viernes, 9 de octubre de 2009

BUENO, AL MENOS BERLUSCONI ES ITALIANO

La Justicia en España está muy mal.   Tenemos todos los problemas estructurales y de diseño procesal imaginables; los partidos políticos han aferrado parcelas muy importantes de la misma que nunca habrían debido caer en el área partidista.   Y encima se invierte poco para arreglarla.   Pero por lo menos el espectáculo que está dando el Jefe de Gobierno italiano por perder su inmunidad para ser enjuiciado en nuestro país nos lo ahorramos.   Pensemos que en España, cuando una sentencia les es adversa a los políticos, dicen -con la boca pequeña- algo así como: "discrepamos pero respetamos la decisión de los jueces".  El lider italiano explotó diciendo: ¡esos magistrados son unos rojos!.   Es de película de Vittorio de Sica.

5 comentarios:

Silvia dijo...

Supongo que es cuestión de educación, de temperamento y quizá influya el ambiente siciliano o incluso el vino ; pero vamos aqui también alguno de nuestros politicos nos regalan los oídos con frasecillas más o menos desafortunadas al respecto de la labor de jueces y fiscales, así que creo es importante mantener y exigir - cuando falta- el respeto inter-institucional si no queremos llegar al espectáculo bochornoso del sr. B , porque para mi que abono para ello "haylo".

Una jurista dijo...

Off topic, Salva, y perdona que lo traiga yo a colación aquí,pero en un blog llamado "justicia imparcial", creo que deberían mencionarse los últimos acontecimientos acerca del Caso Gurtel, en el que parece que, tanto los jueces como la fiscalía anticorrupción, han autorizado unos y no han hecho uso del más elemental principio de legalidad otros, unas escuchas que atentan contra los más elementales derechos de la privacidad abogado-cliente. No se trata de defender al imputado (que de momento, además no ha sido condenado) sino de evitar esta flagrante vulneración de los derechos fundamentales. Aunque no lo creamos, nos afecta a todos. ¿Dónde estaba el fiscal?. Saludos.

Al-Hakam dijo...

Bueno, bueno, que también hemos tenido aquí agradables ejemplos de lo que ha sido derramar el tarro de las esencias y no precisamente con boca pequeña, desde la famosa “justicia es un cachondeo”, acordaos, pasando por el rosario de lindezas con el que de modo habitual solía prodigarse el que fuera Alcalde de Marbella, por poner dos ejemplos, con una repercusión mediática impresionante, y les volvían a votar. Ejemplos de Alcaldes y no de un Primer Ministro, cierto, pero en definitiva es el escándalo lo que atrae y se utiliza; gusta el escándalo; gusta el morbo, o conviene a intereses, una permanente judicialización – que no es más que permanente utilización - de la vida diaria; y si descendemos, si es que se puede descender más todavía, al que viene en denominarse como “mundo rosa”, donde el circo se convierte en verdadero espectáculo de variedades, y donde los conceptos de imputado-acusado-condenado se utilizan de forma indistinta (por equivalente, claro), para regocijo del personal y estupor nuestro; mira, no tengo por menos que coincidir con Silvia, es un problema de educación, antes y ahora; allí, y también aquí.

A Una Jurista: creo que sí, pero hasta donde mi conocimiento específico llega, que no es mucho, creo que por la Fiscalía se interesó en al menos dos ocasiones en el mes de Marzo, nada más conocerse el informe policial, la inmediata eliminación de esas conversaciones Letrado-Cliente por tratarse de estrategias de defensa que deberían excluirse del procedimiento por dicha razón. Desconozco la petición – reiterada - ni su alcance, afectaron a seis, no sé si eran todas o no lo eran, es cierto, pero ya digo, que la Fiscalía reaccionó oportunamente, en principio parece que sí, otra cosa sería ver al detalle el objeto y la petición, y sobre todo y lo más importante, la respuesta del instructor; pero lo que desde luego considero inadmisible es cómo se dá la noticia en algunos medios de comunicación al respecto de la actuación de los fiscales, fíjate en el titular, de la siguiente manera: “El Fiscal pidió sacar del sumario diálogos favorables a Camps”, vamos, hombre, por favor. O sea: si no se pide la eliminación, mal, por que bajo mi punto de vista, y creo que el de todos, ello constituye contribuir a una flagrante vulneración de un derecho fundamental; pero si se pide la eliminación, peor, por que son favorables al imputado. Sin restar un ápice de importancia a lo que dices, Una Jurista, creo que el debate que sugieres es de sumo interés, pero teniendo en cuenta todas las circunstancias. Yo estaría de acuerdo.

Pepe dijo...

Como dice Al-Hakam , y sólo por lo que he leido en la prensa, parece que precisamente en este caso el fiscal sí que ha estado pendiente del control de legalidad de las escuchas (una cosa que por cierto es importante , pero no esencial, porque ese control de legalidad corresponde al Juez que es quien , con independiencia, autoriza la intervención). Pero el tema esencial, y que parece que molesta a una Jurista, es que se hayan intervenido conversaciones de un letrado. Si se refieren a estrategias de defensa se eliminan , como ha pedido el fiscal, pero si son para cometer un delito (leáse blanqueo de capitales) deberán investigarse como al resto de los ciudadanos y si son responsables someterse a las actuaciones judiciales. ¿O quizás es que se le puede intervenir el teléfono a un político, a un Juez, a un militar ..., pero no a un abogado? ¿Hasta cuando esa consideración de casta sagrada que tienen? Es cierto que desarrollan una tarea fundamental en el ejercicio de un derecho fundamental, el de defensa, y que necesitan para ello del correspondiente secreto profesional, pero eso lo pueden hacer sin colaborar con sus clientes en la comisión de un delito y si lo hacen deberán ser investigados como el resto de ciudadanos.

Una jurista dijo...

Querido Pepe:

Para tu información, NO soy abogada, así que lo que me "molesta" no es eso. En ningún caso he manifestado que no se deba perseguir la comisión de un delito independientemente de quién lo cometa. Nadie está más allá de la ley.Pero es que ¿tengo que recordar que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, ya ha condenado a España en varios asuntos sobre las observaciones telefónicas?. Independientemente de que su control corresponda al Juez, no creo que haya que descargar de su papel esencial al fiscal en el ámbito del principio de legalidad. Por otro lado, incluso en materia de terrorismo (donde la ley penitenciaria, dice una cosa) la práctica sobre estas observaciones abogado-cliente no ha sido pacífica. Precisamente porque yo también me pongo de parte de la ley (y no de los imputados, abogados, jueces o fiscales)creo que este asunto hay que investigarlo. Los derechos fundamentales importan. A cualquiera nos puede afectar. Y, en fin, discutiendo en buena lid se llega a la solución de conflictos. Más allá de hablar de grupos o castas, a mí me interesa llegar a un enetendimiento y ver la actuación concreta de cada uno/a. Porque, como bien sabéis, queridos compañeros de blog,hay muchos fiscales que trabajan de forma muy solitaria para defender el principio de legalidad. Son aquellos a los que gustaría tener en sala si fuese un procesado o incluso si fuese un Juez (el cual tendría claro, que ahí está el fiscal para defender ese principio tan importante en una sociedad democrática). Saludos.