domingo, 15 de junio de 2008

LAS MUJERES Y EL PODER

La mujer en los puestos de poder es hoy una meta perseguida por las distintas instituciones públicas . Ejemplo de ello es el último y reciente Gobierno. También en la Fiscalía se respiran estos aires. Es cierto y llama la atención que las cúpulas tanto judicial como fiscal están ocupadas por una aplastante mayoría masculina. Sin embargo , ello no es tan ilógico si atendemos a la antigüedad escalafonal , ya que la incorporación de la mujer a la carrera judicial y fiscal es relativamente reciente y, progresivamente , en los últimos años se han convertido en carreras "dominadas" por las mujeres .
Creo lógicamente que hombres y mujeres debemos tener igualdad de oportunidades atendidos el mérito y capacidad y me parece evidente que el hecho de ser mujer no tendría que sumar puntos . Pero ese es mi mundo ideal; lo cierto es que, soy consciente , vivimos en una sociedad machista . La dificultad cierta que tiene la mujer para desarrollar en condiciones de igualdad su labor profesional exige, además, que las que acceden a los "puesto de poder" asuman dichos cargos con la máxima dignidad y con los méritos suficientes . Lo contrario puede producir el efecto perverso de que cubiertas las "cuotas " de poder por mujeres sin atender a méritos bastantes, éstas se tornan en un nefasta representación de la mujer en los puestos de poder, con real perjuicio para la imagen de la mujer en el mundo laboral.

4 comentarios:

Salvador Viada dijo...

No se como anda el escalafón, pero me temo que en algunos años no faltarán hombres que reclamarán su cuota masculina. Esto de las cuotas es complicado. Yo en principio estoy en contra, pero es cierto que sin ellas no habría sido posible ver mujeres jefes con naturalidad en nuestras carreras. Hace no tanto tiempo yo recuerdo que el hecho de tener un Jefe mujer era tema de apasionada conversación. Hoy es natural, y de hecho se pueden decir las mismas cosas buenas y malas de las mujeres jefes que de los hombres jefes. En ese sentido, las cuotas han funcionado (en la Unión Europea, para la mayor parte de los puestos de funcionario, también existe la discriminación positiva para la mujer). Otra cosa es lo que pueda suceder en adelante y si tendrá razón de ser en algunos años.

Silvia dijo...

Dices que : "sin ellas- las cuotas- no habría sido posible ver mujeres jefes con naturalidad en nuestras carreras". Bueno... correré un tupido velo sobre esa afirmación.
Pero lo de que "se pueden decir las mismas cosas buenas y malas de las mujeres jefes que de los hombres jefes" , no puedo : ¿has oído decir de algún FJ , que pese a todo, sale mono en la foto?

Salvador Viada dijo...

Insisto: me pongo a pensar una por una, y creo que mantengo lo dicho, las mismas cosas buenas y malas (otra cosa son las subordinadas)

Silvia dijo...

Me parece bien que insistas, yo creo que veo las cosas de otra forma, pero serán cosas de la perspectiva. Yo tuve jefa hace ya varios años y nunca me pareció un tema apasionante , me parecía absolutamente normal , tenía meritos para ello y se la nombró. Creo que no se pueden nombrar jefas por cuestión de cuotas , sino por mérito y capacidad , igual que jefes. Pero tienes razón, seguramente en unos años tendreis que reivindicar vuestras cuotas... , espero que esto no sea cíclico.