miércoles, 6 de mayo de 2009

LA JUSTICIA Y LA UNIVERSIDAD

Si juzgamos por lo que leemos, la Universidad está tan en crisis como la Justicia. Los profesores resaltan la falta de preparación de los alumnos al empezar las carreras, y la falta de interés que se aprecia en muchos de los estudiantes; los alumnos tampoco valoran demasiado bien a los docentes, y en esta situación se anuncia un terremoto con la instauración en España del Plan Bolonia. Vinculado a la Universidad durante muchos años, he de decir que no me parece que las cosas estén ahí tan mal como las pintan. Creo que estos alumnos de hoy -en muchos aspectos- son mejores que lo fuimos los de mi generación: son más abiertos, con una mayor conciencia de la realidad que nos rodea, más libres y también muchos con mejor conocimiento de los idiomas. Muchos de esos alumnos, en mi opinión, serían perfectamente aprovechables si hubiera la posibilidad -que no la hay, y bien que lo siento- de poder trabajar en las Fiscalías y Juzgados, durante cortos periodos de tiempo (dos o tres meses, por ejemplo), como becarios. Se formarían mejor, ayudarían en funciones que hacen hoy agentes, auxiliares u oficiales, pero también ayudarían al Juez o al Fiscal, llegado el caso. Y las ventajas también serían para la Justicia, ya que al coste de un proceso de formación inicial, se trataría de una mano de obra muy valiosa. No se, yo he visto eso ya en el Tribunal Internacional, y funciona muy bien, la verdad. Acaban, por ejemplo, de contratar en Eurojust a dos estudiantes, de Salamanca y Santiago para una práctica en La Haya; a la espera, estudiantes de Madrid. No se porque aquí nadie -ni en la Universidad, ni en la Justicia- se lo llega a plantear.

2 comentarios:

Law dijo...

Sin duda es muy buena idea la que planteas, pues sería beneficioso para todos, y en relación a la educación, concretamente en Derecho, hay que cambiar muchas cosas. Por ejemplo hay que motivar e incentivar la asistencia del alumnado a clase (por desgracia las clases suelen estar semivacías)y no con la exigencia de la asistencia obligatoria, pues de nada sirve que un alumno esté en clase sin estar, sino dando clases participativas, no centrándose tanto en las millones de teorías abstractas que puedan existir, como en casos prácticos, conflictos jurídicos del día a día, creando debates etc, pues la juventud, precisamente por ser joven, tiene una gran imaginación y capacidad de innovación, y eso hay que exprimirlo. Hay que dejar a un lado la típica clase en la que el profesor suelta el "rollo" hablando para su camisa, y buscar la participación, y mayor práctica (claro que la teoría es importante pero al fin y al cabo el Derecho es fundamentalmente práctico). Además no podemos olvidar algo muy importante, que nunca antes el alumno ha tenido contacto con la enseñanza del Derecho, y que por ello muchos la escogen "a ciegas" por diversos factores, asi pues los docentes de Derecho tienen la obligación de conseguir que a sus alumnos les guste el Dº, que tenga devoción por él, y así lograremos formar a grandes juristas.

Anónimo dijo...

Me parece bien la idea planteada, pero creo que antes de iniciar unas prácticas como becarios, hay que afianzar la teoria, cosa que en este momento no se hace y que con el plan bolonia se hará menos, ya que muchas de las asignaturas a mi parecer mas imporantes de la carrera como es el DºPROCESAL, va a quedar reducida, puesto que en principio Introducción al Derecho procesal y Procesal Civil se estudiaría en un mismo año, cosa que si ahora se estudia en un año y un cuatrimestre y hay cuestiones que se dejan sein ver por falta de tiempo, creo que en un solo año es físicamente imposible dar esas asignaturas completas, y el proceso es el proceso no se va reducir porque haya cosas que no se vean en la facultad, por lo tanto esas tendremos que aprenderlas una vez terminemos la carrera.
Por otra parte es una reforma que se ha hecho con coste cero!!!!! una reforma del sistema educativo universitario no puede hacerse con coste cero. A los profesores no se les ha dado unas directrices a seguir, solo un objetivo, que deben cumplir si o si, y que en la mayoria de casos no saben como llevar a cabo. Como consecuencia de todo esto a mi curso (4º de Derecho) al que no le afectará bolonia, ha sido tratado como conejillos de indias, porque hemos experimentado a lo largo de este año 7 evaluaciones continuas diferentes, y no es que yo esté en contra de las evaluaciones continuas, porque de hecho se aprende mucho mas, y se puede sacar mas nota que con el sistema traducional de examen final , pero no 7 modelos de evaluaciones continuas, creo que con un solo modelo seria suficiente.
Y por último destacaria que el hecho de que se de a los profesores unas directivas para llegar a al fin de Bolonia, no creo que afectara a la libertad de cátedra, que tanto quieren preservar.