martes, 16 de junio de 2009

FISCALES A LA ABOGACÍA

No todas las situaciones son iguales. Interviu publica un interesante reportaje sobre los fiscales recientemente fichados para despachos de abogados. Vemos que en los últimos tiempos han sido varios los compañeros que se han ido a la abogacía. No se incluyen en el informe de la revista los casos de aquellos fiscales que tras su jubilación deciden continuar trabajando. Me acuerdo ahora de Cándido padre, de Alfredo Flores o recientemente de Juan Cesar Ortíz. Tengo además buenos amigos que dieron años atrás el paso y me alegro de que sean ahora tan buenos abogados como lo fueron antes como fiscales.

Pero hay unos pocos casos que yo creo que habría que regular. Los de aquellos que concursan y obtienen plazas para luchar contra la dificilísima delincuencia económica y tras un corto periodo de tiempo en el oficio, se dedican a defender esos mismos casos. Todo el mundo es libre de hacer lo que quiera, naturalmente; pero a mi me parece que si el Estado proporciona formación y recursos a algunos fiscales para que se formen en la lucha contra esa delincuencia (en no pocas ocasiones vinculada al poder económico o político, lo que hace muy costoso personalmente el combatirla con eficacia), pues el Estado debería prevenir esas fugas al sector privado, ligadas a la formación que se les ha proporcionado. ¿Como? Bueno, se me ocurren varias formas, pero lo importante es que se reflexionara sobre la situación.

11 comentarios:

fiscalillo dijo...

El problema no es cuando se van sino cuando vuelven... hace poco se criticaba en estw foro que a uno de esos compañeros se mantuviera el nombramiento en un cajón, obviamnete se estaba estudiando la incompatibilidad.

estamos en una economia de mercado y es logico que se nos ofrezca esas cosas, la vocación es importante pero los gastos de la familia mas. si en lugar de lo que se nos paga se nos incrementara el sueldo nadie se marcharía aunque le ofrecieran mucho mas.

Anónimo dijo...

En la empresa privada, cuando un empleado que se ha formado a cargo de la compañía y se pasa a la competencia en un determinado periodo de tiempo, se le hace abonar el importe de su formación. Si hiciste gratis un curso de especialización a cargo de la sociedad y te vas, debes abonar su coste. También se puede hacer al revés: paga tu formación y solo se te reintegrará el importe si permaneces en la carrera un determinado número de años. En esta segunda opción... ¿irían a cursos los fiscales si tuvieran que adelantar su importe hasta consolidar la permanencia en la función?

fiscalillo dijo...

Es posible que el pago de los cursos, con su hoteles maravillosos, sus dietas que no llegan a cubrir gastos no llegen a ser un freno para pasarte a la privada.

Anónimo dijo...

En momentos de crisis, creo que hoteles simplemente dignos y dietas discretas son opciones francamente adecuadas.

Busca en internet y mira los precios de las matriculas en cualquier curso de especiación jurídica y luego seguimos hablando.

Salvador Viada dijo...

Estoy completamente de acuerdo con "anónimo". Acudiendo a mi experiencia, previamente a ser destinado a la Fiscalía Anticorrupción, disfruté de tres cursos sobre derecho finaciero y tributario, societario y contabilidad. En el tiempo que estuve en la Fiscalía (8 años) participé en muchos cursos, como asitente y como ponente, siempre de naturaleza económica. Pero no solo eso: el hecho de trabajar en la Fiscalía, con Inspectores de Hacienda y interventores del Estado me enseñó como funcionan en realidad muchas cosas en el ámbito de la delincuencia económica. Francamente, que todo eso pueda ser aprovechado por un despacho privado sin contraprestación alguna para quien nos forma, pues no me parece muy razonable.

Hay otro factor que quizá podría considerarse: la ética en el comportamiento de algunas personas. Es posible que haya cosas que no está prohibido hacer, pero que están mal. Si el mero hecho de que estén mal no basta para que no se hagan, quizá debería provocar su prohibición.

Silvia dijo...

Con todos mis repestos al CEJ no creo que los cursos de formación sean un elementto determinante del ficahje de los fiscales estrella , ni del pasos de los fiscales anónimos a la abogacia , que también los hay y no son mentados en el articulo con el que nos ilustra Salva. Quizá sean otras muchas las motivaciones que muevan a algunos a optar a buscar otra vocación relacionada con el derecho ; y quizá sea la falta de opciones la determiante de algunas criticas. Yo creo que debe ser dificil y arriesgado , visto lo visto, dar un giro de 60º en tu trayectoria profesional y en ello creo que influirán muchos factores no siempre y sólo el económico , porque hmbre los fiscales no cobramos muy allá , no somos inmortales , pero tampoco vivimos mal del todo, ¿o sí?

Anónimo dijo...

Completamente de acuerdo esta vez, Salvador. Yo creo que la carrera ganaría mucho si estuviera expresamente previsto en qué condiciones se puede acceder al sector privado y sobre todo, en qué condiciones se puede volver, en su caso. Resulta que quienes más de cerca conocemos las corruptelas, menos nos cuidamos de ellas.

Personalmente me da igual lo que hagan las personas siempre que sus opciones no perjudiquen a la institución y lo que es más grave, siempre que no interfieran el correcto ejercicio de la función... al fin y al cabo, nosotros servimos a los ciudadanos, no se nos olvide.

Anónimo dijo...

Ay dios, que es la falta de opciones lo que nos mueve a hacernos esta reflexión, Silvia, además de no ser cierto suena muy antipatico... conozco fiscales con magnificas ofertas que no se han ido, y magnificos fiscales sin ofertas, y estupendos fiscales que nos dejaron y horribles profesionales en el lado oscuro, y de todo como en botica. Pero no se trata de eso.

Silvia dijo...

Ya siento sonarte antipática "anónimo" , nada más lejos de mi intención ; pero bueno los demás también conocemos casos de todo tipo y eso es lo que queria decir , pero vamos es una opinión más.

fiscalillo dijo...

hoy no me iria por cantidad alguna a la privada, pero si decidiera a irme no creo que pagar el ultimo arroz a la cubana, duro, que me dieron en la cafetria dee la complutense sea un freno.

Una Jurista dijo...

A ver: vive y deja vivir, SOBRE TODO CUANDO LA LEY LO PERMITE. A mí tampoco me parece que sea muy ético -en determinados casos- y seguramente hay que establecer una regulación más transparente pero, por favor, no seamos mas papistas que el Papa. Estoy completamente de acuerdo con Silvia: pasarse a la abogacía suele ser muy arriesgado y no siempre es lo que parece. Por lo visto, los destinados en la Audiencia Nacional, son una especie de "seres del maligno" a ojos de algunos . No veo esa clase de críticas a los fiscales o magistrados del Tribunal Supremo de manera tan habitual (y no será porque no haya motivos). Saludos. Postdata: Estaría bien un poco de humor inteligente, incluso irónico, si me permitís. Lo de que el comentario de Silvia "además de no ser cierto, suena muy antipático" me da una pereza que te mueres. De verdad, anónimo, con todos los respetos y la libertad de expresión que aquí se respeta,¿no podrías ser un poquito más argumentativo, cuanto menos?. Saludos de nuevo.