jueves, 4 de febrero de 2010

CASI UN AÑO

Ese es el tiempo que lleva el Ministro de Justicia en el cargo, periodo al que hay que sumar casi otro tanto desde el comienzo de la legislatura.   Leo ahora que el  Ministro se reúne ahora con los portavoces parlamentarios para buscar acuerdos sobre el endurecimiento de las penas y la tipificación de nuevos delitos.   ¿La reforma procesal penal?  Esa se aparca para hacer "reformas parciales".  Con ello se pone de manfiesto que el Gobierno está atravesando también en Justicia por una situación de debilidad extrema, incapaz de llevar adelante su programa electoral; se pone de manifiesto también que los jueces ganan también en este aspecto (desde la huelga de hace un año estoy agotado de hacerles "el pasillo" de vencedores); y que seguiremos varios años más con la Justicia anclada en una estructura decimonónica.   Lo único que va a poder pactar el Ministro es algo sobre lo cual la oposición ya está de acuerdo, de manera que el acuerdo se presenta sencillo y nuestro Código Penal seguirá en cabeza entre los más duros de la Unión Europea.   Parece como si la ineficacia procesal se compensara con la dureza penal.   

Y mientras, ¿que hay de la revolución tecnológica que se prometió?  Donde yo miro, todavía no ha llegado y tampoco oigo que se la espere.

5 comentarios:

zipi dijo...

Me da fatiguita reconocerlo, pero sin ser muy viejo, creo que no voy a llegar a ver un solo cambio de verdad, de esos que sirven para modernizar en serio. Y bien que lo siento, porque lo que tenemos entre manos es realmente serio.

Salvador Viada dijo...

La verdad, Zipi, es que no encuentro muchas razones para animarte. Es cierto que la Fiscalía europea más pronto que tarde será una realidad y que quizá ella tire de alguna reforma procesal. Pero está realmente crudo. Desde mi punto de vista, una posible salida hubiera sido la Convención Nacional de Fiscales, que ejerciera la presión suficiente para que las cosas empezaran a cambiar. Eso no se celebrará durante un tiempo, y además hay muchos fiscales a los que ya le va bien como están ahora las cosas. Osea, que creo que si, que tienes razón: la Justicia española penal va a seguir igual durante bastante tiempo. En fin.

zipi dijo...

Quizá sea eso, la gran mayoría prefiere seguir como estamos, por increible que parezca. Me da verdadera lástima, porque conozco gente muy valiosa que está en otra honda y con ganas de hacer cosas, y lo siento también por la institución, que necesita otros aires, porque lo que no se renueva y crece, degenera.

ZAPE dijo...

Pues sí el club de los 808 estará encantado.
Endurezcan las penas señores que total con un sistema procesal como el que tenemos el Juez de Instrucción no da abasto , los asuntos llegan a juicio sin la prueba necesaria que precisa una acusación pública agotada de pedir diligencias a unos funcinarios hastiados . Pero eso si la pena legal que sea dura y si no se pueden ejecutar ¿libertad vigilada?... Asi se cubren las espaldas y si el "sistema procesal" no alcanza a imponer esa pena será problema de las personas. Como si el problema del sistema procesal decimonónico que sufrimos fuera culpa de la politización del fiscal currante como claman los jueces , ya .

LUPO dijo...

Pues esperar a que lleguen aquí noticias de la colega de Panama... no sólo van a pedir que el Fiscal no participe en los expedientes disciplinarios abiertos a los Jueces, como me dicen pretenden, sino que ya abogarán por su derecho de "juzgar" a los Fiscales "incómodos", o sea aquellos que se les ocurra insinuar que para empezar a cambiar el sistema deberían por preocuparse sobre como ejecutan su trabajo y no por los premios que les van a dar por hacerlo medio bien... con las excepciones que todos conocemos de compañeros que se averguenzan de la deriva que nuestros ex-primos están tomando