miércoles, 26 de mayo de 2010

NO ENTRAR EN ESE DEBATE

Hay algunas cosas que no se si alguna vez llegaré a ser; pero nunca -lo aseguro- Secretario de Estado de Justicia.  Hoy, el titular de ese cargo tenía el complicado cometido de explicarle a sus compañeros -él es Juez de profesión- de las asociaciones de jueces y fiscales la necesidad y el alcance de la rebaja de nuestras retribuciones.  Ha hablado de "sacrificios", "sacrificios mayores", "plus de sacrificios" e incluso de "pacto de sangre".  Ha hablado de los cuatro millones y medio de parados y de los ataques de los mercados (por cierto, a ver si regulan correctamente esta materia en el Código Penal).  Ha hablado de que el déficit "se nos ha ido" al 11.4 en 2009, cuando dos años antes teníamos superávit.   Y nos ha explicado hasta donde han decidido rebajar nuestros sueldos (una media del 7 por ciento) y garantizado que durante este año las inversiones de Justicia no se retocan.    Las asociaciones han lamentado la descortesía en el trato y la imposición de la rebaja; han alegado su falta de culpa en la generación del déficit, han reclamado el recorte de otros gastos, han exigido que se clarifique -sin resultado- los términos de la restitución de lo que ahora se quita.  Han reclamado una mejora técnica en la progresividad (particularmente brillante ha estado Marcelino Sexmero, de Francisco de Vitoria).     No ha querido el Secretario de Estado "entrar en el debate" de asumir recortes que incluyan los coches oficiales o la publicación de la restricción de gastos corrientes.   A mi, personalmente, me parece mal.   Si la situación está tan mal que hace falta recortar los sueldos de los funcionarios por primera vez desde que yo sirvo en la Fiscalía, el "debate" de si -entre otros gastos- el Estado ha de pagarle un coche oficial a un montón de personas -incluido el Secretario de Estado-  debería estar abierto.   Al menos cuando se habla de "pactos de sangre".

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Pero la "sangre" de quién .
Personalmente lo que más me irrita es que se está dando la impresion de que los funcioarios somos unos "privilegiados " al haber dedicado años de estudio para sacar una oposión , lo que implica aparentemente un status de privilegio por la "contratacion fija " que ello supone , que algunos nos hemos ganado a pulso de muchos años , de los mejores de estudio y que estamos sobre-pagados . Lo cual no es ni de lejos cierto . Nos costó mucho negociar pagas extras , las guardias , cuando "se pagan" ,...; somos hormiguitas vay ... y las cigarras no hay quien las toque , vayan a constiparse en el metro .
Pero vamos que da igual , creo que lo ganamos a pulso y asi nos: va las cigarras dominan el mundo .
Pero algo positivo se saca de todo esto : la vuelta a la unión de las Carreras , sólo falta la receta .
Un saludo

Salvador Viada dijo...

Esa exactamente es la palabra que ha utilizado el Secretario de Estado: "privilegiados". No, desde luego como un reproche, pero si indicando que al menos nosotros tenemos estabilidad en el empleo. Y ha deferido la responsabilidad del déficit o del paro a lo que digan las urnas de aquí a dos años.

maria jesus moya dijo...

Creo que las medidas desesperadas tomadas por el Gobierno para evitar el desastre son erróneas y abusivas
Se recorta a los ciudadanos más débiles y en los servicios más esenciales: justicia , sanidad,educación etc
Los ciudadanos deberíamos exigir de nuestros gobernantes una mayor transparencia del gasto público y así saber cuánto dinero público se derrocha en asesores , coches oficiales suntuosos, dietas sin límite para los altos cargos etc
Es un gran error táctico argumentar que bajo el " slogan" de que los jueces y fiscales somos unos " privilegiados" el pueblo va a tragar con su reforma
Es injusto que los servidores de la justicia paguemos los platos rotos de lo que parece una mala gestión
Cuando los ciudadanos se den cuenta ( mucho antes de que pasen estos dos años que quedan de legislatura) de que el servicio público que atiende la realización de sus derechos no funciona correctamente, por falta de inversión se acabará este falaz argumento
¿De verdad consideran que han mejorado las cosas en la justicia desde la famosa huelga de los jueces y desde que se filmaron las instalaciones judiciales en estado lamentable?
Por último, las inversiones que España ha hecho en la justicia de terceros paises , asignando un sueldo digno a los servidores de la Justicia y dotando de instalaciones y medios adecuados tenía por finalidad reforzar la justicia de estos paises y reforzar así la democracia y la efectividad de los derechos ciudadanos ( paises de Europa del Este, de latinoamérica etc)

¿Será por casualidad que ahora estamos haciendo lo contrario en nuestro propio país?