domingo, 1 de junio de 2008

CAMBIOS EN LA FISCALIA

Las últimas reformas de la estructura del Ministerio Fiscal han dado lugar en los últimos años a la ampliación de la plantilla de Fiscales y a la creación de toda una serie de figuras que unidas a las ya existentes ha dado lugar a lo que podíamos llamar , una nueva categoría de Fiscales , los Fiscales sin toga. Así, en la actual jerarquía de la Carrera Fiscal se suman a los tradicionales cargos de la Fiscalía General del Estado y los Fiscales de Sala, los Fiscales adjuntos de Sala y las distintas Jefaturas piramidales que pueden llegar a incluir hasta tres categorías de Jefes en una misma comunidad autónoma y un largo etcétera ; tirando al final de camino, nos encontramos ya, con los Fiscales con toga donde, por supuesto, también hay clases : los Fiscales Decanos, los Fiscales Coordinadores , los Fiscales Delegados , los Fiscales especialistas … y en el último eslabón de la cadena los Fiscales multidisciplinares que, aunque suena raro, son los que más abundan. En definitiva se establece una estructura piramidal de jerarquías interrelacionadas por territorio y competencia, que confiere al Ministerio Fiscal una imagen pública institucional aparentemente impecable y cuyos engranajes funcionan a la perfección a la hora de buscar responsabilidades desde la cúspide .
La impresión desde el último eslabón de la cadena es , sin embargo , de total caos . Hace unos años , no muchos, cuando un Fiscal tenía un asunto que consultar se dirigía al Jefe . Hoy las cosas han cambiado y parece necesario seguir una serie de indicaciones para no herir sensibilidades o incurrir en un desagradable incidente competencial por razón de la materia o de territorio. Así , lo primero a determinar es la materia concreta que se quiere consultar , hay temas claros y evidentes , pero existen otros en los que puede haber varias especialidades implicadas ( narcotráfico y organización criminal , extranjería) . En tales casos, ¿a quién acudimos primero?: ¿al Delegado de la Fiscalía Antidroga , al Coordinador de Extranjería, intentamos hacer coincidir a ambos en un rellano de la escalera o acudimos al recurrente orden de escalafón...? . Además por razón de competencia territorial , si tenemos un asunto relevante de, por ejemplo, Seguridad Vial ,te puede hace dudar si acudir al Delegado Provincial o al Delegado de Área o al Jefe correspondiente … Pero además , y esto quizá es esencial, está la cuestión de la sensibilidad profesional : "demasiados jefes para el mismo indio" . Además , no es lo mismo , tratar con el Jefe un asunto, que, decirle al Delegado que le diga al Jefe que te diga cómo vamos a llevar el asunto. Al final , piensas que como el asunto lo vas a llevar tú , pues de momento no hablas con el Jefe ni con el delegado del Jefe , ni con el coordinador de nada … el compañero de despacho o al que pillas en el café te sirve para cambiar impresiones y así no molestas.

2 comentarios:

Salvador Viada dijo...

A mi no me gusta ese cacao. Yo creo en la especialización de los fiscales, pero en algunas materias concretas -que no ofrezcan mucha cifra negra-, difíciles de estudiar y para las que por un asunto o dos al año no debes distraer esfuerzos de toda la plantilla. Pero este gazpacho de cargos, subcargos, adjuntos al subcargo, agregado al adjunto, especialista agregado al agregado... A mi -aparte de resultarme dificil de aprenderlo- me parece contrario a lo que yo creo que debe potenciarse en las fiscalías: la responsabilidad invididual. Los fiscales deben ser educados en que lo que hacen tiene gran importancia y que deben afrontarlo con libertad y responsabilidad. Al final con tantos escalones intermedios no importa que se amplie la plantilla: porque el trabajo se duplica y triplica (al desconfiar de los fiscales) y los fiscales de a pie siguen trabajando lo mismo. Muy buen comentario, compañera.

Silvia dijo...

Pues muchas gracias. Pues no a mi tampoco me gusta. Y ,estoy plenamente de acuerdo contigo : efectivamente creo que los Fiscales están siendo educados a no afrontar los asuntos con libertad ni con responsabilidad.