lunes, 22 de septiembre de 2008

CARLOS DIVAR

Ha sido toda una sorpresa. Trabajé con él en su Juzgado de la Audiencia Nacional. Tengo la mejor de las opiniones de Divar y su elección me parece un acierto. Serio, cordial, ordenado, educadísimo... Solidiario con los Jueces de la Audiencia cuando fueron primero laminados por el PP y luego depurados por el Consejo anterior con aquel asunto del Negro, antes de ser exonerados por el Supremo. Un auténtico juez. Por eso me sorprende más la decisión del Presidente del Gobierno. No doy con las claves. Porque si de lo que se trataba era de nombrar a un juez independiente, ¿porque ha de ser el Presidente del Gobierno quien lo elije? No olvidemos que la elección del Presidente del Consejo es competencia de los vocales, los cuales no están sometidos a ningún tipo de dependencia. Pueden elegir a quien quieran, pero por experiencia sabemos que elegirán mayoritariamente a quienes les digan. ¿Porqué hacer tan patente la situación de subordinación de los Vocales si se va a elegir a un Juez independiente? Porque esa elección, me atrevo a asegurarlo, no va a suponer ninguna ventaja política para el PSOE, y tampoco para el PP. ¿Es una designación consensuada con el Presidente del PP? ¿Estaremos ante el principio de un cambio de modelo? Cuantas dudas...

5 comentarios:

Silvia dijo...

Pues sí ha sido una sorpresa, grata , me atrevo a decir tímidamente. ¿Quizá les tocó la moral tan osado reparto?, ¿quizá juegan al despiste? , ésto ya lo han conseguido , veremos...
En todo caso, pena da la reacción de algunas asociaciones que dirigen a "sus" vocales instrucciones sin recato.

Salvador Viada dijo...

Hoy leo en El País que el nombramiento estaba acordado con Rajoy desde antes del verano, y que se lo guardaron en secreto. Es decir que decieron antes el nombre del Presidente (y quizá del Vice) que el de los Vocales. Mis críticas al sistema son más consistentes que nunca. Pero agravadas, porque ya no es ni el Parlamento el que decide, ni los Partidos. Ahora son sus dos líderes, cara a cara. Lo más grave de todo es que no hay alternativa, no hay salida. Los dos grandes están de acuerdo y lo que opine el resto del mundo no parece tener importancia.

Silvia dijo...

Eso sí que es empezar la casa por el tejado. Pero bueno, seamos realistas: ya no nos pueden sorprender con casi nada , ¡que no decaiga ese optimismo!
En último término nos queda trasladarnos a un blog de cocina japonesa - veo que el resto de las opciones no calan- , porque como bien dice Lupo está muy lejos el momento de la ilegalización.(Sí, sube, pero para mi que se tronchan.)

Anónimo dijo...

Sobre Dívar me surge una cuestión ¿cómo es posible que pueda valorarse como un buen juez a alguien que desde hace más de treinta años no ha puesto una sentencia y no ha escrito una sola línea sobre el derecho o los derechos?
Rosa

Salvador Viada dijo...

¿Que es ser un "buen juez"?. Para mi es una suma de cualidades: trabajador, honesto, inteligente, con sentido común, de buen trato, estudioso, ordenado... Divar reúne muchas de esas cualidades. Trabajé con él en un asunto complicado de contrabando en la Audiencia Nacional. Entendió el caso con toda rapidez -y no era nada fácil, sin ayuda de peritos-; dió los pasos necesarios para detener a los acusados y recuperar gran parte del dinero; trabajó con acierto en la clasificación de todo el material; fue exquisito con los derechos de los acusados y exigente con la acusación en cuanto a plazos y presencia. A mi me gustó mucho como actuó. No creo que sea necesario para ser considerado un "buen juez" el que necesariamente haya de poner "buenas sentencias", o simplemente poner sentencias. La instrucción es una parte de las funciones del juez y ahí se pueden ver con claridad defectos y virtudes. Además se ha mostrado solidario con sus compañeros en muchas ocasiones y en algunos casos en los que no era fácil. En definitiva, me mantengo en lo que digo en el comentario.