domingo, 25 de mayo de 2008

LA JUSTICIA EMPIEZA POR LA EDUCACIÓN

Algunos confunden la mala educación y la soberbia con ser buen profesional. La solemnidad que exigen los actos judiciales no es faltar el respeto a las partes , abogados y demás intervinientes . Son casos excepcionales pero que empañan el funcionamiento de la Justicia y el respeto hacia ella .
La educación en las relaciones humanas es , desde luego, fundamente básico de la convivencia social . Pero cuando nos encontramos ante el ejercicio de una función pública, cual es la Administración de Justicia , resulta más reprochable la falta de consideración de algunos jueces , fiscales y abogados en las actuaciones procesales .
Esta mala educación está presente a lo largo de todo el procedimiento . ¿Quien no ha leído un escrito de un Letrado que "en términos de defensa y sea dicho con todos los respetos..." llega a llamar ignorante al Juez o plasma sus serias dudas de que éste se haya leído el procedimiento sobre el que ha resuelto ; ¿dónde no existe ese Juzgado cuyo titular utiliza formas con dudosa cobertura procesal amparándose en que en su Juzgado manda él , no permitiendo expresarse tan siquiera a las partes ?, ¿ quién no ha aguantado un informe oral de dudoso gusto hacía su quehacer profesional?, etc
Insisto , son casos excepcionales pero son cada vez más habituales sobre todo porque quiénes así están acostumbrados a funcionar que, o bien, no han recibido la sana crítica del colega o, recibiéndola no han aceptado sus sabios consejos y terminan por pretender hacer de su mala educación la costumbre del lugar y lo que es peor, a veces lo consiguen. Pero aún excepcionales , perjudican seriamente la salud de la justicia y su normal funcionamento .

6 comentarios:

Salvador Viada dijo...

Este tema es mucho más importante de lo que parece. La falta de respeto en estrados o en los escritos procesales causa un daño enorme, tanto al prestigio de la Justicia como a la autoridad de jueces y en especial de los fiscales. Esto debería cortarse. Hace algunos años existía el delito de desacato (que por cierto subsiste en muchos sistemas jurídicos y en los Tribunales Penales Internacionales), que frenaba determinados comportamientos. Y creo que los fiscales debemos ser intransigentes en evitar que se nos insulte en juicio o por escrito, y debemos evitar que el juez falte el respeto a las partes. Quejas al colegio de abogados, constancia en actas, protestas ante el CGPJ, escritos... Lo que sea para evitar que esa plaga de la falta de educación -de la que algunos sacan ventajas- se extienda aún más.

LUPO dijo...

Claro que es un tema importante y si quereís reiros un rato informar a vuestro Jefe de alguno de esos comportaientos o escritos y acabarlo así, "Es lo que tengo a bien informar a V.I, por si juzgara que las expresiones vertidas pudieran suponer alguna actuación merecedora de exigir responsabilidad disciplinaria a sus firmantes conforme a lo previsto en el Título VIII, Capítulo II del R.D 658/2001, por el que se aprueba el Estatuto General de la Abogacía Española, con relación a los artículos 36 y 43 del mismo texto, y en el Título III, Capítulo II del R. D. 351/2006, de 24 de marzo, por el que se modifica el Estatuto General de los Procuradores de los Tribunales de España, en relación al artículo 37 del mismo texto"... veréis la cara de susto que se le pone, para acabar con un "fulanito no me jodas" (con perdón). En mi caso sólo se me han perturbado tanto cuando les he informado de alguna retirada de acusación en base a que carecia de prueba alguna y nunca debió de pasar el filtro del visado de Jefatura, vamos el típico "acusar por acusar, o por si acaso, o porque me pongo un palote en las estadísticas", entonces se te ponen de un color que oscila entre el verde y el bermellón.
Y todo por pensar que entre nuestras labores propias está dar cuenta de la falta de respeto entre quienes actuamos en el ámbito judicial, falta de respeto que no es ya hacia quien en concreto se dirige sino hacia el ciudadano en general que espera de nosotros un comportamiento diferente al que muchas veces recibe.

Pepe dijo...

Bueno, pues si ya lo que comentas es no una falta de respeto de un letrado, sino la de un Juez y le dices a tu queridísimo superior que eso, como mínimo, es una infracción leve del art. 419.2 LOPJ ,vamos una desconsideración leve con un miembro del Ministerio Fiscal, de las que "sólo" conoce la Sala de Gobierno, sin que sea necesario mandarlo al CGPJ, entonces ya verás de que color se pone ... pasa del bermellón al morado intenso para acabar diciéndote "es que a ese fulano ya lo conocemos todos, es así, pero en el fondo es buena gente...".

Silvia dijo...

¿Repenalizar la mala educación?, es una idea, pero me gustaría más que funcionara la vía disciplinaria , principio de intervención mínima riget ¿o no riget?
El desacato creo que , además, fortalecería determinadas actitudes. Tenemos las injurias, si hace falta las calumnias , la desobediencia, la expulsión de la Sala del acusado faltoso...
Lupo , corto y pego tu retahila para formulario . Ni te cuento la cara que se le pone al Jefe cuando el que te ha faltado es un juez y das cuenta, sobre todo porque "ya lo sabíamos, jope y ahora que hago con esto".
No somos más listos sino todo lo contrario.

Silvia dijo...

Este Pepe, me pisa todo.

LUPO dijo...

Silvia, eso te pasa por tener al "enemigo" en casa... y además ya sabemos como son los "chicos de la capital" ¡je!