jueves, 25 de septiembre de 2008

PROPONEN UNA AGENDA PARA EL NUEVO CGPJ

La Consejera de Justicia de la Generalitat de Catalunya (del PSC) escribe hoy un artículo en La Vanguardia, en el que defiende el perfil marcadamente político de los nuevos vocales del Consejo, y propone una agenda de cambios profundos para la Justicia desde el CGPJ. Montserrat Tura, que es doctora en medicina y cirugía y especialista en gestión sanitaria, quizá debería hacer un esfuerzo por entender que algunos de quienes hemos decidido dedicarnos a la Administración de Justicia, creemos que la posición del árbitro debe ser neutral. Que hay gente que quiere ser neutral, que hace de su trayectoria un esfuerzo en la búsqueda de las razones de unos y otros con independencia de que militen en un lugar o en otro. Y que consideramos que la política partidista dentro de los Juzgados, de las Fiscalías y dentro del órgano de gobierno de los jueces, hace mucho más mal que bien ya que potencia y estimula valores contrarios a la imparcialidad y a la neutralidad. Por supuesto que la política es necesaria; por supuesto que es imprescindible en la organización del país y en la administración del país. Por supuesto que muchos jueces y fiscales tienen una ideológía y que votan cada cuatro años conforme a la misma. Pero en mi opinión en Justicia el valor que hay que potenciar es que el mejor juez (y fiscal) es el más preparado, el más trabajador, el que tiene más sentido común, el más honesto y el más imparcial. Si la columnista o su familia tuvieran un problema judicial, estoy seguro que preferiría que su causa la viera un juez neutral a otro marcadamente partidista elegido por sus adversarios políticos. ¿O no?

1 comentario:

Silvia dijo...

Todo el mundo tiene derecho a opinar... claro que puestos a proponer agendas podía dedicarse a revisar los defectos de la sanidad española, que no son pocos, y hecer examen de conciencia.
Acceso libre sin oposición , dice...Yo desde luego prefiero que me opere- si no hay remedio- un medico de carrera con su Mir y demás y no un recién universitario de brillante expediente y buenos propósitos.