viernes, 6 de junio de 2008

AHORA, "INHIBIDORES DEL DESEO SEXUAL"

Leo que el Ministro de Justicia se abre a la posibilidad de que la ley establezca la obligación para delincuentes sexuales de someterse -cumplida la pena y por orden judicial- a tratamientos inhibitorios del deseo sexual, conocidos con el nombre de "castración química" (tal vez, no se, sin demasiada fortuna en la denominación). Bueno, es una opción. Pero hay varias incognitas. En primer lugar su reversibilidad ya que parecería extraño establecer una pena (no una medida de seguridad) de carácter permanente. Luego el obstáculo del artículo 15 de la CE (Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes), en la que la integridad física y el caracter degradante de la pena podrían verse afectados. También pudiera ser que no hubiera intención alguna de introducir este tipo de pena y que este fuera un hueso que se lanzara para que se hable de la cuestión en lugar del pésimo funcionamiento de hace ya mucho tiempo de nuestra Justicia y del que el Defensor del Pueblo (que sigue siendo Enrique Múgica -por cierto el mejor Ministro de Justicia que yo recuerdo) ha vuelto a denunciar estos días.

3 comentarios:

LUPO dijo...

¿y la castración intelectual a la que se someten algunos de nuestros compañeros a la hora de acceder a las "altas instancias?, juristas de prestigio, defensores de la independencia del poder judicial o de la autonomía del Ministerio Fiscal convertidos en "reclutas" en primer tiempo de saludo ante cada orden, a veces les basta mera insinuación, del politiquillo de turno, ¿no es igual de inconstitucional ademas de mucho mas perjudicial?, ¿no es igual, en la mayoría de los casos de irreversible?, y ¡esto no preocupa!

Salvador Viada dijo...

Lo curioso es que si preocupa mucho lo que dices. Pero no a quienes sufren de ese síndrome. Es más, creo que yo podría pensar en algunos que se someterían voluntariamente a ese tratamiento, a cambio de ser incluidos en esas "altas instancias".

Silvia dijo...

De hecho creo que tienen preferencia los que carecen de orígen de órgano intelectual alguno, debe ser cosa del déficit presupuestario este que sufrimos .