jueves, 7 de octubre de 2010

ES DE JUSTICIA

Nuestros sueldos se reducen significativamente, tenemos más de cuatro millones de parados y las cuentas públicas están tiritando, hasta el punto que uno pone la radio y parece que no resistimos, que va a haber otra rebaja y que para cobrar nuestra pensión habremos de trabajar más años y además cobraremos menos. Pero hay alguien que considera que hay que hacer un gasto en imagen de 236.000 euros de dinero público: el CGPJ. No entiendo mucho de estas cosas, a lo mejor todo esto es imprescindible; pero en la situación actual me da un poco de bochorno. Yo creo que el momento no está para juegos artificiales; creo que la Justicia no son solo los jueces de manera que el gasto de dinero público en ensalzar a un colectivo transmite ideas equívocas respecto al resto de protagonistas. Y además, porque esos mensajes de tranquilidad, con niños durmiendo en brazos de madres confiadas, no se corresponden con el drama de millones (si, si, millones) de procedimientos pendientes, con la inseguridad jurídica, la pobreza de medios, el atraso de los procesos, la politización (en primer lugar del Consejo y luego de más gente) y los bochornos que día a día hemos de sufrir con las políticas de nombramientos que padecemos desde hace muchos años. En fin, de todas maneras espero que les salga bien y que de ahí la imagen de los jueces mejore como paso previo a que se arregle la avería.

3 comentarios:

maria jesus moya dijo...

Humildemente y en mi condición de ciudadano medio considero que una cosa es la percepción que los ciudadanos tienen de la justicia , y que sus males se arreglan invirtiendo dinero para mejorar sus deficiencias materiales y no invirtiendo en propaganda ; y que otra muy distinta es la percepción que la ciudadanía tiene de los máximos representantes del Poder Judicial y de la Fiscalía
Por eso me preocupa mucho lo del " lavado de imagen" del Consejo General del Poder Judicial
Como Fiscal esta vez guardaré mi opinión para mí

Una jurista dijo...

Me voy a apoyar en el axioma quevedesco de "Donde hay poca justicia, es un peligro tener razón" (o decir la verdad). Lo cierto es que cuando los/as jueces o fiscales se meten a "hacer justicia", son muchos los que salen escaldados y cunde la desmotivación. Me habría parecido mejor una campaña realista que mostrara las sombras de la acción de la justicia pero a la vez, las voces y los rostros de los (buenos) servidores de la justicia que intentan cumplir con su trabajo. Eso sí que acercaría más la justicia a los ciudadanos. Mientras tanto, de acuerdo con Salva. No me parece bien este gasto innecesario cuando se han recortado los sueldos de los funcionarios/as (y ya sabéis que yo NO lo soy). Por cierto, hoy estoy pendiente de la Audiencia Nacional y la cuestión de vuestra rebaja de sueldos...Saludos.

LUPO dijo...

Hay una película, de los años ochenta del siglo pasado, titulada “Yo soy la Justicia”, pues bien los Jueces parecen haber adoptado el papel de Charles Bronson, su protagonista, “ellos son la Justicia”. Ni los Fiscales, ni los Secretarios, ni los Funcionarios de Justicia, ni la Policía, ni los Letrados, ellos y sólo ellos. Y con esa actitud ombliguista se permiten ya hasta repartir carnets de justos e imparciales, “yo si, el Fiscal, el Secretario, la Policía, no… que son títeres del Gobierno”, aunque este y Gobiernos previos me hayan dado pasta por un tubo, hasta para poderme montar ahora una campaña de fashion-imagen. Habrá que esperar el contenido de esa campaña de imagen, pero ya dudo que tenga que tragarme este comentario y dar gracias al cielo por la solidaridad de nuestros compañeros con el resto de “víctimas” de nuestro sistema judicial. Partiendo de la idea de que el sistema actual es ineficaz y desastroso siempre he pensado que su problema era cuestión de normas caducas y de una organización del siglo pasado, sin embargo los últimos acontecimientos, sus últimas opiniones y manifiestos me inclina a pensar que no es tanto así y que el actual problema de nuestro sistema son los Jueces. Unos Jueces cercanos al endiosamiento y que desde que se llevaron su Escuela Judicial a Barcelona (como pago al constante pedigueñismo de algunas formaciones políticas), no se que les enseñan, pero salen pensando que “ellos son la Justicia” y que al enemigo, leáse el Fiscal, ni agua. Toda mi Carrera la he pasado trabajando con Jueces recién salidos de la Escuela y este tipo de funcionario que describo era mas bien la excepción de ellos, ahora, sin embargo, es excepcional encontrar alguno que entienda, como señalé en un comentario anterior que sólo un binomio Juez-Fiscal bien engrasado, coordinado, y con buen rollo, puede paliar muchos de los defectos de nuestro sistema judicial, logrando que ambos desarrollen eficazmente su labor. En fin, parece que es lo que hay, aunque, de todos modos, habrá, ya digo, que estar a las resultas de su campaña de imagen. Espero equivocarme y que sea marcadamente institucional y solidaria con los problemas de los demás “operarios” del sistema, sería una muestra de la sensatez necesaria para abordar la situación de la Justicia en España, algo, la sensatez, cada vez mas necesaria y escasa.