viernes, 23 de mayo de 2008

EL ENTIERRO DE MONTESQUIEU

El periodista Ignacio Camacho publicó hace un par de dias un magnífico artículo con ese título en ABC. Yo estoy de acuerdo con lo que dice Camacho, y estoy seguro de que lo que dice es lo que en realidad piensa sobre la cuestión. Solo un reparo, pero no es menor. Cuando gobernaba el PP, se hicieron cosas iguales e incluso peores de las que ahora se da cuenta el diario monárquico, que -sin embargo- no fueron reprobadas en el mismo. Por el contrario, recuerdo incluso como se respaldaban desde los editoriales las reformas que han destruido la autonomía de la Fiscalía, o se aceptaban sin críticas las reformas de Acebes y Michavila sobre la elección de vocales del CGPJ. Esta bien (mejor dicho, está muy bien) que los periódicos de mayor tirada asuman que por el camino que vamos no se puede seguir en Justicia y que pongan su grano de arena para rectificar las cosas. Pero serían mucho más creíbles si esas reclamaciones fueran constantes, cualquiera que fuera el partido que gobierne España y con independencia de su mayor o menor proximidad ideológica con ellos. A mi me parece que la justicia debe estar por encima de esos intereses de partido. Porque en otro caso, las acertadas críticas de ahora pueden entenderse como un modo ventajista de crítica política al adversario.

1 comentario:

Silvia dijo...

Tienes razón en lo que dices , pero también es muy lógico que el periódico en cuestión o cualquer otro siga su línea editorial de manera que critique cuando políticamente le convenga , no me parece rechazable , al fin y al cabo al periodista le pagan pr hacer su trabajo dentro de la línea editorial del periódico. Lo que sí es realmene bárbaro es que desde las instituciones judiciales se aprecia ese "tono político", por ser suave. Es la Justicia la que se debe a la imparcialidad constitucional y no los medios de comunciación.
En todo caso es de agradecer , que corran los tiempos políticos que corran los medios de comunicación se hagan eco de los problemas de la justicia . La situación es ya insostenible entre la politización de las cúpulas judiciales y el caos judical de las bases de la justicia , esto no hay base informática que lo apañe.