jueves, 11 de septiembre de 2008

MAS MODIFICACIONES EN EL CÓDIGO PENAL

Ya nos hemos acostumbrado. Tras la aprobación contrareloj del Código Penal de 1995 (por cierto con la abstención del PP) se nos decía que el nuevo Código "de la democracia" iba a fijar la expresión definitiva del marco de derechos, libertades y valores constitucionalmente diseñados. Pues no. Desde entonces son más de 20 las reformas que el Código ha tenido. En algunos momentos, hasta cinco eran las leyes penales intermedias que podían concurrir a la calificación de un mismo hecho punible. Ahora se anuncia otra reforma sustancial. Para mi no se trata de estar o no de acuerdo con esas reformas. Yo creo que esto es un defecto de método. Un Código Penal, como sabemos los que trabajamos en ello diariamente, debe tener estabilidad. No debería ser un instrumento coyuntural para arbitrar medidas que mostraran la eficacia o no en la represión de los delitos. Es cierto que vivimos tiempos de cambio: los avances tecnológicos, la producción legislativa de la Unión Europea, los nuevos fenómenos delictivos... Pero aún así, yo echo de menos un buen trabajo de preparación legislativa, con amplios consensos políticos y técnicos.

3 comentarios:

Pepe dijo...

Se trata de una muestra más del triunfo de la política, con minúsculas, sobre la Justicia. El triunfo del telediario y los programas de morbo , o incluso de lo políticamente correcto, sobre los principios constitucionales y sobre las reformas penales pensadas, elaboradas y aprobadas con sosiego y reflexión.
No sé, quizás a los políticos se les esté contagiando el ritmo vertiginoso de los medios audiovisuales , o más bien de los videojuegos...
porque hay algo que no entiendo. La reforma en cuestión surge principalmente debido al caso Mari Luz, pero es que en dicho caso las leyes funcionaron: se trataba de un agresor sexual varias veces condenado. Lo que no funcionó fue la actuación judicial, porque se utilizó un beneficio, el de suspensión de condena,que como todos sabemos se utiliza a granel y sin discriminar ,es decir, que no se aprecia solo a aquellos que lo merecen. A este sujeto no se le debía haber suspendido la condena , pero a pesar de ello se le suspendió. Y cuando se le revocó la suspensión no ingresó en prisión inmediatamente... Todos estamos hartos de ver casos de condenados que no acaban de ingresar en prisión gracias a los múltiples recursos o peticiones de indultos, aplazamientos de ingresos , etc. , etc.
La ley está bien, pero quienes la aplican en muchas ocasiones pecan de magnánimos y después vienen las lamentaciones y echar la culpa a funcionarios, secretarios judiciales o falta de registros informáticos. Quien se sumerge , como juez , en la Justicia penal tiene que asumir cuál es su función: en muchas ocasiones actuar con benevolencia y conceder beneficios a los penados, pero en la mayoría de las ocasiones actuar con rigor y castigarles. Para eso está el derecho penal. Si no les gusta que se cambien de jurisdicción.
Por eso pienso que toda la reforma legislativa que se haga será inútil y solo será una cortina de humo para contentar al público, pero mientras el CGPJ siga dominado por los poderes fácticos y corporativos todo seguirá igual. Y habrá otra niña Mari Luz, como ya las hubo antes, y desgraciadamente cayeron en el olvido. Y volveremos a lamentarnos.

Silvia dijo...

Bueno yo creo que esperas demasiado de nuestros políticos y al tiempo les subestimas.
En todo caso esto huele a conspiración con la industria editorial , porque ¿ quién se beneficia realmente de toda esta ingente reforma legislativa? la justicia , los ciudadanos ...No, realmente éstos se verían beneficiados si se atendieran mínimamente alguna de las reivindicaciones que se vienen haciendo desde este blog y que creo que son compartidos por muchos. Pero ello supondría un alto precio que pagar a cambio de nada útil, politicamanre hablando.
Pero, a golpe de reforma penal se genera la duda en el ciuadano: "ellos ponen los medios legales". Lo que de cara a las urnas supone un importante escaparate , además de barato , barato: ya sabemos, las reformas legislativas nunca van acompañadas de los medios para su aplicación ( la libertad vigilada requiere medios personales importantes).
Y no olvidemos a la industria editorial, que ve incrementadas las ventas de su línea de textos legislativos ,nuevos textos juridicos comentados.. etc , etc pero si esto funcionara y pudieramos aplicar las leyes que ya tenemos , creo que nos iría mucho mejor.
En fin el poder politico- económico explica cómo se rige el mundo , lo de las editoriales quizá hay que madurarlo un poco , pero ...

PD : Conste que estaba peleando con las contraseñas.. cuando Pepe se me adelantó.

Salvador Viada dijo...

Yo creo que modifican el Código Penal (y lo que haga falta) al impulso del momento: ¿que el lendakari convoca un referendum?Pues se tipifica; ¿que los terroristas cumplen demasiad pronto? Pues se cambia. ¿Que los pederastas...? Pues también. Es decir, ante cualquier problema concreto se utiliza el Código Penal como vacuna social. Pero claro, en realidad no se soluciona nada. Las reformas solo tendrán efecto si se cometen otra vez los hechos que las motivan, por lo tanto los problemas subsisten. Es claro que esto es una deplorable técnica legislativa (ya que lo que realidad importa no es la ley, sino la opinión pública). Las cosas deberían hacerse mejor, con más tiempo, pensando bien las leyes y dejando que los Tribunales las vayan interpretando. Pero en vez de gastar dinero y esfuerzos en la Justicia (que es el gran problema) pues se anuncian reformas muchas veces de corto recorrido, para dar sensación de que hacen algo, de que les importa. Pero les importa mucho menos arreglar la Justicia que mostrarse eficace ante la opinión pública. Y así llevamos más de 20 años.
(Silvia, hay qu ser más rápido con las claves...)