sábado, 11 de enero de 2014

SI QUEREMOS UNA REGENERACIÓN DE LA FISCALÍA HACE FALTA UNA NUEVA INSPECCIÓN

Hace poco más de un año pedí una plaza de libre designación, para la cual se organizó una audiencia de los candidatos en el Consejo Fiscal.  Antes de entrar, mientras esperábamos, un Fiscal de Sala felicitó por su nombramiento a la candidata que esperaba entrar a ser evaluada, delante de mis narices y de las de otro candidato.  Al entrar en el Consejo, el FGE me aseguró que nada estaba decidido, y como prueba, dijo que "como no puede ser de otra forma, he dado libertad de voto al Teniente Fiscal y al Inspector".    Pero claro que estaba todo decidido.    Este modo de actuar es incompatible con el trato que merecen los fiscales.   Así de claro.    Y en particular, que en algún momento el Inspector Fiscal haya tenido que obedecer lo que el FGE le decía en el Consejo Fiscal es lamentable.   Si hay alguien en la Carrera que ha de gozar de la máxima independencia del FGE es el Inspector, a fin de que el régimen disciplinario, las necesidades materiales de la Fiscalía y la promoción interna puedan ser atendidas por criterios profesionales y no políticos.  Si hay alguien cuyos informes y decisiones han de estar protegidos frente a la influencia del FGE, es él.    Estoy convencido de que si la Inspección funciona bien, la Fiscalía funciona mucho mejor.   He dicho ya que la Fiscalía debe crear mecanismos para frenar el dominio absoluto del FGE en la Institución.    Lo creo firmemente, y creo que la mejor manera de empezar a ello es dotar a la Inspección de autonomía en su actuación.   El FGE que llega a la Fiscalía ha de encontrarse con un marco regulado de actuación, no con plenos poderes para asignar fiscales adscritos donde desee -incluso sin plaza vacante-, para elegir o no establecer sustitutos o eméritos, o para acordar en tiempos de escasez donde crea plazas o no (la Unidad Central de Cooperación Internacional crece con dos plazas en estos días si se cumplen los pronósticos, mientras los fiscales de trinchera son obligados a sustituir por la Instrucción en vigor).   Todo eso habría de establecerse por la Inspección, con criterios profesionales y con independencia de la voluntad única del FGE.    Y consecuentemente, los fiscales de la Inspección han de ser elegidos por cualquier criterio que no sea la estricta confianza.    No entiendo tampoco, si realmente se eligieran como se debe, es decir valorando su competencia, porqué establecer limitaciones de permanencia en la misma.   Al revés, deberían ser los Inspectores la creme de la creme de la Carrera, e inamovibles.     En garantía de todos.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado Sr: el cambio no vendrá de dentro, lo tienen todo demasiado enquistado, con demasiados intereses dentro que se perpetúan. Están clamando en le desierto.
Tienen que pedir ayuda externa como hace esta plataforma ciudadana por la independencia judicial : http://pcij.es/

http://pcij.es/texto-denuncia-ante-la-onu/

Anónimo dijo...

Un trabajo diferente para los fiscales jóvenes es la libre designación se convierte en su mejor arma para “saltarse el escalafón”
¿qué especial relación de extraña confianza (que es lo que legitima la libre designación) debe haber en estos fiscales?

Dark Fiscal dijo...

Con el silencio cómplice de la AF y de la UPF la dedocracia alcanza no ya solo a los puestos de Jefaturas sino a las Fiscalías centrales, incluyendo la Inspección, donde, al tratarse los temas más sensibles y trascendentes a la hora de "vender" la independencia del Ministerio Fiscal más se debería cuidar la asignación de Fiscales a las mismas, huyendo de lo hoy obvio, que a ellas se llega si se tiene una filiación y afinidad determina. La inspección fue uno de los últimos refugios donde los veteranos y muy válidos Fiscales no adscritos al poder político de turno podían ver cumplida una más que justa promoción y un reconocimiento a sus méritos profesionales. Ya ni eso, es más, se les limita el plazo de nombramiento. Así, ¿qué Fiscal Inspector no va a decir amén a una orden o sugerencia del superior de "crujirse" a alguien?, es lo de la mujer del César. Por eso, Salva, no sólo la Inspección debe cambiar, debe cambiar, de arriba a abajo, el sistema de acceso a las Fiscalías de elite, debe haber una verdadera posibilidad de promocionar en esta Carrera por el trabajo que se ha realizado en ella y por el tiempo cumplido sin demérito alguno en destinos previos, deben tasarse lo que son méritos y no usarse unos u otros según convenga vestir el muñeco de la designación a dedo, no se debe aceptar que a los expulsados de puestos y tareas políticas se les premié asignándoles, a su vuelta a la Fiscalia, una canongía la que de tener alguien derecho deberían ser los que daban el callo día a día mientras ellos se dedicaban a su particular "juego de tronos", debe impedirse puestos en Fiscalia que poco tienen que ver con la tarea de un Fiscal, debe evitarse que "pipiolos" a los que apenas les han salido los dientes haciendo alguna calificación alcancen, por amiguísimo, puestos en los que corrigen y dirigen a los que por experiencia les dan mis vueltas, y que han de aguantarles ataques de soberbia poco defendibles. En definitiva, debemos de cambiarnos de país porque en este cualquier cambio en Fiscalia es una ensoñación, bella, pero ensoñación al fin y al cabo

Inspector enloquecido dijo...

¡Este post es una anatema! Yo y mis colegas hemos sacado nuestro puesto por méritos tales como... bueno, ahora no los recuerdo, pero da igual.

Yo no sé por qué despotrican tanto. Por ejemplo, en Cooperación internacional promocionó una chica con 3 años únicamente de antigüedad gracias a sus méritos tales como.... bueno, vale, no ha hecho muchos sumarios, ni jurados, ni nada ¡pero tiene talante! cosa de la que carecen los que aquí escriben.

Anónimo dijo...

La palabra que define la esencia misma del zapaterismo: talante. Zapatero presumió de talante, alabó las virtudes del talante y prometió talante.
Queda claro pues lo que significa tener ese misterioso talante que nadie ha visto, y ya sabemos por qué.


Anónimo dijo...

Aunque este detalle no afecte al contenido de fondo del post, sólo por puntualizar y que conste la información precisa: no es cierto que se aumenten las plazas en la Unidad de Cooperación Internacional.
Lo que se hace es crear las dos plazas de Adscritos que hasta ahora están cubiertas por Fiscales destacados desde otros órganos.
En Cibercrimen también se crean dos, pero una de ellas ya estaba cubierta por una compañera destacada desde su anterior destino, por lo que el incremento real es de una plaza, si bien hay que tener en cuenta que era la única Fiscal de Sala que tenía sólo una Fiscal Adscrita, con lo que ahora queda con los mismos Adscritos que los demás Fiscales de Sala Especialistas.

Anónimo dijo...

O sea, que donde realmente ha aumentado la plantilla es en la Secretaría Técnica ¿Por qué será?

Salvador Viada dijo...

La cuestión principal sigue siendo la misma: ¿En el momento actual, es razonable que se amplíen plazas en la Secretaría Técnica, en la Unidad de delitos Informáticos o en la Unidad de Internacional? ¿No es más sensato aliviar las trincheras?

Anónimo dijo...

O sea que lo que propones es la desaparición de la Unidad de delitos informáticos y la Unidad de Internacional? porque no se le han ampliado las plazas por lo que entiendo, sino que se formalizan las plazas que estén actualmente ocupadas por compañeros.
Lo de la secretaría técnica es otra cosa...

Anónimo dijo...

El problema es que no quiere volver a las trincheras y entonces se le crea la plaza ad hoc.
Ya podía haber aprovechado el puesto en mejora de las trinchera. Pero vamos que tampoco creo que la trinchera se pierda nada , lo cierto es que la plaza no la crearían para la trinchera. Ese es el tema, que solo hay dinero y plazas para los deseos de algunos.

Anónimo dijo...

Hay que crear muchas más Fiscalías Especiales y muchas más plazas de adscritos a esas Fiscalías. Los grandes éxitos que todas ellas consiguen tras 4, 5, 6 o 10 años acumulando papel que luego tiene que volver a valorar el Juzgado de Instrucción, merecen una atención especial.
¡Que cantidad de condenas sonadas han conseguido a lo largo de los años! ¡ES impresionante su eficacia! ¿Y que me dicen cuando mandan a la Guardia Civil a sobrevolar en helicóptero la planta de gas castor, por si hubiera o hubiese algún delito...así de forma prospectiva!!! (Que bonito!!)

Exijo la creación de la Fiscalía Especial de robos; la de hurtos, la de falsedades documentales con sendas secciones de documentos privados, públicos y mercantiles; la de desórdenes públicos; la de administración desleal....etc, etc y a los Fiscales de a pie, aunque vayan con la lengua fuera...que les vayan dando, que no son "especialistas" y "superformados".

Anónimo dijo...

Me parece un buen inicio anónimo de las 20:04, deberíamos hacer un estudio estadístico del número de procedimientos/ condenas/ recursos estimados.... y comprobar la eficacia e interés social de las Especilidades . A bote pronto : jurado trajes , prestigie... Seguro q las memorias de la fiscalía ayudan a refrescar su utilidad social

Antonio García Gómez dijo...

Coincido con la mayor parte del artículo, pero no respecto a la inamovilidad de los Inspectores, que propugnas. Creo habría que hacer como en el CGPJ, y limitar a períodos de dos años, o de cinco, la permanencia en estas plazas, con un período máximo de cinco o diez años, igual que los Letrados del CGPJ. Que no estamos para ejercer tareas burocráticas, sino para ser fiscales y estar en las trincheras, no tocándonos los... en los mullidos sillones, disfrutando del aire acondicionado y de la calefacción a chorro, según la temporada, y los demás que se jodan, y perdón por la expresión.