jueves, 28 de mayo de 2009

RELACIONES CON LA PRENSA

Me parece a mi que esta cuestión no la tenemos todavía bien resuelta. En principio, yo no estoy cómodo hablando con la prensa, y soy un enemigo declarado de las filtraciones. Y como yo, muchos otros fiscales y jueces. Pero no hay duda de que el Estatuto contempla la opción al Fiscal de comunicar a la opinión pública "los acontecimientos que se produzcan, siempre en el ámbito de su competencia y con respeto al secreto del sumario y, en general, a los deberes de reserva y sigilo inherentes al cargo y a los derechos de los afectados" (art. 4). En la FGE existe una oficina de prensa que se encarga de esas informaciones, pero los periodistas suelen quejarse de que se trata de una oficina que va siempre muy por detrás de lo que ya se conoce por otras fuentes. Naturalmente, puede dejarse todo como está. Pero a mi me parece que hay momentos en los que es mejor que la Fiscalía (los fiscales autorizados debidamente) informe a la prensa sobre algunos acontecimientos trascendentes de manera que puedan confiar los periodistas en que lo que se les dice es verdad, a que se produzca una recíproca desconfianza que no es buena para la Justicia. Además, de esta última manera se da pie a que se produzcan filtraciones que yo creo que hacen más daño que otra cosa. Quizá una instrucción de la Fiscalía General podría ser útil en este sentido.

2 comentarios:

fiscalillo dijo...

no es lo mismo filtracion que infromación. vivimos en un mundo de información y nos guste o no la ley es a nosotros a quien nos encomienda informar, pero informar simpre respetando las reglas basicas y respeto a los intervinientes procesales. el problema es que cualquier fistración es mas suculenta que una buena información

Anónimo dijo...

La justicia desconfia de si misma y en esa desconfianza es dificil que transmita confianza a la opiníon pública.