lunes, 14 de septiembre de 2009

LAS CÚPULAS DE LAS CARRERAS JUDICIAL Y FISCAL

Al hilo de recientes nombramientos en el Tribunal Supremo, le he dado unas cuantas vueltas a la sorprendente juventud de muchos magistrados y fiscales que alcanzan la máxima categoría en nuestras carreras.   Aunque han sido varios los magistrados que han sido promovidos al Tribunal Supremo rozando o no llegando a los 50 años de edad  (recordemos que las jubilaciones llegan a los 70), no puedo presentar estadísticas en la judicatura.  Pero respecto de los Fiscales de Sala si puedo señalar que existen actualmente 23.  De ellos 14 no llegan a los 60 años y 5 no alcanzan los 55.  Se trata pues de fiscales a los que quedan entre 10 y 15 años de servicio activo en la máxima categoría.   Aunque la cosa tiene ahora mal remedio, en mi opinión la política de elegir a personas tan jóvenes en dichos puestos, de manera sistemática, es un error.   Por supuesto, se trata en todos los casos de personas muy competentes, pero esos puestos -tal como yo lo veo- deberían reservarse para los últimos 5 o 6 años de ejercicio profesional.  Es decir, que quienes fueran elegidos para los mismos, hubieran acreditado su excelencia profesional durante la mayor parte de su vida laboral.   Ello reportaría varias ventajas para la institución.  Por un lado, sería un estímulo para mantener el máximo nivel durante mucho más tiempo; por otro, sería una elección más segura, ya que sólo al final de una carrera podría determinarse si se han hecho méritos durante muchos años para llegar a esos puestos; y además no sería un obstáculo para que promociones enteras de jueces y fiscales vieran recortadas sus posibilidades (origen en muchos casos de soterrado malestar) de culminar sus carreras al estar ocupadas esas plazas por compañeros mucho más jóvenes.   Yo exceptuaría, quizás, tres puestos por ser Fiscalías "de combate": la Fiscalía Antidroga; la de la Audiencia Nacional y la Fiscalía Anticorrupción.   Para las demás, modestamente no veo razón para no seleccionar entre los más veteranos.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Puede que tengas razón, pero tal y como lo planteas, la Junta de Fiscales de Sala tendría un inevitable tufillo a cementerio de elefantes, y no creo que eso fuera bueno.

"De combate" deberían ser todas las Fiscalías y no sé qué ganas de combatir les quedan a los que peinan demasiadas canas.

Creo que ser Fiscal de Sala no debería ser vitalicio, así se expolearia la excelencia, que no nos vendría mal.

fiscalillo dijo...

EStoy de acuerdo en que la juventud en esas plazas debiera ser la excepción, de otro modo se consigue bloquear esos organos durante cerca de 20 años.
la categoría primera sí debiera ser vitalicia, lo que no es vitalicio es la plazo en concreto, sin embargo la alternacia en estos puestos nos llevaría a tener una junta de fiscales de sala con 40 ó 50 miembros que es un disparte.

LUPO dijo...

A la cúpula de la Carrera deberían llegar los que, de verdad, mas “méritos y capacidad” tuvieran para ello, algo que, a mi juicio, pasa inexorablemente por ocupar las varias escalas que en la Carrera deberían ir marcando nuestro devenir profesional, desde el Fiscal de ingreso, al que pasado un tiempo pudiera acceder a llevar Juicios en la Sala o ante el Jurado, Fiscal Delegado, Jefe.... ello nos tendría que dar, llegados a una edad, un poso de experiencia en lo que es ser Fiscal que hoy estamos abogando porque no se de, desde el momento que algunos llegan a ciertos puestos sin haber currado mucho en los que es “infantería” dura y pura o por el único merito de su militancia ideológica. Y ese devenir no convierte a los Fiscales de Sala en unos carrozas, como no los son, por ejemplo, los Generales de un Ejército, a cuyos capitanes por mucha capacidad que se les detecte no se les pone al frente de una División sin haber pasado por su sección, compañía o regimiento. ¿O consideráis normal que un compañero recién llegado se estrene a los dos día con un juicio en Sala, porque así está el cuadrante, o lleve una macro causa, porque ha caído en su Juzgado, mientras Fiscales de quince o veinte años hacen faltas, labores de policía municipal (que es en lo que se han terminado por convertir los juicios rápidos, mayoritariamente de alcoholemias o ir sin carnet), o se esconden en un Servicio cómodo aprovechando la elección por escalafón a la hora de distribuir trabajo?

Pepe dijo...

Y , a la inversa, Lupo : ¿es lógico que lleguen a Fiscales de Sala , fiscales que probablemente han desplegado una gran actividad laboral , pero que no han pasado por todos esos destinos que son necesarios para poder saber lo que es el trabajo de un fiscal? . Hoy en día, desde la aprobación de la LECiv. , la Ley del Menor y la Ley de Juicios rápidos , es decir , en los ultimos 9 años , la actuación de un fiscal no es ni la sombra de lo que era. Sin embargo , en la cúspide de la Carrera hay gente que hace años que no viste una toga (y a veces asesorados por fiscales tan jovenes que tampoco la han vestido mucho) o que no ha ejercido de Jefe o de Coordinador (verdadero) en una fiscalía con todos los problemas que esas leyes han generado. Al final , desgraciadamente, el mérito y capacidad , tiene más que ver con la afiliación a una de las dos asociaciones con representación en el Consejo Fiscal que otra cosa. No digo que los que estén no tengan el mérito y capacidad necesario y adecuado, pero todos sabemos que hay fuera gente con mucha más capacidad que por su falta de adescripción a una de esas dos asociaciones no entra en el intercambio de cromos. Y este intercambio tiene que acabar de una vez.

LUPO dijo...

Esa que dices PEPE es otra clave. ¿Qué puede saber de lo que hace hoy el Fiscal quien lleva quince años, y los hay que los llevan, metidos en Fiscalías tan especiales como la del Constitucional, o en la Inspección?, y sin embargo ellos son los que deberían encabezar el Fiscal para el Siglo XXI ¿cómo lo van a hacer, desde el XIX?,cuantales a ellos algo sobre el Fiscal Instrutor y veras con que te saleb. Y nada te digo de quienes han llegado a puestos en FGE sin haber ni estrenado puñetas en estrados ¿a qué Carrera aspiran?. Supongo que a la actual, a la que llegó a pedir como perfil para ocupar un puesto de Adjunto a Fiscal de Sala Delegado de (digo el pecado pero no el pecador, para que os divertaís haciendo apuestas)que fuera chica, joven, y de UPF. Palabrita de niño Jesús, que así me lo han contado y así os lo cuento,y la fuente no era mala.

Salvador Viada dijo...

Lupo (y cuaquiera que tenga sentido común y realmente quiera la mejora de la Justicia) plantea la cuestión como si hubiera una Carrera administrativa en la Fiscalía (y en la Judicatura) mínimamente reglada. Eso no sucede en absoluto: los años exigidos para ciertos puestos son la única exigencia que se respeta. Al no haber otras referencias se piensa sólo en cada caso concreto, en quién conviene nombrar en cada caso concreto por razones de convenciencia para quien nombra (y para quién vota en el Consejo). El resultado es el que vemos. Muchos Fiscales de Sala jóvenes (y muchos fiscales postergados sin esperanza) porque en los momentos de sus elecciones cada uno de ellos convenía bien por ser de confianza, bien para compensar nombramientos anteriores, bien porque daban la imagen para tal o cual puesto. Nadie pensó en la Carrera Fiscal durante los próximos 15 o 20 años.

Como dice Pepe, hemos de cambiar eso, pero habrá que trabajar mucho para conseguirlo.