lunes, 9 de marzo de 2009

¡QUE LOS TRAIGAN PARA UN CURSO!

Leo que la Fiscalía isralí está a punto de imputar al ex presidente del país Moshe Katsav por asalto sexual, violación y obstrucción a la Justicia. Inmediatamente pienso dos cosas: ¡vaya tipo este Sr. Kastav! y ¡mira que bien trabajan -y les dejan trabajar- los fiscales de Israel!. Pero claro, -me digo- esto no tiene nada que ver con la independencia de la Fiscalía. Si un ex presidente es sorprendido violando a una subordinada, seguro que también aquí podríamos acusarle sin obstáculos imprevistos.

Pero ojeo otro periódico y me encuentro con que la Fiscalía israelí presentará cargos por corrupción contra el actual primer ministro de ese país, el Sr. Ehud Olmert. Y claro, no puedo dejar de envidiar un sistema en el cual la Fiscalía puede siquiera investigar a un Presidente de Gobierno en ejercicio para luego poder presentar cargos por un delito como ese. En España el poder se ha protegido mejor, y el escenario sería imposible: las dificultades procesales que aquí existen, los priviliegios e inmunidades, los fueros, las situaciones de dependencia jerárquica, las posibilidades de cambiar al investigador, el control político sobre la policía judicial... En fin, nos llamamos todos fiscales, igual que ellos; pero aquello parece que es otra cosa.

1 comentario:

Silvia dijo...

No sé , no me parece a mi un caso de violación infraganti como la pintas ,...así que no estaría yo muy segura del éxito de una investigación semejante por estos lagares...