miércoles, 28 de octubre de 2009

LA AVOCACIÓN DE PALMA DE MALLORCA

La fiscalía de Baleares tiene la suerte de tener unos fiscales anticorrupción de la mejor categoría.  Unos fiscales que asumen una enorme carga de trabajo y que llevan ya muchos años batiéndose con una delincuencia muy difícil, muchas veces en el poder político, con resultados que todos vemos.  Si queremos que la Fiscalía asuma la investigación de los delitos debemos reparar en que el mayor reto para la confianza en su imparcialidad es -precisamente- el garantizar que se pueda investigar dentro de la legalidad sin encontrar obstáculos que no encontraría un Juez de instrucción.   Como todo en el derecho, esta es una cuestión de equilibrios.  Pero la decisión -respaldada por la Fiscalía General del Estado- del Fiscal Jefe de Baleares de avocar personalmente el conocimiento de un asunto (art. 23 del Estatuto) que afectaba a un político balear muy importante, para no denunciar los hechos ante el Juez -que era el propósito de los fiscales anticorrupción- y para archivar seguidamente las diligencias, es algo que nos debería hacer pensar.  Especialmente cuando -ignoro porqué vía- la investigación que los fiscales no pudieron hacer está actualmente judicializada y ha motivado la citación como imputado de ese importante político.

Creo que la asunción de la investigación de los delitos por el Fiscal obligará a adoptar ciertas garantías para los fiscales que hoy se consideran innecesarias por razón del principio de unidad y dependencia jerárquica.

7 comentarios:

Armesto dijo...

Lo malo es que técnicamente ni siquiera sería una avocación. Me explico, si se trata de diligencias de investigación, las mismas la abre el Fiscal-jefe, al tiempo en que nombra un Fiscal instructor, por lo que en cualquier momento puede el Fiscal-jefe "revocar" tal nombramiento y volver a asumir la competencia. Esto es aún mas preocupante, por cuanto, en principio, imposibilita la pobre, aunque existente protesta de ir al superior jerarquico y al Consejo Fiscal. Ahora entiendo lo que un Fiscal anticorrupción de Palma explicaba en un reciente curso en madrid!!

Salvador Viada dijo...

Lo peor es el contraste con la actuación del Juez. ¿Que pasaría si hay pruebas de que hubo corrupción? Sin la intervención del Juez, habría habido impunidad. No se, yo creo que esto está mal resuelto y que hay que pensar en la regulación legal y pensar en las consecuencias de ciertas actuaciones. En todo caso, si unos fiscales actúan durante años a satisfacción de sus jefes, yo creo que merecen un crédito en la autonomía de su actuación. Yo creo que les daría ese crédito.

LUPO dijo...

Unas normas de reparto claras, aprobadas por la Junta de Fiscalía y refrendadas por la Inspección, y mantener nuestro bendito art. 27 creo que bastarian para reducir que esto se pueda convertir en costumbre en el futuro Fiscal Instructor (¡que, al menos, mis nietos vean!)o que, al menos, con la correspondiente publicidad supoga que los Jefes que así actuen deban justificar ese comportamiento y asumir las consecuencias de tal decisión, a la que creo deben tener derecho si hablamos de futuros Jefes, con mayúsculas (¡que, al menos,mis nietos los vean!)
No obstante la excepcionalidad de estos comportamientos y el escaso número estadístico en que se dan alguna de las objeciones formales y procesales, entre ellas las aludidas por Jose María, no deben impedir que sigamos abogando por el cambio a ese Fiscal Instructor o, por no ser extremista, por cualquier otro que a alguien se le ocurra y que acabe con el actual sistema arcaico e ineficaz, sobre todo ineficaz y que convierte nuestro derecho a una Justicia de calidad en utopia

28 de octubre de 2009 21:33

Salvador Viada dijo...

De acuerdo, Lupo. Lo ocurrido en Mallorca no me hace cambiar ni un ápice mi convicción de que hay que cambiar el sistema procesal. No quiero dar esa impresión. Pero hay hábitos que habría que ir desterrando, como nos prueba el casito de marras. Y luego hay otra cosa: la razón la tiene quien la tiene. Yo no creo que haya que presumir en modo alguno que el Jefe es el que tiene la razón, por el simple hecho de serlo, especialmente cuando quien decide es el Jefe de todos. En el caso presente, veremos que sale de la investigación judicial y quién tenía razón, si los fiscales que querían seguir investigando o su jefe; mi experiencia personal es que en caso de indicios hay que investigar: estos delitos de corrupción casi nunca se manifiestan solos, hay que escarbar.

fiscalillo dijo...

si veis las conclusiones de toledo se prevé la interdicción de esta clase de ordenes.

Salvador Viada dijo...

Estoy impaciente por leer las conclusiones, pero todavía no están colgadas de la página de la AF

Anónimo dijo...

Veremos quién tenía razón. Tiempo al tiempo.