lunes, 30 de noviembre de 2009

CUESTIÓN DE NIVELES

Al leer la noticia creía que era un error del FGE: ha pedido un proceso penal que nos coloque a la altura de países como Costa Rica, Colombia o Chile.   No es ninguna equivocación.   Esos países -y muchos otros, entre ellos en la zona, México- ya se han sacudido de la influencia napoleónica, ya han comprendido que el Fiscal puede por si mismo buscar las pruebas que necesita y que es el Juez de garantías debe velar finalmente porque el proceso sea justo para el acusado.    El proceso penal español, en el momento actual, se ha quedado tan obsoleto que muchos países del mundo -los que cita el FGE y la inmensa mayoría de los europeos y todos los de la influencia anglosajona en cuatro continentes-, nos pueden enseñar muchas cosas.  Aquí, todavía seguimos mirándonos el ombligo.   No se equivocó el FGE: no damos el nivel.

5 comentarios:

Una jurista dijo...

Bueno,Salva, pues con México y algún otro, mejor no igualarse en esto de la justicia. El proceso en México (al menos hasta el año pasado) era por escrito, nada de vista oral. El acusado comparece detrás de unas rejas a declarar, tras la cual un oficial(?) del juzgado le puede preguntar cosas como: ¿Fuma Ud.? o ¿Cuál es su religión?, mientras allí no se sabe quién es el juez o el fiscal ya que Su Señoría se sienta en una mesa cómo si estuviese despachando papel sin ni siquiera mirar al acusado, que tampoco sabe qué le imputan. Los fiscales mexicanos son más eficaces según el número de consignaciones (acusaciones), que hace cada semana y los policías reciben un plus por detener a cuantos más mejor. Los acusados muchas veces ni han visto a su Letrado. Conclusión: corrupción por un tubo. Del FGE, no opino, que luego me salto las normas de cortesía del foro y quiero ser una buena chica (je), pero creo que tu primera percepción del "error" era más acertada Saludos.

LUPO dijo...

Estoy contigo Una Jurista, y mas sabiendo lo que nos cuentas del sistema mejicano. Esto de error parece que tiene poco, y dejemoslo ahí por ahora. Así que con jartito dolor de mi corazón me veo obligado a revisar la foto de Monsieur Sarkozy colgada en una entrada anterior y reconocer que tiene su punto, mas después de lo del Comite de Expertos (por cierto, alguien sabe donde encontrar su tradución al español, que mis dos años de francés no me dan para tanto)

Salvador Viada dijo...

My mistake! Tengo aquí un libro muy entretenido: "Litigación penal: Juicio oral y prueba", editado por el Fondo de Cultura Económica, para Mexico. El libro que trata de la reforma procesal es una apasionante disección del proceso adversarial chileno, pero orientado a la reforma del proceso mexicano. Por tanto, Jurista, creo que tienes razón, lo cual termina por dárnosla a quienes creemos que ese sistema habría que cambiarlo. Saludos.

Una jurista dijo...

Sí,Salva. Chile -que también seguía el modelo mexicano y que por otra parte es bastante habitual en los países de su entorno, al tener o haber tenido un modelo de procedimiento por escrito con ausencia de vista oral-inició una importante reforma eliminando parte de los graves defectos en cuanto a la falta garantías o seguridad jurídica o principio de legalidad o derechos humanos, de los que adolece la justicia mexicana. Cambiar,sí que hay que cambiar, pero como decía Lupo recordando la entrada con la sugerente foto de M. Sarkozy (je je), miremos hacia Europa y conservemos lo bueno que tengamos. Saludos.

Una jurista dijo...

No sé si este es el lugar. No sé si alguna vez se logrará reparar lo que a un inocente le han arrebatado. A mí, estos días me llama la atención el juicio y condena que sufrió por adelantado un chico de Canarias, acusado de violar y matar a la hija de 3 años de su pareja. Me alarma (aunque tengo que decir que por desgracia, no me extraña) la cadena de "fallos" que ha llevado a la detención de este joven, cuando finalmente existe una autopsia qe ha demostrado su inocencia. Me revuelve las entrañas el ponerme en su lugar y pensar lo que ha debido de sufrir al perder a esa niña y después ser juzgado "en la plaza pública" obviando la presunción de inocencia a la que todos tenemos derecho. No es uno más en la cadena de errores. Son demasiados, y algo debenos de hacer para que esto no vuelva a suceder.