jueves, 2 de enero de 2014

AÑO NUEVO, ¿VIDA NUEVA, EN LA FISCALÍA?

He preguntado en la Inspección si hubo o no informe del Consejo Fiscal sobre la Instrucción sobre sustituciones.   Me dicen que no, aunque el tema "se trató" en el Consejo, al tratarse de una cuestión organizativa del Ministerio Fiscal.    Creo honestamente que no basta con un tema así se trate, sino que ha de haber un pronunciamiento claro -plasmado en un informe o una resolución- rotundo y contrario sobre el particular.   El tema ha afectado a muchos fiscales sustitutos (que han sido despedidos) y a muchos fiscales que han de asumir el trabajo que queda del despido de los anteriores.    Pero este problema no es sino la evidencia de que la Fiscalía General ha caído ya bajo el poder del Ministerio de Justicia, ante la falta de resistencia -ignoro porqué razones- de quienes dirigen la institución.   El Ministerio quiere ahorrarse algo más de dos millones de euros anuales y la Fiscalía asume dicho sacrificio sin resistencia y a costa del sobreesfuerzo de unos y del despido de otros.   Este hecho  ha merecido incluso una crítica moderada de la AF en su último comunicado (que aplaudo sin reservas), lo que da idea de la gravedad del tema.   Y si a eso sumamos que la Fiscalía General condiciona -quebrantando sus promesas y plazos- la publicidad del proyecto ya elaborado de nuevo Estatuto Orgánico a que se apruebe el proyecto de ley procesal penal por el Gobierno, pues tenemos un cuadro aproximado de las relaciones de subordinación orgánica de nuestra Institución respecto del Ministerio de Justicia.   La pólvora que se quemó por la FGE sobre problemas con el Ministerio hace unos meses eran fuegos artificiales: la realidad es esta.  Y si esto es así, si la Fiscalía no puede oponerse de igual a igual al Ministerio en cosas propias de la Fiscalía, ¿no hay que empezar a preocuparse por los asuntos que despacha el Minsterio Fiscal, entre ellos los que afectan al partido del Gobierno o al poder financiero?    Yo creo que si el Ministerio quiere suprimir los sustitutos y cargar sobre las pesadas espaldas de algunos fiscales, la Fiscalía ha de decir que no.   Que no se puede asumir ese trabajo.  Que ahorren de otro lado.    Salir a la opinión pública denunciando el problema: no solo que lo hagan unos fiscales, o unas asociaciones, no.  Ha de ser la Fiscalía General y además plantando cara, apoyada en el Consejo Fiscal.   Que el coste de decisiones políticas lo asuman los políticos, no los fiscales ni la Justicia.   El mayor activo profesional que tenía el actual FGE era -en mi opinión- su posición firme sobre la inadmisión de decisiones ministeriales en nuestro trabajo: hoy dudo mucho que esto siga siendo así.   Creo que necesita un buen Consejo también para ayudarle en esto.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Si vemos los ratios de Juez/habitante o fiscal/habitante de España, y los comparamos con el resto de los países de la Unión Europea, resulta que estamos al final de la lista de 25. Si además suprimimos los Sustitutos ( figura más que extendida en derecho comparado, vid Inglaterra) estamos en la cola de los 25, los últimos. Si a ello, agregamos el dato de que tenemos la ratio de policía/ habitante y político/ habitante más altos de Europa; resulta una conclusión lógica; al poder político le interesa que prevalezca la arbitrariedad sobre la legalidad, abrumadoramente; como se entiende si no, que los encargados de velar por la legalidad y la independencia del Poder Judicial ( tanto Jueces como Fiscales, así reza en el EOMF)sean el índice más bajo de toda la Unión Europea. Tiene una explicación, lógica e interesada, cual es, la prevalencia descarada del Poder Ejecutivo sobre el resto, y además la merma absoluta de los controles de legalidad y arbitrariedad que requiere una sociedad democrática sana. Nos queda la critica feroz de tales practicas y de quienes las toleran y favorecen; por miedo a perder sus prebendas. Entiendo que estos últimos son los que más daño hacen, porque dijo un político anglosajón mis enemigos no los tengo enfrente sino en mi propio grupo. No hay nada peor que la tolerancia por autocomplacencia o beneficio propio.

Ciudadano X dijo...

Dejense de gaitas. Mientras las asociaciones que lo auparon a ese puesto y le han sustentado durante toda su ambiciosa carrera o los fiscales por su cuenta y riesgo no pidan claramente la dimisión del FGE por incumplir sus obligaciones como Fiscal General y pasar a ser un director general más del Ministerio de Justicia lo que dicen no serán más que fuegos de artificio. Para el próximo año les auguro cambio de uniforme, de la toga a los manguitos como obedientes funcionarios que van a ser si no quieren que les hagan un Frago, con el silencio de sus compañeros de al lado.

maria jesus moya dijo...

Yo tengo esperanza porque gracias a iniciativas como este blog, hay un nuevo estado de opinión. Ahora ya somos muchos los fiscales que sentimos que no cabe el criterio de confianza política para promocionar profesionalmente. Que nuestra lealtad está comprometida con los valores sociales que servimos y no con personas o idelologías particulares . Que debemos dar plena entrada a la meritocracia y abandonar el nepotismo para robustecer nuestra capacidad técnica frente a los nuevos delitos y tramas criminales. Que tenemos que mantener la unidad y por ello nuestras jerarquías deben empezar a respetarnos , que no pueden abusar de nuestros derechos fundamentales. Que la jerarquía y la disciplina son siempre instrumentos para realizar nuestros fines constitucionales por eso tiene que funcionar de verdad para el bien común y para evitar disfunciones, pero que no pueden servir para represalias personales contra los compañeros más jóvenes. Que el reparto de trabajo debe ser equitativo, porque la equidad forma parte de la justicia. Que ningún dedo de ningún gobierno debe asfixiar a los fiscales de trinchera, porque defendemos los derechos de la sociedad y porque también somos trabajadores y no esclavos

Que no nos gusta la afinidad de las asociaciones de fiscales con los partidos políticos y que el Consejo Fiscal debe defender la profesión y servir de contrapeso para evitar absolutismos en nuestra carrera. Que sabemos que esto depende de nosotros porque somos nosotros los que votamos
Por todo ello feliz 2014, después de tantos años de tu lucha desde este blog, por fin algo comienza a moverse

Inspector enloquecido dijo...

Usted Viada es el que no cambia. Siempre sembrando la subversión entre los trincheristas.

Miren, señores, mientras Viada les pide un esfuerzo para alzarse, desde la Inspección tan sólo les pedimos que se arrodillen.

maria jesus moya dijo...

Estimado inspector enloquecido:
Lamento decirle que sigue usted anclado en el siglo viejo y sus esquemas mentales ya no valen
Las trincheras no nos estamos sublevando, tan solo pretendemos enderezar el rumbo de la Fiscalia- nuestra casa común-que se está desviando de su camino.
Los Fiscales no nos podemos arrodillar nunca, siempre hemos de estar en pie y erguidos, para defender los derechos del pueblo

Estimado Inspector enloquecido:
Se trata de renovarse o morir por extinción natural

Inspector enloquecido dijo...

Por favor, ¡que perdemos nuestros privilegios!

Eso no puede ser. Uff, es que de pensar en volver a hacer juicios en el penal o de faltas es que me dan sudores fríos. Con lo calentito que se está en palacio y viendo a las secretarias del prójimo...

Evenezer dijo...

Todo estupendo . Incluyo lo de " .....Los Fiscales no nos podemos arrodillar nunca, siempre hemos de estar en pie y erguidos, para defender los derechos del pueblo ", con resonancia isidoriana.
Sin embargo, sin ánimo de crítica ¿ No será todo un poco de retórica ? .
Me pregunto : ¿ Como y porqué ante la ciudadanía ha caído el prestigio de la Carrera Fiscal ? ¿ Porqué ha cundido la idea de que los fiscales son unos " mandados " del Gobierno de turno ?.
O que el trabajo que desarrollan deja mucho que desear. Y hago mención , que tiempo ha , algunos miembros de la que se decía o se dice Carrera hermana a veces han colaborado a ese estado de opinión .
Por cierto , inspector enloquecido, ya no volveré a hacer juicios ni en el penal ni en faltas, pero los he celebrado a montones y nunca me pesaron.

Mucha salud y felicidad para el año 2014.


evenezer dijo...

Por cierto , los pre qué van separados. Lo digo por los puristas del español.

Anónimo dijo...

En las próximas elecciones al consejo fiscal veréis los "muchos" que quieren cambiar esto, cuatro gatos. Ojalá Inspector Enloquecido no fuera un mero personaje, eso supondría que al menos la Inspección esta atenta a lo que dice la Carrera, aunque luego se dedicara a chulearla, y no como ahora donde nos desprecia e ignora, mientras los "expulsa fiscales" que la forman se reparten prebendas con los/las lady 27 que andan por ahí, mandándonos.

maria jesus moya dijo...

No es retórica depende de nosotros. La mayoría pensamos que hay que regenerar ka institucion. Podemos votar y debemos conducirnos con dignidad en nuestro quehacer diario. No hay que tener miedo. Yo por ejemplo firmo mis comentarios con mi nombre y apellidos

Antonio García Gómez dijo...

Soy fiscal sustituto y he hecho miles de juicios de faltas y por delito, como todo el mundo (en la fiscalía). Claro que no como todo el mundo, pues aún recuerdo a un teniente fiscal que decía que llevaba más de 20 años sin hacer juicios de faltas (ni de los otros, añado yo). Despachaba, muy escuetamente, eso sí, que tampoco hay que agotarse, unos escuálidos informes en temas sociales y contencioso-administrativos, generalmente sobre temas de competencia, y el resto del tiempo, que era mucho, la ocupaba -según las malas lenguas- en vez páginas escabrosas en Internet. Mientras tanto el resto de la fiscalía correspondiente, a excepción del jefe, que tampoco hacía gran cosa, andábamos francamente jorobados, pues no dábamos abasto...
¡Qué gusto da tener compañeros tan solidarios!