viernes, 12 de septiembre de 2008

A MI TAMPOCO ME GUSTA EL DISEÑO DEL CGPJ

He escuchado esta mañana las declaraciones del Ministro de Justicia en las que ha prometido, sobre todo lo demás, mejorar la gestión de la Justicia. Ojalá lo haga, pues mucha falta hace. Pero leo la reseña de la entrevista en la que se destacan los cambios que anuncia en el diseño del CGPJ, ya que el actual "no le gusta". Bueno, a mi tampoco me gusta nada. Pero no es fácil elegir un modelo. Porque el que más me gustaría a mi habría de ser un modelo que garantizara la pérdida de influencia de los partidos en el órgano de Gobierno del Poder Judicial. Y claro, con dos asociaciones de jueces que han aceptado su papel de correas de transmisión de las principales decisiones de los partidos, a cambio de prebendas varias, pues no confío tampoco yo en que el Poder Judicial estaría mejor gobernado por esas asociaciones. De manera que la cosa no es nada fácil. Quizás regulando el sistema de elección de los candidatos judiciales de manera que los no asociados tuvieran alguna oportunidad (por ejemplo, financiando las campañas electorales de esos candidatos, al igual que se hace con los de las asociaciones); y confiando la decisión sobre el resto de los miembros del Consejo a Colegios de Abogados, Universidades, Sindicatos y las Carreras Fiscal y de Secretarios Judiales, quizá entonces el Consejo pudiera no ver reflejada la fuerza de los partidos en su seno. Pero es claro que salidas de este tipo no le van a gustar a nadie que aspire a aumentar su poder sobre la Justicia, así que nada, a seguir mal.

1 comentario:

Silvia dijo...

Pues a mi se me ha indigestado la "nueva" composición y la cola que ha traído; pero debe ser que tengo el estómago delicado.
Ayer se podía leer en la prensa la plena satisfacción de nuestros políticos en la comparecencia de algunos de los candidatos propuestos (!!); parecía más un bodorrio de interés que otra cosa. Lo más impresionante es la falta de escrúpulos , aquí ya no se corta nadie, se reparten la tarta entre las dos grandes familias y se acabó: a esperar que pase la resaca para repartir regalos.
No parece que a nadie le interese ni un ápice que la Justicia aparente independencia. Ellos claro, aseguran que lo serán, pero las apariencias cuentan .
De momento la única solución que se me ocurre para los estómagos afectados es el bicarbonato.