martes, 21 de enero de 2014

TU VOZ EN EL CONSEJO: LA APIF

Estos días por venir son importantes para la Carrera fiscal.  Tras haber sido convocadas elecciones, tres candidaturas aspiran a que sus miembros ingresen en el Consejo Fiscal.    Para dos de ellas (AF y UPF) no es una novedad: están ahí desde siempre.   Para la tercera, sin demasiados asociados, sin subvenciones, sin conexiones algunas con la jerarquía, marginada en la información del Consejo Fiscal hasta ahora, se trata de un reto grande.  La lógica dice que el peso de la militancia se volverá a imponer, y que otra vez habrá seis de la AF y tres de la UPF.   Pero votan 2400 fiscales y la militancia no llega al 25 por ciento de la Carrera.   Además hay otro factor a considerar.   Estas elecciones significan algo distinto de las que ha vivido la Carrera Fiscal hasta ahora: son unas elecciones en las que unos fiscales se enfrentan a la jerarquía buscando apoyo en los demás fiscales.   Se enfrentan para decirles que no nos gusta como se llevan las cosas en la Institución: que estamos hartos de arbitrariedad en nombramientos; que estamos indignados de padecer un sistema disciplinario que nos reprochan ya desde Europa; que los fiscales de muchas Audiencias, Fiscalías de Área y Secciones Territoriales no pueden más de trabajo; que somos fiscales, no jueces de garantías, y que queremos que se perciba al Fiscal como impulsor de la aplicación de la ley por igual a todo el mundo.    Eso obviamente no va contra la AF o la UPF; eso va contra el modelo de Ministerio Fiscal que a lo largo de las décadas esas asociaciones y los partidos políticos han diseñado, y en el cual esas asociaciones están ya institucionalizadas.   Esas dos asociaciones no pueden cambiar el sistema porque ellas son parte principal del sistema.  Por eso están nerviosos a pesar de tener muchos más militantes, a pesar de que la inmensa mayoría de la jerarquía forma parte de sus filas.   Están nerviosos porque su militancia son fiscales y no pueden estar seguros de que estos no quieran trabajar en una Fiscalía limpia, transparente, dinámica y prestigiosa.

En estos días hablaremos de candidatos, de condiciones de trabajo de los fiscales, del sistema disciplinario, de la arbitrariedad en los nombramientos, de la expulsión de un compañero, de la falta de reacción institucional a ese hecho cuando lo readmitieron los Tribunales, de la transparencia en el Consejo, de la politización de la Fiscalía y de muchas más cosas.   Pero sobre todo cada fiscal ha de tener claro, asociados y no asociados, que el cambio en el Consejo es el único camino para decirle a la jerarquía que ha llegado la hora de cambiar de verdad.   Y para prestarle un enorme servicio a la sociedad española.

Os dejo el enlace con la web de la APIF, donde encontrareis el programa electoral, el vídeo de campaña, y donde se publicarán las noticias relevantes de la campaña electoral.