lunes, 23 de marzo de 2009

¿LASCIATE OGNE SPERANZA?

Cuando leo que más y más jueces -ojo, tras el triunfo de una huelga y en plenas negociaciones con ellos, con todo lo que de simbólico tiene ese hecho-, son nombrados para altos cargos en el Ministerio, pues me acuerdo del anuncio del infierno de Dante. ¿Debemos abandonar toda esperanza de una reforma en profundidad de la Justicia y conformarnos sólo con más parches? ¿Debemos abandonar toda esperanza de una integración con los sistemas procesales dominantes en Europa? ¿Debemos abandonar toda esperanza de que los intereses de unos frente a otros se impongan a un sistema moderno, racional, garantista y más ágil que el que inventaron en Francia hace más de dos siglos?

Por si todavía llegamos a tiempo, creo que hay que seguir luchando. Nuestras asociaciones deberían pedir una entrevista urgentemente con el Fiscal General y con el Ministro, y tratar de explicar que más y más plazas de jueces o de fiscales, sin estudiar a fondo las razones del desencanto de nuestro sistema de Justicia (y ya que estamos, sin leer el programa electoral del partido que ganó las elecciones) pues no parece la solución de todos los problemas.

No hay comentarios: