lunes, 20 de abril de 2009

TÉCNICAS AVANZADAS DE INVESTIGACIÓN

Sobre la tortura no creo que haya demasiado márgen de actuación: está prohibida y hay que investigar y castigar a quien ha torturado. Hay una Convención de Naciones Unidas contra la tortura, de 10 de diciembre de 1984, que define como tortura en su artículo 1.1 muchas de las conductas que leemos se han causado en Guantánamo. Naturalmente el anuncio de que dichos delitos no van a ser investigados ni sancionados no le ha gustado a Naciones Unidas, ni a mucha otra gente. No es difícil encontrar razones políticas internas en la decisión del Presidente Obama, que sin embargo ha permitido la desclasificación de los documentos que acreditan la existencia de esas torturas y de esos medios de torturar. Pero cuando leemos que el hecho de acabar con esas "técnicas avanzadas de investigación" es criticada abiertamente por quienes las utilizaron, nos hacemos una idea de lo fuertes que se sienten esos tipos.

Al leer estas noticias me acuerdo de Cánovas cuando decía que "la última palabra del derecho la tiene siempre la espada", legitimando así la razón de estado. Creo que realmente es una pena que en este caso, las dificultades políticas internas en Estados Unidos permitan cerrar -abrazando la causa de la Justicia y el derecho- un vergonzoso episodio como ha sido el de Guantánamo.

3 comentarios:

Miguel dijo...

Esa renuncia a la investigación y a la posible sanción de esos actos de tortura es otro acto más de la intromisión de la Política en la Justicia, prevalenciendo la primera. El presidente Obama aunque condena lo ocurrido prefiere olvidarlo, y con el cierre de la cárcel da carpetazo también a la responsabilidad de los culpables, pues no quiere enfrentarse con la antigua Administración ni mucho menos con el gran aparato de poder que constituye la CIA.
El problema es que no es sólo Guantánamo, puesto que en Polonia hay otra cárcel de similares características e incluso ha habido tortura en cárceles flotantes, tal como se ha descubierto no hace mucho. Asi pues se ha creado todo un entramado destinado a la tortura de personas (de los llamados "combatientes enemigos"), las cuáles ni siquiera han recibido una acusación formal, lo cuál no debe quedar impune. Obama habla de la buena fe de las personas que actuaban, pero sinceramente se puede pensar que el trato descrito a esas personas es bueno y acorde con el Derecho Internacional; pues sinceramente es dificíl que un ahogamiento simulado por muy avanzada que sea la técnica, sea respetable con los derechos dle hombre universalmente reconocidos.
Por tanto EEUU si no investiga, rechaza el castigar los hehcos, por lo que podría caber la jurisdicción universal. Precisamente Caamaño en la entrevista citada ene ste blog, dijo que dicha jurisdicción "es algo que las democracias avanzadas le deben a aquellos países que no tienen un Estado democrático", pues bien ¿qué sucede si en esos propios Estados democráticos no se protegen los derechos universales del hombre? Como su propio nombre indica (universal) debe aplicarse en cualquier lugar del mundo, sea una isla o en el mar. El Ministro también habló de su subsidiariedad, y si EEUU decide no juzgar podrían ser juzgados los hechos por cualquier país que recoga este principio en su Ordenamiento. Sin embargo me da la sensación que este principio es muy bonito, la verdad es que suena de película, asi que se legisla sobre él, pero luego a la hora de aplicarlo tal y como se demuestra cada día surgen obstáculos, y todo tipo de críticas, tanto en el país juzgador como en el juzgado, y hasta que esto no cambie, episodios vergonzosos como el de Guantánamo quedarán impunes.

Salvador Viada dijo...

Tienes razón en lo que dices; pero no les va a resultar tan fácil dar el carpetazo. Por la vía de las acciones civiles, en Estados Unidos los litigantes pueden provocar el enjuiciamiento de los responsables. Estoy seguro de que habrá abogados americanos que plantearán estos pleitos en Estados Unidos. Asmismo, los casos serán probablemente llevados al Comité de Derechos Humanos, ya que el art. 7 del Pacto de derechos civiles y políticos de Nueva York dice que "nadie será sometido a tortura ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes". Además la Convención contra la Tortura establece un Comité que conocerá del asunto. Quiero con ello decir que esto es solo el principio. La normativa sobre derechos humanos está demasiado desarrollada y los hechos son demasiado graves (y notorios) como para que sea posible un carpetazo. Es posible que penalmente se puedan llegar a librar -aunque ya lo veremos- (estamos hablando de una tortura organizada y documentada desde el mismo Gobierno americano), pero en modo alguno esos tipos van a dejar de responder en numerosos tribunales de lo que han hecho.

Salvador Viada dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.