚBLICA convierte esa función en un chollo para el propietario y la mayoría de las veces en una pesadilla para el que pretende el SERVICIO PÚBLICO.

Los PROGRES CATALANES que ganadas las elecciones a la Generalitat metieron las narices en la ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA, sentenciaron que aquello era un desastre, el 30% de abstenciones laborales, eso… y que en la propia Generalitat había una larga lista de gente que nunca apareció por su lugar de trabajo, que nadie conocía. Pero ¿hubo despidos masivos? ¡Ni hablar! Todo sigue igual.

Yo estaba entonces en prisión y entre las absurdas esperanzas creí que se me agilizarían algunos de los eternos expedientes… y salí siete días después de cumplir la totalidad de la condena. El socialista juez de Vigilancia Penitenciaria Joseph Lluis Albiñana Olmos, primer presidente de la inicial Generalitat Valenciana, hoy ascendido a Magistrado de Sala, el del “arrepentido de Javier de la Rosa”, estaba de viaje, o eso dijeron sus empleados a mi mujer y abogado. Yo salí siete días después por una vieja estafa (las letras de una sociedad donde precisamente el presidente fuera Antonio de la Rosa, padre de Javier), y los asesinos y violadores de Hospitalet, o los violadores y asesinos de Nou Barris… bajo su jurisdicción… tan campantes de permiso…y violaron y asesinaron… 2004, y nadie se acuerda ni de los hechos, de las víctimas, la Junta de Tratamiento de Brians, ni menos del Juez que sigue impartiendo Justicia.

La JUSTICIA está en quiebra por culpa de sus trabajadores, y el PUEBLO, el dueño del negocio, cede por la fuerza de la Historia esa propiedad a sus TRABAJADORES, que controlan a su aire la empresa en perfecta AUTOGESTIÓN, y nadie quiere meter mano a esa BARBARIDAD. Total, un mejunje endogámico y amigocrático, donde tiene cabida toda la arbitrariedad y corrupción imaginable.