miércoles, 29 de abril de 2009

LIDERAZGO EN LOS FISCALES JEFES

Nunca he sido Fiscal Jefe, pero he trabajado a las órdenes de unos cuantos. Siempre he pensado que no es fácil su trabajo, con demasiadas cosas que no pueden controlar, pero de las que deben responder; desde la reforma del 2003, además, su posición es mucho menos sólida que antes. De todos modos, despues de muchos trienios en el oficio, considero al mejor Fiscal Jefe a aquel que se compromente con sus fiscales; que confía en ellos y que hasta que su confianza se defrauda les respalda frente a terceros. Para mi, el mejor Jefe es aquel en quien yo veo a un compañero que se esfuerza al menos como yo, que trabaja y estudia como yo y que lucha contra el delito y por la justicia como yo; que no tiene miedo alguno, ni mirando para abajo ni tampoco mirando para arriba. Y que en esa lucha confía en el apoyo de sus fiscales si lo necesita de la misma manera que estos confían en el suyo.

No es tan dificil encontrar Fiscales Jefes así, yo he tenido esa suerte en algunos casos. Pero también he conocido, naturalmente, otros tipos de jefes. Lo peor en estos casos, para mi, es el deplorable ejemplo que se ofrece a los jóvenes, a los fiscales que no tienen todavía elementos de contraste. A fiscales que están todavía en formación. En las Jefaturas, un cierto liderazgo es necesario.

10 comentarios:

fiscalillo dijo...

Te falta decir que un jefe siempre escucha, que debe saber organizar la Fiscalia mas que saber ´Derecho que somo nosotros quienes debemos estudiar los asuntos y ofrecerle las diversas alternativas. obviamente ha de ser un gran jurista pero no por ser una eminenciqa se es buen Jefe

Silvia dijo...

¿ De quién se habla esta vez?, no vale la criptología

fiscalillo dijo...

En abstracto

LUPO dijo...

Ya esta D. Salvador haciendo de agente provocador. ¿cómo se te ocurre sacar el tema de los requisitos para ser Fiscal Jefe?, ¿te parecían aburridas las últimas entradas o qué?. Pues esta vez no voy a caer en la trampa y me voy a morder la lengua, que aún estoy buscando los meritos o capacidad de algunos para haber sido votados por la AF... que no es que no me crea la defensa de Fiscalillo del comportamiento de la AF en este sentido sino que, conociendo como conozco a muchos de sus simpatizantes, su capacidad y profesionalidad, me niego a creer que ciertos apoyos sean por dichas razones.

..... venga, algo aportaré al tema; ¿para cuando oír a las plantillas a la hora de renovar o no a un Fiscal Jefe, o es que lo que opinamos los profesionales que con él trabajamos no importa?, ¿para cuando un sistema que impida que la cantera de Fiscales Jefes sea exclusivamente los de la propia plantilla impidiendo que entre el necesario aire fresco que muchas necesitan y se nombre a Fiscales a quien nadie conoce porque se han limitado, por años, a sacar su papelillo, la mayoría de la veces poco, sin llamar la atención y qué ahora piden la Jefatura a efectos de prejubilación sin mas méritos que antigüedad y pertenencia a una u otra asociación?, ¿por qué no aceptar que hay concursos en que lo que lo lógico sería dejar “vacante” el nombramiento del Fiscal Jefe y se opta por el mal menor?.... ¿por qué se ha permitido que el modo de nombrar a los Fiscales Jefe haya terminado por devaluar la validez de estos?

Anónimo dijo...

Los jefes no son lo que eran, para bien y para mal.

Es muy bueno que no se trate de un cargo vitalicio, aunque aquellos jefes -los que lo hacían bien- tenían una pátina de sabiduría y experiencia que ahora es difícil conseguir.

Ahora pueden ser más jovenes, más inquietos e igualmente competentes, pero también es posible que actúen en función del temor a perder el status.

Ser jefe es como todo, se puede hacer bien y mal. Suele ayudar bastante ser inteligente y trabajador...

Por cierto, lo que me parece peor es que los Fiscales no asociados tengan menos posibilidades de ser jefes; eso de que los no asociados no se implican en la carrera es falso.

Varias ideas dispersas, para que no decaiga.

Pavel Popov dijo...

Esto sí que promete

Salvador Viada dijo...

Estoy de acuerdo con casi todas las ideas de Lupo, el cual no ha podido finalmente morderse la lengua. Particularmente, considero esencial en orden al nombramiento de los jefes dos cosas: la primera oir a la plantilla que va a dirigir. Oir significa una votación anónima y no vinculante. Eso podría luego orientar mucho al Consejo Fiscal. La segunda, que el nombramiento se hiciera previa audiencia de los candidatos (o al menos de los tres o cuatro que tuvieran más méritos), y desde luego motivadamente. Estoy seguro de que así el prestigio de las jefaturas aumentaría, y además, se reduciría la arbitrariedad y si al fin se produce un error, al menos será un error compartido.

El puesto de Jefe es demasiado importante para dejar su nombramiento solo al pacto de las dos asociaciones grandes, muchas veces repartiendose por turnos el pastel. Y me parece que es importante no porque crea que el hecho de que dirigir a la Fiscalía sea un asunto crítico, sino porque de su actuación otros aprenden, otros se inspiran, otros deciden que quieren ser buenos fiscales o que quieren dejar pasar el tiempo.

fiscalillo dijo...

Estamos hablando de las cualidades de los jefes y no de la forma de su elección. Totalmente de acuerdo en que se debe oir a la junta, que deben ser entrvistados por el Consejo Fiscal y su nombramiento motivado.
de verdad, en la APIF debeis tener contacots en las altas instancias pq la AF nadie sabe nada de un pacto para repartir jefaturas.

Silvia dijo...

En abstrato, creo que resulta complicada la receta de los ingredientes para un "buen jefe". Si la tuvieran supongo que la utilizarían.

Me conformaría con que no se consolidaran , ni se promocionaran a confortables puestos anónimos, los que ha demostrado por sus hechos no ser buenos jefes. Seguíría dando oportunidades hasta dar con el mejor o con el menos malo o simplemente dejaría la plaza vacante que también es una opción poco valorada en beneficio de la Carrera.
Ello seguro que motivaría a los jefes a hacer su trabajo, organizar su Fiscalia,encender la luces cada mañana y procurar que el tema funcione . Y ya si se introduce la linea directa- anónima con los indios que propone LUPO, se lo currarían de lo lindo para resolver los conflictos laborales como jefes que desean ser. Pero creo que esa no es la dirección , lo de la línea directa se propuso por la Independiente la reforma del EOMF 2003 , pero no coló.
No,no debe ser fácil ser jefe , no es que hable por experiencia propia , pero así lo dicen los jefes y Salva , será asi.
OJO : tampoco sé de ningún jefe haya sido obligado a serlo, o que en la dificultad de su cargo se mantega a viento y marea en él.

Mucho se habla de los jefes , pero ser indio de "jefe sin ingredientes" tampoco parece fácil , la capacidad de movimiento parece bastante más limitada y más en los tiempos que corren donde hay más jefes que indios y nosotros aquí sin receta del buen jefe. ¡Ánimo indios!

LUPO dijo...

Fiscalillo, el tema del procedimiento a seguir para elegir Fiscales Jefes no puede, a mi juicio, desgajarse del asunto de las cualidades a tener para serlo. Estarás conmigo en que no es era lo mismo elegir a alguien sabiendo que podía ocupar ese puesto la tira de años que elegir a alguien que a los cinco puede volver a ser un Fiscal de a pie o que, mientras no se cambien las cosas, no sabrá a quien “dorarle la píldora” para ser renovado, al PP o al PSOE (por ello optan, salvo excepciones, en el término medio, no molestar, no llamar la atención, pasar desapercibido…. Algo que es la consecuencia mas dañina del sistema de nombramiento por cinco años), y al que habrá que preguntarle por qué “programa” tiene para hacer que la Fiscalía mejore, o, algo mas simple aún, el porqué quiere ser Fiscal Jefe. En definitiva que son las dos caras de la misma moneda.