viernes, 6 de marzo de 2009

A NADIE LE GUSTA EL JUEZ O FISCAL QUE LE TOCA

En varias ocasiones, alguno de quienes yo investigué y acusé trató de apartarme de su caso. Recuerdo querellas -archivadas de plano- contra mi antiguo jefe y contra mí, basadas en documentos llegados anónimamente a despachos de abogados, y flagrantemente falsificados. Bueno, son cosas que hay que aceptar. Pero en todos esos casos lo importante no suele ser el fiscal o el juez, sino la verdad de lo que se investiga. Ese es el aspecto esencial. Que se trate de desviar la atención por los acusados (o por quienes gestionan sus intereses), no evita que al final de lo que trate el proceso es de lo que ha hecho el acusado y de las pruebas que hay de ello. Lo demás, casi siempre, son fuegos de artificio. A mi me produce, sin embargo, algo de melancolía el comprobar que frente a una misma situación (acusaciones de corrupción), siempre se reacciona igual: la culpa, en primer lugar, es del Juez y del Fiscal (a éste, además se le considera casi siempre un instrumento malvado de alguien). Luego, bueno, luego ya veremos.

7 comentarios:

Silvia dijo...

POR FIN!!!!: Totalmente en desacuerdo contigo.
No creo que debamos tener por normal y resignarnos a "querellas ...basadas en documentos llegados anónimamente a despachos de abogados, y flagrantemente falsificados...". Esa normalidad que dices aceptar con el cargo que desempeñabas produce un gran daño a la institución , puesto que si bien tú y tu antiguo jefe aceptabais las querellas con loable deportividad , quizá quizá porque os sabias rodeados de gente lúcida que las archivaba de plano por los motivos claros que expones pero,... eso no siempre es asi.
Y no porque la querella no tenga más objeto que lograr la ansiada abstención del Fiscal molesto y que no recoga más que acusaciones caluminosas infundadas y fraudulentas , sin embargo hay casos en que esa querella espúrea se ha admitido a trámite, luego se archivaría pero el disgusto del Fiscal afectado, quedó ahí, y me atrevo a decir que además creo no encontró el debido amparo de sus iguales ni superiores . Y esta situación provoca el efecto perverso de que "el Fiscal que no gusta" cada vez abunda menos, lo que no deja de ser grato para algunos, desde luego, pero perjudica seriamente nuestra función resultando que el Fiscal con cierto criterio, que no se atiene a las razones expuestas por alguna de las partes es declarado non grato en la curia.
Creo que es un problema que requiere la atención de la FGE y de las Asociaciones subvencionadas , que una vez indamitida a trámite la querella se ejerciten las oportunas acciones legales y desde luego los colegios de Abogados deberían tomar cartas en el asunto, porque - de momento-es práctica de minorías , pero creo que es una peligrosa manzana podrida .

fiscalillo dijo...

Silvia, ¿que diferencia hay entre asociaciones subvenciaonadas o no en esto?. ¿que pintan las asociaciones?, ¿debe un jefe por estar asociado tener un planteamient odistitnto con el querellante?. en todo caso estoy de acuerdo contigo y algo hay que hacer.

Silvia dijo...

Mucho preguntas fiscalillo, no sé si tengo respuestas a todo: ¿La diferencia? puramente económica , unos tienen , otros no; y ya que son fondos públicos ...
¿Qué pintan en esto las Asociaciones ? Creo que es evidente : defender los intereses de todos los Fiscales , para eso se supone que están.
¿Los plateamientos de los jefes...? ahí, me pillas... quién "sá".

fiscalillo dijo...

Creo que no me he explicado, las asociaciones no puedne ejercitar acción alguna por injurias o calumnias pero si las distitntas fiscalías, me refiero a que no es una cuestión de asociaciones, salvo prestar el apoyo oprtuno al fiscal en cuestión, cosa que ya se hece pero no pasa dle apoyo moral.

Salvador Viada dijo...

¡Totalmente en desacuerdo! ¡Vaya! Bueno, por delante digo que a mi, como a cualquiera de nosotros, no me gusta que se me querellen. Es decir, el disgusto te lo llevas, aunque sepas que una querella falsa se va a archivar. Otra cosa es que puedas luego reaccionar contra el querellante, lo cual suele ser dificil ya que todos sabemos lo complicado que es que prospere una causa de esa naturaleza. Personalmente me he mostrado siempre a favor de la subsistencia del desacato (al igual que subsiste en los países anglosajones con el comptent), pero eso es otro tema.

Reconozco que hoy fiscales y jueces están desarmados frente ataques que se lanzan contra ellos no por razones personales (que justificarían injurias o calumnias) sino por razones profesionales, frente a las que no hay más protección que la acción privada. Eso me parece un error y debería arreglarse. ¿Como? Pues ahí estoy de acuerdo con Silvia. Las asociaciones deberían hacer algo al respecto para tratar de influir políticamente y de informar a la opinión pública de ese problema. Es cierto que no siempre la actitud de jueces y fiscales es estéticamente ejemplar y que merece la crítica: pero yo hablo de otra cosa. Hablo de los ataques desde varios frentes para intimidar al juez o al fiscal.

Y de entre las asociaciones, las subvencionadas tienen más medios y posibilidades, luego -por eso mismo- su responsabilidad es mayor (añadiendo el hecho de que su pasividad lo es durante mucho más tiempo, claro).

Sevach dijo...

Completaría lo de "a nadie le gusta el juez o fiscal que le toca"...añadiendo "...si sospecha que va ir contra sus intereses". Así, al igual que el dicho castizo " Sólo me parece justo lo que me da gusto", cuando a alguien le toca un juez o fiscal lo más cómodo es el argumento "ad hominem", el desacreditar la actuación atacando la persona. Es una bajeza, pero con los tiempos que corren muy efectiva.

Salvador Viada dijo...

Gracias, Sevach. Por cierto, me encanta tu blog. Nunca he simpatizado especialmente con el derecho administrativo, y sin embargo me resulta muy entretenido en lo temas que tratas con humor y agudeza.