viernes, 11 de septiembre de 2009

11 DE SEPTIEMBRE

El 11 de septiembre es un día que invita a pensar en algunas cosas: hoy es la Diada de Catalunya (yo soy catalán y como es natural es para mi un día especial); y al hilo de ese hecho, me sorprendo de la normalidad con que se acepta que el TC lleve tres años para resolver la cuestión de la Constitucionalidad del Estatuto catalán, y de la propia situación del Tribunal (con prórrogas, recusaciones y presiones de todo tipo por parte de casi todo el espectro político). Ya se que no vivimos en un mundo perfecto; pero vaya, nunca creí que llegáramos a tanto, y con tanta naturalidad por parte de casi todos.

También es hoy el octavo aniversario del atentado de Nueva York. Muchas cosas han pasado desde aquel día terrible (todos recordamos donde estábamos cuando cayeron las torres). La conmoción del mundo, la guerra de Afganistán, la campaña "Justicia Infinita", las leyes PATRIOT, la foto de las Azores, la guerra de Irak, los atentados de Londres y Madrid... Y sin embargo nadie parece preocuparse ya de la detención de Bin Laden. Después de ocho años, con la cantidad de catástrofes producidas, el considerado como primer responsable de todo eso sigue fugado. Me llama mucho la atención; mucho más que la libertad de Radko Mladic, el criminal de Srebrenica, ya que los medios para su arresto han sido infinitamente menores que los de Bin Laden. Tengo la sensación de que esto es un gran fracaso.

4 comentarios:

LUPO dijo...

Este verano tuve la oportunidad de leer el libro de Carla del Ponte y si algo me quedó claro es que detrás de todo lo que sucede en el mundo siempre hay intereses que no se muestran a la opinión pública mas que, con suerte, años después. Algo sabemos de lo que hubo de "interesado" en el actuar post Torres Gemelas, en la guerra de Irak, etc... espero a ver que hay detrás de tantas otras cosas, porque, sobre todo, aspiro a que conocidos los intereses que llevaron a hacer según qué cosas las personas, siempre hay personas detrás, responsables de tanto mal paguen en proporción al beneficio que sacaron, no con irrisorias repulsas políticas o testimoniales penas de prisiòn. Y no es venganza, sólo buscar que cuando los "mortales" nos miremos al espejo no nos veamos una cara de tonto tal que tire para atrás, ya que el fracaso al que aludes no deja de ser el éxito para tanto desahogado suelto que ahí pora ahí (y por aquí, obviamente)

Anónimo dijo...

Sobre el arresto de Bin Laden hay dos opciones: o no pueden, o no quieren. Si no pueden se trata del fracaso (mayúsculo en atención a la tensión que se ha sometido al mundo entero como pretexto para su captura); pero si no quieren, entonces la cosa es peor. Porque si eso fuera así habría que preguntarse porqué no se quiere. Es decir, preguntarse qué pasaría si Bin Laden fuera detenido (o asesinado). Debe ser que no pueden. Pero no pueden con toda paz (la prensa americana de hoy no recoge propósitos renovados de detención del terrorista).

Una jurista dijo...

Para mí hoy es un día para recordar a las víctimas de toda clase de terrorismo, incluyendo a sus familias y amigos. Y no hay ni un sólo momento en el que no piense en los amenazados que hay en nuestro país. Ya que estoy en este blog y hablamos de fiscales, mi reconocimiento y afecto para los fiscales antiterroristas españoles...porque por encima de todo, incluso de la política o de las vanidades, su trabajo nos salva a todos. Saludos.

Salvador Viada dijo...

Gracias, Jurista, por tu comentario -sensato como siempre-. Estoy de acuerdo contigo en la importancia de lo que hacen esos fiscales que merece ser resaltado en un día como hoy.