martes, 26 de mayo de 2009

¿MALA NOTICIA O BUENA NOTICIA?

La sentencia del Tribunal Constitucional que anula la previa de la Sala Especial del Tribunal Supremo sobre la ilegalización de ese partido al que se considera heredero de Batasuna, puede parecer una mala noticia (y así ha sido considerada indisimuladamente por el PP en declaraciones de su portavoz parlamentaria o -con menos claridad- desde el mismo Gobierno) en la medida en que por algunos se entiende que debilita la lucha contra el terrorismo. Yo no estoy tan seguro. La Ley de Partidos fue una ley muy discutida: la sola lectura de su artículo 9 es expresión del gran problema que la citada ley trataba de afrontar. Pero no hay duda que se trata de un terreno complicado: libertades públicas e individuales frente a seguridad y lucha contra el terrorismo. ¿Donde están los límites? A mi me parece que la sentencia del Tribunal Constitucional marca unos límites (básicamente, se exigen pruebas para ilegalizar partidos) y eso creo que es una buena noticia desde la perspectiva del estado de derecho. Además, creo que es mucho mejor que los límites se marquen en España a que nos los pongan en Estrasburgo.

En otro plano, se trata de una utilísima lección de humildad para muchos de nosotros, que hay que aceptar con profesionalidad y de la que hay que aprender para el futuro.

3 comentarios:

fiscalillo dijo...

lo que es una leccion de humildad para nosotros puede ser un acto de soberbia para el TC.
lo ignoro solo sé lo que dice la prensa... y no he seguido la noticia, hablo en abstracto.

Una jurista dijo...

Lo que me parece esencial, es que tanto los gobiernos-en su papel legislativo- como los tribunales, se aclaren pronto en cuanto a la ilegalización o no de los partidos políticos próximos a ideas antidemocráticas y en este caso, peligrosamente cercanas a ETA. Ilegalizar por ilegalizar, porque resulta que ahora tregua sí o tregua no, pues mira, no me parece un criterio jurídico muy objetivo.Por otro lado, me encantaría que todos los tribunales se tomasen tan a pecho, todas las resoluciones que afectan a los derechos fundamentales...a veces sólo "se acuerdan de Santa Bárbara cuando truena"...en la prensa. Finalmente, todavía hay asuntos pendientes que resolver a este respecto en Estrasburgo. Defiendo la labor de este Tribunal ,en general, que ha condenado a España en asuntos de todos conocidos (Rumasa, Sr. Perote, Sr. Gomez de Liaño, y muchos otros)y que constituye una importante garantía de los Derechos Humanos en Europa. Lástima que en España,no esté bien delimitado el mecanismo de ejecutividad de sus sentencias. Sin embargo, en materia de terrorismo y partidos políticos en el ámbito del tribunal de Estrasburgo, creo que España -aunque ha dado sus argumentos intentando explicar este asunto- debería de ser mucho más clara al respecto, ya que a mi parecer, hay una falta total de sintonía con el propio Estrasburgo. Saludos.

Anónimo dijo...

Para lección de humildad la imputación de Garzón, nadie está libre...