martes, 25 de marzo de 2008

LA HUELGA DE FUNCIONARIOS DE JUSTICIA

Va ya para dos meses que los funcionarios de justicia dependientes de la administración central iniciaron una huelga por la igualdad de sus retribuciones con las de sus compañeros de servicios transferidos a las CCAA. Parece de sentido común que quienes pertenecen a la misma categoría profesional, ingresaron en el mismo cuerpo, y que desempeñan las mismas funciones, pues que ganen lo mismo, o aproximadamente lo mismo. Por lo tanto, parece una reclamación justa la que los funcionarios en huelga vienen haciendo. Así se ha reconocido por acuerdos de los Magistrados de las Salas de lo Civil y Penal del Tribunal Supremo y también en Junta de Fiscales por la Fiscalía General del Estado. Pero además de la razón de fondo que asiste a los funcionarios, nos interesa resaltar dos aspectos. Por un lado el aspecto humano de muchos funcionarios que trabajan con nosotros dia a dia, a quienes conocemos y sabemos de su valía, que se encuentran reclamando algo que es justo de un modo que ellos no hubieran querido. Que corren el riesgo de perder dinero al fin como consecuencia del tiempo no trabajado. No puedo tener sino sentimientos de afecto y solidaridad por quienes defienden lo que creen justo arriesgando su propio salario. Por otro, el enorme daño que al funcionamiento de la justicia, a su misma eficacia, esta huelga está causando. Hasta el punto de que corre el riesgo de producir efectos secundarios como el que nos anuncia hoy el Diario de León. Una huelga de basuras, de transportes, o de limpieza causa efectos probablemente menos perturbadores para el bienestar social que la de funcionarios de justicia. Y sin embargo este se sigue contemplando como un tema económico entre unos funcionarios y el Ministerio de Justicia. De verdad, creo que esto hay que arreglarlo de una vez y volver a la normalidad.

No hay comentarios: