jueves, 22 de mayo de 2008

NO MÁS CASOS MARI LUZ

Publica el diario El país una afirmación del Ministro de Justicia en contestación a un diputado de CIU: "Ya vera como el caso de Mari Luz no vuelve a producirse ". http://www.elpais.com/articulo/espana/vera/usted/caso/Mari/Luz/volvera/producirse/elpepuesp/20080521elpepunac_29/Tes.
Ya se ha dicho semanas atrás y se recoge en esta noticia que el Ministerio de Justicia tiene previsto la implantación de un sistema informático de control de ejecutorias que, en palabras de Bermejo, evitará un nuevo caso como el de Mari Luz .
Es , sin embargo, "un caso" que no debemos olvidar para evitar que algo así vuelva a pasar. No me refiero ya al caso en concreto , que desde luego no debería volver a producirse; pero creo además, que esta no debe ser la forma en que haya de ir dotando de medios a la Administración de Justicia . Es exigible mayor previsión, para evitar casos como el de Mari Luz.
Hemos visto que tras el "caso Mari Luz" se encendieron las alarmas, se valoró la situación de las ejecutorias y de la justicia penal y se ha adoptado el compromiso político. Pero , ¿nadie sabía, hasta el caso Mari Luz en qué situación de encuentra la justicia penal española? Han sido varios los jueces que a titulo individual o a través de las juntas han denunciado públicamente, tras el escándalo, el caos judicial ; y, lo que que es peor: nadie se extrañaría de que volviera a pasar. El Juzgado en cuestión había sido recientemente inspeccionado. Varios responsables del actual Ministerio y de su predecesor- que la Justicia está así desde hace muchos años-, conocen muy de cerca la Administración de Justicia. Las ejecutorias, sí, llevan años acumuladas por falta de medios personales , materiales y otras causas. Cualquiera que vaya una mañana a un Juzgado lo ve .Todos lo sabíamos, lo brutal es que no se ha planteado hacer nada al respecto hasta que ha ocurrido algo que no debería haber ocurrido.
Mi conclusión es que estas cosas se saben, en general por todos. Es más, determinadas situaciones son denunciadas con riesgo cierto para los que osan romper la ley del silencio. Todo se va tapando de una manera u otra con verdadero abuso del sistema . No dar solución a los problemas no es, desde luego, solución; los problemas crecen, se enmarañan, se complican y el sistema termina por fallar estrepitosamente y entonces ya no hay solución.
Quizá se me pase con unos años más de rodaje, pero de momento todavía quiero pensar que existe verdadera voluntad de que esto funcione . Pero para ello no se puede dar la espaldas a los problemas, ni parchearlos. Es necesario que por los responsables de todas las esferas implicadas, se pongan todos los medios para dar solución real a los problemas que se les plantean que son, por otra parte, un mínima parte de los realmente existentes.
Pero la mejora del sistema exige , además, que por los profesionales que perciben estas "situaciones mejorables" las pongan de manifiesto, las denuncien por los cauces adecuados. No esperemos a otro caso Mari Luz , ni remotamente parecido, para denunciar y poner remedio a las deficiencias del sistema .

8 comentarios:

Salvador Viada dijo...

La solución pasa por ahí, efectivamente: por denunciar las situaciones concretas. A la Fiscalía (a la Inspección, por ejemplo, o al Jefe, por escrito) o al Consejo. Pero yo creo que no se hace porque, de manera absurda, se teme que se nos reproche el estado de la situación en nuestro juzgado o fiscalía. Y yo creo que esto es un error. Si hay sitios en los cuales no hay manera humana de sacar adelante el trabajo por una organización deficiente, por una huelga o por la razón que sea, hay que decirlo. Y hay sitios de esos, no hay más que ver que hay cientos de miles de ejecutorias pendientes.

Silvia dijo...

Las situaciones existen, pero no salen más allá de las quejas del cafetillo matutino, minijuntas de Fiscalía. Allí se despelleja a gusto sin reponsabilidad alguna por parte de las altas, medianas e insignificantes instancias y si oí, no me acuerdo.
Es una situación muy cómoda para determinados Jefes e ingenua o irresponsable para algunos; supone un ahorro de burocarcia tremendo que tal y cómo está el patio es de tener en cuenta.
Lo complicado es ser serios ,es decir, hacer algo lo que en muchos sitios, por desgracia, pasa necesariamente por dejar constancia oficial como dices : Junta de Fiscales , escrito al Jefe... y no hablemos ya de otras instancias no locales.
Quedándonos en el localismo, salvo excepciones, no creo que exista el temor que dices a que te reprochen el mal funcionamiento , en tal caso ´sí te pueden abrir un expedeinte pero siempre puedes acudir asistido de abogado y defenderte . No , no creo que ese fuera el problema , además me parece totalmante absurdo que intenten cargarle vái expediente, el peso de toda la situación al que precisamene intenta que se haga algo.
Creo que, y esto es mucho peor que cualquier expediente , que juega más un falso corporativismo que no sé .. , pero me preocuparía que se pueda estar extendiendo en la carrera. No sé muy bien como llamarlo es como el imperio del "aquí es así , así son las cosas".
En este tipo de imperios uno llega a su puesto de trabajo, con la sana intención de trabajar. Tras un corto periodo de tiempo, depende de lo espabilidado que sea uno, se empiezan a recibir leves señales de hay cosas que no pueden ser como las aprecian tus sentidos, sobre todo el común- la verdad es que no sé porqué lo llaman así-. Lo comentas en la minijunta, acabas de llegar y eso es lo propio. Pero te dicen ,no, aquí eso es así. Pasas el tiempo negando las señales , pese a que estas cada vez son más evidentes : aquí no hacemos eso , aquí siempre fue de esta forma... Pero la alarma roja se enciende cuando empiezas a oir cómo se justifican situaciones absolutamente irregulares: si el zutano no hace su trabajo, pero es así de vago, ya tiene varias quejas; y el mengano ese , sí se pasa un par de pueblos,su carácter… e incluso ríes con ellos.
Todos lo saben , tú no eres desde luego más listo.
Aquí, tienes dos opciones o te "ajuntas" con la mayoría y a vivir o , no te "ajuntas". Esto te pasa no porque seas un... perdón, tocapelotas, sino porque simplemente se te encienden las alarmas-que no sabes quién te instaló a ti y a ellos no y que adémas quisieras desconectar pero no puedes, lástima para ti- ,vamos que hay algo casi sobrenatural que te impide pasar por el aro.
El pasar por el aro te exigirá,además, y esto es lo gordo que TU un día actúes conforme a la costumbre instituída( aquí es donde empiezas a ser como ellos, a modo de las novatadas de los colegios mayores de universitarios, ya teneis cosas en común, yupii)
Puede que incluso vuelvas a intentarlo una ver más con tus todavía compañeros , y...dices algo así como" yo creo veo que esto no debía de ser así, deberíamos intentar cambiarlo.¡Toma!, "cambiar" , has utilizado un verbo absolutamente inapropiado, tú no querías pero…está hecho.
Entonces aquellas señales que recibías e ignorabas se convierten en evidencias palpables: te dejan de hablar , te miran con desprecio o simplemente te ignoran , empiezas a oír que no vales para esto, que no estás capacitado, no te has adaptado,….
En este punto o te la pegas o remontas.
Si consigues remontar el aluvión de críticas destructivas, te defiendes… y por fin, tú solo sin el apoyo de tus no compañeros "pones de manifiesto" la situación que , simplemente , no te parece nada normal: olvidate y cuídate mucho .

La verdad es que algo de miedo sí da . Yo casi que entiendo que estemos como estamos.

Salvador Viada dijo...

Yo creo que a veces es más facil luchar por cambiar el mundo (o la justicia en España) que luchar por cambiar un cierto lugar (o los hábitos de un juzgado o de una fiscalía). Y no hay que volverse loco, por que lo importante es cambiar el mundo. Si el cambio de mentalidad de unos compañeros sirve para las grandes cosas, bien. Pero si no se consigue nada porque "aquí las cosas son así", pues a luchar por las grandes ideas que es lo que importa. Así, manifestar libremente la opinión, hacer decentemente nuestro trabajo, tratar de ser un compañero solidario y una persona justa, además de una buena persona son cosas que ayudan a cambiar las grandes cosas. O al menos yo lo creo. Y si no se puede con las pequeñas, pues bueno, que se le va a hacer. Tratar de no romper con nuestros principios, y a seguir para adelante.

LUPO dijo...

Silvia maja ¿quien te ha dado permiso para meterte en mi mente y leerme los pensamientos?. No puedo estar mas de acuerdo con lo que dices, hasta el punto de que la semana que viene tenemos Junta de Fiscalía (algo a celebrar, pues si hacemos dos o tres al año ya son muchas para algunos) y ya ardo en deseos de ver cuantos "revolucionarios" de cafetería se arrancan a presentar las opiniones que en ese foro tan tranquilo largan. Por mi parte ya tengo preparada mi batería de propuestas (o afilada la lengua, como me achacan algunos) con la esperanza de sumar a algún compañero a la "causa" de hacer que nuestro trabajo tienda a desarrollarse de forma mas eficaz y profesional (o sea, al contrario de la norma del "aquí siempre lo hemos hecho así"), a fin de evitar convertirnos en una burocracia obediente cuyos hilos controle un superior de origen puramente político, camino por el que, me temo, vamos sin remedio.
Ya sabeis ¡disidencia o apolillamiento!

Pepe dijo...

Que bonito ...:)
Eso lo dices desde el primer eslabón de la cadena alimentaria...
Es cierto que debemos mantener nuestros principios y lo hacemos , pero es duro luchar en el día a día, en una Justicia en la que los personalismos están en la mayoría de las ocasiones por encima de la profesionalidad , donde las envidias y rencores están a la orden del día y dónde lo último que importa es el ciudadano ,el justiciable que ha tenido la mala suerte de ir a parar a un Palacio de justicia.
Menos mal que uno a veces tiene foros como este donde desahogar o amigos a quien contar cómo van las cosas en la Justicia, desde dentro, y cuando se quedan callados ( o más bien boquiabiertos) es cuando uno se da cuenta de que, menos mal , uno no es un animal extraño y antisolidario, que no sigue la corriente a sus compañeros y que incluso , es el colmo, a veces denuncia situaciones (un juez que se retrasa en resolver , un fiscal que no pide la prisión ...) que a todas luces no se pueden tolerar.
En fin, que las nubes de las alturas no te impidan ver la tierra , donde los jueces y fiscales tienen que sacar las ejecutorias, porque las grandes ideas y principios, el derecho a la vida de una niñita, se dilucidan en oscuros archivos de Juzgados en los que algunos no hacen su trabajo.

Pepe dijo...

Evidentemente mi comentario anterior iba dirigido a Salva.
En cuanto a Lupo ,me alegro de que seas de los que patalean en las Juntas. Como tenemos la obligación de mantener el secreto de las juntas de fiscalía (como si de un consejo de ministros se tratara, aunque yo creo que es porque si trascendiera de lo que en dichas juntas se habla habría una desbandada generalizada de ciudadanos fuera de nuestras fronteras), digo que como son secretas, no entraré en detalles , pero en la última (de las dos que hacemos al año, como donde tú) no abrí la boca , pues me debió de pillar cansado ,hastiado o en baja forma... Pues bien , me consta que echaron de menos mis protestas, porque alguno criticó que no me había quejado de nada , que debía ser que me estaba apoltronando. Ante tamaño insulto, ya estoy emepzando a preparar la batería para la junta del próximo viernes (se aceptan intercambios de ideas ).

Silvia dijo...

Quizá tengas razón Salva, puede que la experiencia adquirida en estas pequeñas batallas sirva para ganar la guerra de Irak, habrá que pensar en la posibilidad de ir de cooperante.
El inmovilismo localista es duro , el sistema expulsa, o lo intenta, a los incautos que pasaban por allí.
Espero Lupo que tengas suerte en el logro de apoyos, generalmente se los fagocitan antes o se van. En todo caso las nuevas generaciones son las únicas que, en estos sitios pueden ayudar a cambiar las cosas , pero... es todo muy complicado. Lo que no entiendo es ¿porqué se permiten estos feudos?

Salvador Viada dijo...

Yo creo que hay que luchar por los principios. ¿Cuales son los principios? Pues que la justicia sea igual para todos, y además que sea una buena justicia. Hay gente que le importa un pimiento lo primero y que no hace nada por lo segundo, porque esto lo ven como un trabajo. Un trabajo que cuantos menos problemas de, pues mejor. Pero esa gente, que está ahí, no es mayoría, aunque pueda haber más en un determinado sitio en ciertos momentos. La mayoría se esfuerza porque al menos la justicia que ellos hacen, sea buena. Y eso está bien pero no basta. Porque todos los defectos que padecemos, todo ese control absurdo, toda esa burocracia que atenaza los procesos, existe mucho más para controlar a la justicia que para mejorarla. Yo creo que hay que seguir luchando porque la justicia sea igual para todos, porque si hay privilegios -y los hay- existe una sensación general de injusticia. Por lo tanto, ¡¡¡DISIDENCIA!!!