domingo, 1 de noviembre de 2009

PORQUÉ ME ASOCIO YO

Detecto cierta preocupación entre algunos compañeros que participan en el blog por el bajo porcentaje de fiscales que se asocian.   Los fiscales pueden asociarse por un número de razones, pero desde luego estas no son mayoritarias: hay quien lo hace por amistad, por afinidades políticas, por creer que una asociación le defenderá mejor los intereses propios o los de la propia carrera.  Otros, también, lo hacen por interés personal y habrá otras razones.   Un día de estos comentaremos sobre las razones por las que los fiscales no se asocian.  Pero yo me asocio para cambiar las cosas que no me gustan.  Porque solo no puedo y porque creo que otros piensan igual.   Yo no estaré en un proyecto que no quiera cambiar ciertas cosas diferentes al Gobierno de turno.   Yo lucho por cambiar la tendencia de que unos partidos políticos puedan influir en la Fiscalía por varias vías y también atrayendo a unas asociaciones de fiscales (y también de jueces) en su área de influencia; por que nos tratemos entre nosotros con imparcialidad y sin sectarismo; luchar por mejorar nuestro sistema procesal; por que haya transparencia en las cosas que nos afectan; por ayudar a que los que de entre nostros están peor, mejoren; por poder defender a alguien que sufre una injsuticia; por mejorar en fin nuestra Justicia.   El problema de eso es que hay que elegir bien tus compañeros de viaje.   Porque hay gente que lucha por otras cosas diferentes.   Hoy solo creo en la APIF para esas cosas.  Puedo estar equivocado, claro, pero para mi, desde 2003, las otras dos asociaciones son dos caras de la misma moneda con todos mis respetos para quienes piensan otra cosa. Creo que, para esos cambios, venden mercancía averiada.  Y también creo que la única esperanza de cambio real está en que la Independiente crezca, traslade su mensaje y la mayor parte de los fiscales se crean que lo vamos a llevar a cabo.   Claro, es dificil compitiendo como lo hace esta asociación desde hace seis años, ante la complacencia de las otras dos.   Por otra parte, me estoy divirtiendo mucho en esta etapa.

7 comentarios:

fiscalillo dijo...

lo importante es asociarse, para luchar por la mejora de todo y de todos, no es lo mismo negociar representando a 500 que a 1.500 y lo que nos une a las tres asociaciones es mucho mas de lo que nos diferencia por eso en una u otra hay que estar.

Yo soy de la AF porque creo que a lo largo de su historia ha demostrado que la defensa del compañero ha sido lo primero, hasta recurrió en defensa de gente de la UPF, ha pedido la dimisón de todos los fiscales generales, incluso los que procedían de la asociación. consigió parar los ascensos forzosos convocando un pleno extraordinario del Consejo Fiscal y ....

Silvia dijo...

Es cierto que a la gente le cuesta asociarse , a mi de hecho me costó decidirme hasta tal punto que no me asocié.
Tengo muy grandes amigos en la AF - bueno, alguno escapó- que, he de decir, nunca me redireccionaron hacia la mayoritaria ¿? ; de hecho hace muchos años yo misma pregunté a un preboste de la AF, que para qué servia asociarse , y qué tenia qué hacer. Me contestó que pagara la cutoa y ya estaba todo hecho... la verdad que aquello me animó sobremannera a no asociarme. Y eso que por entonces regalaban códigos , y los Congresos paradisiacos... pero vamos que yo tenia propia agencia de viajes y en fin lo de los códigos... pensaba que aquello debía servir para algo más que para pagar una cuota y repartir textos legales actualizados - por otra parte muy cotizados en aquellos tiempos en que no había internet-.

Recuerdo que incluso las asociaciones tradicionales vivían a costa de las negociaciones de los jueces , vid. fiscalillo en anterior entrada - . Los fiscales de trinchera nos divertíamos con los indios ,pero, teníamos nuestros pequeños problemillas : yo trabajé en una mesa camilla con otra compañera de largas piernas; ; luego en una oficina fiscal; no había códigos;cubos de agua recogían idem ; ventanas rotas en los despachos , montañas de papel , no habia sustitutos , ni buscas para las guardias , los ordenadores se repartían por escalafón; había situaciones muy abusivas ... en fin se nos decía que todo eso "siempre fue asi ".
Nada que cambiar , nada que hacer , "aguanta que ya cumplirás años de escalafón y aplastarás a tus semajantes" y cobrarás más".

Contra esa filosofía ,fuimos muchos los que dijimos que era necesaria una tercera asociación que se preocupara de esos pequeños problemas" que por cotidianos , enraizados o por lo que fuera ,no preocupaban a nadie.

Hoy algunos, dicen, que nos admiran pero los inicios fueron MUY DUROS , el aparente letargo de las asociaciones despertó ¿?, impusieron el limite a las subvenciones , nos hicieron cambiar el nombre inicial , el domicilio social ...

Esa fue la bienvenida y aqui seguimos recibiendo encantados a todos los fiscales , esperando con ilusión que un día la mayoritaria nos invite a su blog. Pero creo que algo preocupa cuando tantas limitaciones nos imponen desde su posición dominante . Hubiera sido bonito ,y decente, que seis años despues la Asociación mayoritaria , no nos hubiera negado - a la cara- el derecho a las subvenciones delante de dos Ministros de Justicia y un FGE.

Y creo fiscalillo que debemos y podemos luchar juntos , lo que no quiere decir que debamos de limitar la libertad del desarrollo de las asociaciones. Creo que la Independiente también defiende los derechos de los compañeros, y que proporcionalmente, hace más .
Creo , como Salva, que la Independiente tiene muchas posibilidades de mejorar las cosas ; creo que son muchos los fiscales desencantados que prestarían apoyo a un proyecto nuevo; creo que ese apoyo sería aún mayor si nos hubieran dejado crecer y desarrollarnos en condiciones de igualad.
El tiempo lo dirá , o no , pero al menos lo intentamos y de paso lo pasamos bomba y animamos el cotarrillo de la mayoritaria.

Silvia dijo...

Por cierto, el traslado forzoso lo paró la APIF (mira los comunicados de aquellos días en la pagina de la Independiente http://www.fiscales.info/contenido/TRASLADO%20FORZOSO.htm) , porque ni la AF ni la UPF cuando se trató el tema en el Consejo Fiscal de 20-12-2005 dijeron nada a sus asociados (por eso a lo mejor Salva nos niegan las actas) y se fueron a la comida de Navidad tan contentos. El rumor se extendió esas Navidades y el 8 de enero reaccionamos dada la avalancha de correos y llamadas que recibimos y un asociado se plantó en la Inspección y ahi se empezó a parar todo.
Después la AF se subió al carro, pero ¿por qué no lo hizo en el Consejo Fiscal?, lástima que no se nos faciliten las Actas ... .

Una jurista dijo...

Fiscalillo, la verdad es yo soy "sospechosa" de nada (más bien al contrario), pero con respecto a eo que dices de salir en defensa de todo el mundo, pues mira, no. Hace ya un tiempo varios fiscales se sintieron muy, muy, solos ante lo que fue un linchamiento público y la algun asociado había. Otros pensaron en ello (pero nadie les apoyó ni animó, ni les llamó), y mira por donde, debía de ser que no se podía ir en contra del gobierno de turno o de lo políticamente correcto y nadie dió la cara por ellos (ni la AF ni la UPF, claro). Bien, quizás me puede mi proverbial pesimismo, o quizás es que hay cosas (por lo que ví sufrir a los que tenía a mi lado) que no puedo olvidar. Saludos y suerte con la nueva dirección.

pilar dijo...

En fin eso de que para la AF la defensa del compañero sea lo primero... Yo lo siento pero conozco otras historias de esa Asociación en la que creo tener buenos amigos y compañeros, pero por favor... que sólo hay que echar la vista atrás unos quince años y ver muchas cosas que han pasado... Claro que si con esta entrada se está cambiando el rumbo para el futuro pues me alegro, sobre todo por los que aún siguen asociados a ella.

LUPO dijo...

Rebotando de mi bordería en la entrada “desencanto” sólo puedo, en esta, apoyar los comentarios de Silvia. Como es toda una “señora” obvia muchas de la cosas que en estos años hemos de agradecer a nuestras “queridas” asociaciones mayoritarias, yo sólo apuntaré a mis recuerdos de los ¿Jefes? que he padecido, y a esos consejos que los veteranos de esas asociaciones nos daban a los nuevos, sobre todo si nos quejábamos, del tipo “haber nacido antes o estudiado mas”, “todos hemos pasado por eso”, “si me caigo del escalafón de espachurro”. Será por mi costumbre de ir a la contra o de jugar con la minoría pero cuando era Abogado Fiscal tenía y actuaba con mentalidad de Fiscal y no acepté nunca esas imposiciones basadas en el “escalafonazo” ni me deje amedrentar por la soberbia de algunos Magistrados que creían que podían torear al Abogado Fiscal de turno por novato, con lo que ahora que soy, por fin, Fiscal de segunda me toca muy mucho las narices que cuando el Letrado, funcionario, o Juez de turno torea a alguno de mis compañeros recién ingresados a mi Jefe y a los mas veteranos de la casa les importe un higo, ¡y eso que uno está ahí elegido por “merito y capacidad” –sic- y los otros son todos orgullosos miembros de las asociaciones de Fiscales tradicionales, incluyendo a nuestra defensora histórica!, y no tengo el rostro de decirle que espere que llegaran tiempos mejores, porque, ya no es que para algunos esos tiempos mejores tardaran una década, como Pilar dijo en alguna entrada anterior, es que con ese pasotismo, esa dejadez, y ese alegre servilismo a los antiguos, lo único que se logra es mantener un bucle que ha llevado a la situación de inmovilismo en que nos encontramos, por cierto, en esencia, la misma, mas más mas menos, que en la que estamos desde hace veintiocho años, cuando se hizo lo último bueno que nuestros legisladores idearon para la Carrera, el Estatuto del Ministerio Fiscal (obviamente, versión original)… así pasó, que se arrepintieron pronto y caparon su desarrollo “olvidando” dictar el Reglamento para el que se facultaba al Gobierno, quien, Disposición Final Primera del EMF dixit, “en un año y a propuesta del Ministro de Justicia” haría…olvido, por cierto, amparado en el clamoroso silencio al respecto de las Asociaciones de Fiscales.

Pavel Popov dijo...

Salva: existe un problema, que es lastre para el movimiento asociativo en general. El no asociado, tiene su punto de vista puesto en UPF y AF. APIF sigue siendo desconocida, y aunque no lo fuese tanto, tampoco serviría como referente dada su corta andadura. El ejemplo ofertado por las dos "históricas" es realmente lamentable.
En éstas condiciones ¿qué quieres?