martes, 10 de noviembre de 2009

¿SE QUEDARAN TAMBIÉN CON LA INSTRUCCIÓN?

Percibo entre varios de los compañeros de mi Fiscalía la sensación de que estamos ante un proceso -que no va a ser rápido- lanzado de separación de las Carreras Judicial y Fiscal. Desde luego, en la Unión Europea no van a encontrar demasiadas razones para profundizar en la diferencia, pero parece que las asociaciones de la Carrera hermana han decidido tirar para adelante. Los Fiscales deberemos trabajar con firmeza en el Ministerio para luchar por el Estatuto Orgánico, para lo cual pocas veces desde la Carrera Judicial se han recibido apoyos; y también -quizá en el futuro sin los jueces- para nuestro estatuto funcionarial. Pero supongo que este nuevo modelo que nos imponen conllevará la desaparición del Juez de Instrucción. Es decir, supongo que no considerarán como propia una función que no significa ni "juzgar" ni "hacer ejecutar lo juzgado". En la atribución de esa competencia a la Fiscalía está sin duda la salida al desastre de la Justicia penal que padecemos; pero también la recuperación "psicológica" de nuestra Carrera, la conciencia de desempeñar finalmente el papel procesal que colegas nuestros de medio mundo ya realizan y que aquí -de manera inexplicable- todavía retiene la judicatura.