lunes, 16 de junio de 2008

CONDENA POR INJURIAS A JIMENEZ LOSANTOS

Han condenado a un conocido locutor de radio por injurias al alcalde de Madrid, Ruiz Gallardón. No suelo escuchar a ese señor, pero cuando se detiene el dial en su programa, es dificil no escuchar improperios de todo tipo contra todo aquel que no haga exactamente lo que a ese señor le gusta. Recuerdo de manera especialmente viva los insultos que ha dirigido y dirige contra compañeros de la carrera judicial y fiscal, sobre la base de absurdas teorías conspirativas que ponían en duda su trabajo profesional. A unos compañeros que, muchas veces, no pueden defenderse porque el secreto sumarial les impide poner los puntos sobre las íes. A mi me parece que tipos así hacen un gran daño a la convivencia; y aunque ellos crean que la libertad de expresión lo soporta todo, a mi me parece -y esta sentencia condenatoria es una prueba- que no se puede insultar de esa manera. Y estoy seguro que si hubiera habido otras querellas contra el periodista, habría sido condenado en más ocasiones. En fin, no es una mala noticia, y a ver que pasa ahora.

6 comentarios:

Pepe dijo...

Totalmente de acuerdo. Además el hecho de que haya la "costumbre" de no replicar por parte de jueces y fiscales vilipendiados, parece que a aquellos que injurian les reafirma y piensan que el que calla otorga . Sin embargo, lo cierto es que los jueces y fiscales en la mayoría de las ocasiones hemos de callar porque nuestro terreno no es el de la política , sino el de la Justicia, un terreno en el que las opiniones y los juicios de valor ,en la mayoría de las ocasiones, sobran y donde jugamos con hechos y pruebas fácticas que sólo se pueden hacer valer en los juicios.
Quizás fuera hora de que los jefes de prensa de los T.S.J., y también los que se deberían crear en todas las Fiscalías, mediaran entre los integrantes del Poder judicial y los medios de comuncación. Y todo ello , sin limitar nunca , claro está , la libertad de expresión, pero respetando también el honor y la capacidad de trabajo de todos los que estamos en Justicia.

Salvador Viada dijo...

Yo sigo pensando que fue un error el suprimir el delito de desacato. Las cosas estaban mejor antes. No veo razón para permitir el insulto y obligar al Juez o Fiscal insultado a defenderse como si esto fuera una cosa personal. Porque no lo es; son (somos) insultados por ejercer nuestra función. No debería ser un asunto privado. En el Tribunal Internacional te pueden caer hasta siete años por insultar (o desobedecer) a un juez, y estamos hartos de ver en las películas como el desacato al Juez da con los huesos del abogado en la carcel. Aquí, sin embargo, el tema es privado del Juez o del Fiscal.

Pepe dijo...

Y ni que decir tiene en el caso de que las supuestas injurias provengan de un letrado o incluso de algún "compañero" juez o fiscal... En esos casos el corporativismo más rancio hace presencia y entonces todo finalmente queda en nada porque "ya sabemos cómo es fulanito" o "no se lo tengas en cuenta , es mejor". Y al final uno se queda con cara de memo, insultado, y con los años lo que acaba imperando es la grosería y la mala educación, por no decir las expresiones y actos claramente injuriantes, en el mismo seno de la administración de Justicia.

Pavel Popov dijo...

Discrepo.
No es que crea que todo está permitido, pero soy de los que piensan que el insulto descalifica tan sólo a quien lo profiere.
¿Os acordáis de la primera vez que el "telepredicador" Carrascal, se asomó a la pantalla de informativos en TV?. Pues algunos periodistas reaccionaron con aquéllo de "-Uy!!!! lo que ha dicho." Por su parte, los espectadores que al principio le demandaban más y más fuego en las críticas y comentarios que hacía (léase morbo, vamos), acabaron hartos de él, y regresaron a los informativos donde se ofrecían noticias objetivas y punto pelota.
El tiempo se dedica a poner a cada uno en su sitio.

Salvador Viada dijo...

Yo creo que el insulto ofende al que lo recibe, y sobre todo cuando la ofensa queda sin posibilidad de ser reparada. Y aún así, el tener que meterse en un pleito particular por razón de un insulto o de una ofensa grave me parece un exceso si el agravio nace de nuestro trabajo de fiscales. Por eso mi defensa de la subsistencia del desacato. Y por lo que a la condena de FJL se refiere, me parece bien no porque se le haya deslizado un exceso contra alguien alguna vez, sino porque ese periodista adquiere reputación y notoriedad ya que insulta y al no haber respuesta la gente se pregunta si tiene razón. Y no la tiene en muchas ocasiones, pero es que es muy dificil meterse en un pleito para refutar las injurias. Y el tipo crece.

Anónimo dijo...

don federico ha ganado el recurso de apelación a josé antonio zarzalejos nieto( uno de los zarzalejos brothers)