lunes, 20 de abril de 2009

ENTREVISTA A CAAMAÑO

Como es natural siempre es más fácil hablar de lo que se va a hacer que rendir cuentas sobre lo realizado. En este sentido al Ministro de Justicia habrá que valorarle por lo que haga, no por lo que haya dicho. Con esas premisas, los objetivos que se está marcando son ilusionantes. El País publica hoy una entrevista en la que ratifica sus principales anuncios sobre sus proyectos y da fechas. A finales de año presentará la reforma de la ley procesal; antes del verano, la reforma del Código Penal (la enésima reforma, hay que decir). En relación con el cambio de proceso creemos que va en la única dirección que aconseja el sentido común visto el estado de nuestra justicia penal. Para la reforma penal, habrá que ver por donde sale; pero es muy importante que mencione en la entrevista dos principios que han sido ignorados demasiadas veces en nuestras leyes penales: los de intervención mínima y proporcionalidad.

Son demasiadas las veces que los políticos dicen una cosa y luego hacen otra o no hacen ninguna; y eso en Justicia ha sido poco menos que la norma. Por ello, las alegrías han de ser contenidas. Por ahora suena bien. Ya veremos