viernes, 20 de noviembre de 2009

EL MAYOR RIESGO PARA EL FISCAL ES LA ORDEN DE NO INVESTIGAR

El principio de jerarquía que rige la actuación del Ministerio Fiscal produce indudables beneficios en muchos órdenes.  Pero tiene algunos riesgos cuando quien manda no actúa con imparcialidad o se equivoca.   Los sistemas correctivos estatutarios para esos casos son útiles, pero insuficientes, ya que al final quien decide es el que manda.    Una de las peores situaciones en ese sentido es la orden de no investigar (o de no acusar), o la denegación de prórrogas para la investigación.   En esos casos creo deberían incrementarse las garantías para los subordinados.  Porque hay ciertos delitos que si no se investigan -a veces durante más de seis meses- no se descubren.   En ocasiones, para descubrirlos, hay que acudir al Juez pidiendo medidas extraordinarias de investigación, sobre la base de indicios como incrementos injustificados de patrimonio que hacen saltar las alarmas; y si bien es verdad que hay derechos del investigado que hay que salvaguardar y que no se pueden tener investigaciones abiertas de manera indefinida, cuando hablamos de delitos graves de corrupción, a mi me parece que -entrando en ellos el juego de la política- la decisión que corta la investigación ha de ser "excepcional"; porque en esas decisiones está el mayor riesgo para la credibilidad de la Fiscalía ante la opinión pública.

23 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Pero hay delitos que no se investigan?
Menos mal que Vd. lo reconoce, y no lo pone en boca de la prensa manipuladora o del gobierno malísimo (el que le da de comer, por cierto).
Supongo que ahora, en su calidad de fiscal, actuará en consecuencia y esta reflexión, de su puño y letra, no quedará sólo como un mero ejercicio de vanidad.

Un saludo.
Pepe.

beti dijo...

Salvador, presupones que el Fiscal que acusa y/o investiga jamás se excede, ni se equivoca, ni se ensaña. Hablas de un control unidireccional (solo necesita limites quien da la orden de no acusar, no quien la recibe), como si el Fiscal "del asunto" fuera infalible y obligado destinatario de una confianza ilimitada, haga lo que haga.
Permiteme que diga que en caso de conflicto, creo que está por encima el respeto escrupuloso a las garantías constitucionales del ciudadano que la autoestima del Fiscal al que se le da la orden -motivada en todo caso- de no acusar o cesar en una investigación. ¿Has pensado que hay quien puede formular una acusación injustificadamente y quien cuando no encuentra en una investigación, la continúa inquisitorialmente, a ver qué sale?
El maniqueismo ese de que siempre se equivoca el que manda y siempre tiene razón el fiscal que investiga o acusa es una simplificación inservible.
El estatuto contempla esas garantías de que hablas y las órdenes a que te refieres son excepcionales en la práctica, pero cuando excepcionalmente se producen, nos lanzamos todos a opinar sin saber de que va la cosa, y en nuestro juicio apresurado siempre nos ponemos del mismo lado.
Al final y como verás, el comentario de Anónimo, que precede a este concluye que has reconocido que hay delitos que no se investigan y eso a mi, despues de más de 20 años de carrera, no me ha ocurrido jamás... pero es que además me niego a aceptar que el hecho de que en algunos casos se dé una orden de no acusar o de no continuar una investigación se deba interpretar como un chanchullo propio de un colectivo que solo investiga y acusa a aquellos a los que les dejan sus jefes. SIMPLEMENTE, NO ES CIERTO.
A veces nos tiramos piedras al propio tejado, lanzadas con la honda de un corporativismo por la base que es tan solo pura inercia.

Salvador Viada dijo...

Bueno, a "anónimo" solo le puedo decir que lea mejor la entrada; yo no digo que haya causas que no se investigan; digo que en ocasiones ocurre que se decide que no se investiguen más, y que eso -que está previsto en el Estatuto como una posibilidad- ha de regularse mejor. Beti, yo creo que las cosas hay que verlas con perspectiva. Los delitos de corrupción o de delincuencia económica son muy difíciles de investigar y cuando afectan a aforados, encima, se investiga para que se conceda un suplicatorio. Cuando hay una orden de no investigar más (piensa por ejemplo en la avocación de Palma, o en el caso Piqué hace unos años), el que ordena casi siempre acierta... de manera formal; porque si no se investiga, no se descubre ningún delito y la orden es correcta. Yo creo que en esos casos (que son los mínimos -casi anecdóticos-, pero que condicionan muchas veces todo nuestro Estatuto, y que cuando te ocurren te fastidian bastante), hay que establecer garantías superiores. Beti, a ti no te ha pasado, pero a mi si. Y gracias al apoyo de mi jefe Anticorrupción, pude seguir investigando y acusando, consiguiendo la condena de aquel para quien se me sugería verbalmente no perseguir. Todos nos equivocamos, sin duda, pero creo que un fiscal -por principio- debe buscar la verdad de lo ocurrido ante la apariencia de delitos graves, aunque no llegue a alcanzarla, o aunque luego se acredite que tras esa búsqueda no había casi nada. Equivocarse por no investigar es el paraiso de los malos.

Silvia dijo...

Bueno yo creo la verdad que "..el Fiscal que acusa y/o investiga procura no excederse , equivocarse y aun menos ensañarse , sobre todo porque son calificativos muy duros para la actuación de un Fiscal. Tampoco creo que esté exento de la posibilidad de equivocarse el superior del Fiscal del asunto que ordena un cese de investigación .
Entre ambas tesis, visto el actual sistema de nombramiento de las jefaturas , me quedo , salvo prueba en contrario, con el trabajo del fiscal del asunto que para eso se lo han asignado en una relación institucional/profesional exenta de dudas sobre su posible ánimo de perjudicar a nadie.

Pero es que ,además, el Estatuto confiere varias vías en el caso de órdenes con las que el Fiscal del asunto no esté de acuerdo, no sólo la avocación que cuando la investigación está ya iniciada viene a ser cómo una "arrepentimiento" de la previa delegación ; porque si un jefe no asume de inicio determinados asuntos , parece extraño ( y frustrante) que luego según vaya la cosa los avoque ; y otra vía sería la del 27 , que otorga al jefe iguales facultades jerárquicas previa audiencia de la Junta.
En fin que al final no es quien "tiene la razón" el que decide , sino que decide el que manda , lógica consecuencia de la jerarquia.
Pero pese a ello, creo, que nadie está a salvo de equivocarse- todos los fiscales que conozo son humanos , incluidos los jefes- . Por ello creo que una vez inciada la investigación parece más adecuada la via del 27 en la que se somete a debate jurídico la cuestión evitando perspectivas equívocas y desde luego ensañamientos, deicidiendo finalmente en Jefe , que la de la avocacion o sustitución del 23 sin más.

Y la verdad Beti , no creo que esta sana autocrítica estatutaria que plantea Salva, sea tirar piedras sobre nuestro propio tejado , se trata de evitar que los demás puedan tirarlas.

LUPO dijo...

En el día a día el mayor riesgo no es no investigar o que te animen a mirar algún caso con "cariño" porque está implicado un pariente de, sino acusar por acusar, calificar todo lo que nos ponen en la mesa porque se tiene la pereza de argumentar un sobreseimiento fundado o porque el palote da mas puntos en la estadística, para sentar a personas alegremente en el banquillo condenándoles a dicha "pena", manteniendo acusaciones porque si insinuamos retirar estas calificaciones el Jefe nos "invita" a mantener, a dejar que el Juez decida (y haga lo que purgando acusaciones al tun tun debimos hacer nosotros), por un falso orgullo, por el sostenerla y no enmendarla o porque, en la mayoría de los casos, retirando por falta de acusacion fundada dejamos mal al que calificó y, sobre todo, al que viso.

Salvador Viada dijo...

Y Lupo, como hace con frecuencia, pone de manifiesto otro problema grave. Cuando yo ingresé en la Carrera, al tomar posesión en Barcelona, el Fiscal Jefe me advirtió que NUNCA se retiraban acusaciones. Debo reconocer que he retirado muy pocas, pero que cuando me he quedado sin prueba, he retirado y luego he dado cuenta. Tampoco me hace mucha gracia la posición de que en caso de duda "que el Juez decida". No. Para mi la condena ha de pasar un doble filtro de valoración de pruebas: de la acusación y del Juez. En caso de duda yo creo que hay que investigar, pero si luego hay dudas no hay que acusar y desde luego no llegar a conclusiones definitivas con eso. Creo que tiene razón Lupo, para una buena Justicia es mayor riesgo que la orden que comento, el "hábito" de mantener las conclusiones pase lo que pase.

Beti dijo...

Cada uno contamos la feria según nos ha ido, claro, y no dudo Salvador de que en tu caso la decisión de continuar fuera la adecuada, y quien te sugería otra cosa erraba o actuaba mal.

Pero hay casos y casos, creéme. Se lo que cuesta investigar o sentar en el banquillo a la gente poderosa, pero también he conocido de cerca algun caso en el que no se podía "seguir" y sin embargo, no se atendían razones (deberas creerme, porque no voy a concretar más).

Lo único que quiero hacer notar es que el sistema de controles debe funcionar en los dos sentidos, porque la falta de inocencia no es patrimonio exclusivo de los jefes.

En último término, equivocarse por investigar sin considerar que hasta contra los presuntos malos existen limites sería el paraiso de la falta de garantías. Por ese camino, se corre el riesgo -que también es real- de atropellar a alguien. Y eso también es gravísimo.

Silvia dijo...

PUf , creo que discrepo mucho : por partes. Pienso que la retirada de acusación ha de ir unida a una modificación esencial del material probatorio del juicio oral , que modifique la valoración del Fiscal que calificó , y eso creo que no debe ofender a nadie - e incluso se avisa en carpetilla- .
Parto de que se ha calificado con una base para ello, y que -principio de unidad y jerarquia riget- si esa base se mantiene incólume durante el juicio tenemos la via estatutaria correspondiente, pero retirar una acusación que nunca debió formularse ¿?. No creo que el juicio oral esté para corregir los "errores de visado" , ese es otro problema a resolver por otros cauces más complejos .

Por otra parte, creo, que en caso de duda sobre el material probatoriao , hay que mantener , expresalro asi en el informe , y que el Juez valore... ven más cuatro ojos que dos , y creo que la funcion judicial se puede ver coartada con impetuosas retiradas de acusación por valoración de prueba por el Fiscal.

Vamos que somos de distinto planeta

Silvia dijo...

Se me cruzó el comentario con Beti , sorry.

Una jurista dijo...

Beti, me alegro que en tus 20 años de carrera todo haya estado tan sólidamente fundamentado, y que hayas encontrado en tus destinos, esos lugares pacíficos en los que todo se acusa y se investiga adecuadamente. En mi opinión, Salva ha hecho un post valiente y REALISTA. Para no ponerme en una posición en la que podría encontrarme con problemas, sólo diré que quién tiene el poder, tiende a ejercitarlo y puede incluir la orden de no investigar y de no acusar. Y siente decir que eso pasa, o ha pasado (y pasará). Saludos.

pilar dijo...

Silvia, no sé que te habrás encontrado tú por ahí pero yo he visto más de un asunto, y de dos, en los que o bien se acusaba por acusar, por lo que dice Lupo de que es más fácil(y claro, como en casi ninguna parte, que yo sepa, se visan los extractos, pese a que se supone que es obligado), hasta compañeros que se han visto obligados a acusar cosas sin pruebas, por algún Jefe con la teoría de no sustraer la valoración del Juez. Me parece muy duro para un ciudadano someterse a un proceso judicial durante años y soportar que se le pida una pena cuando no hay prueba para ello(y que conste que no hablo de casos dudosos en los que por supuesto estoy contigo y creo que nadie debe creerse más listo que nadie). Te diré que hace poco vi un asunto en el que se acusaba a dos empleadas de un local, bajo la teoría de que había sido una de las dos, se supone que eran las dos únicas que andaban por allí y que conste que no había ni una sola prueba de que actuaran conjuntamente, es más no calificamos con la típica coletilla de puestos de común acuerdo. Aquello me pareció una barbaridad, pero al comentarlo desde Jefatura sólo se planteó(erroneamente como les demostre luego con jurisprudencia) que el tipo no era el correcto, respecto al hecho de que se estuviera acusando forzosamente a un inocente(durante dos años se le habían pedido dos años de prisión) ni palabra, es más que avalaban la calificación que claro habían visado. Al final el juicio fue todavía peor pues había más gente en el supermercado(menos mal que no se dieron cuenta antes y acusaron a cuatro o cinco). Yo lo siento pero este tipo de cosas me llevan a considerar que hay gente para los que los derechos de los ciudadanos no importan demasiado con tal de mantener el papelón como sea y dar números para los de Madrid(siempre que no sean números de retiradas de acusación). Cierto que estas desviaciones deben corregirse antes y de otro modo, pero cuando no se han corregido antes ¿te tiene que tocar ir a hacer el papelón y el más absoluto de los ridículo?

LUPO dijo...

Silvia, darling (eso por boicotearme la venta de mi scanner), mis alegaciones son pensando en causas que no había por donde cogerlas, créeme, no había por donde. Para las otras (las de la prueba flojilla, las que son fruto de la cabezonería de alguno, las superadas por jurisprudencia mas reciente, etc) siempre tenemos el mantener con dignidad, formulillas como “reproduzco por vía de informe”, o la libertad de expresión para alegar lo que jurídicamente opinas y que vaya contra la postura mantenida en la acusación.Obviamente estoy de acuerdo contigo en que la Vista Oral no está para corregir los "errores de visado", el problema es cuando no hay visado. Poner una firmita al margen de la calificación no es visar. Me da mucha vergüenza, a nivel institucional, cuando te hacen alguna alegación correctora en un calificación y tienes que responder “lo explico en el extracto” o “si te fijas en el extracto”, momento en el que el visador se te pone muy digno, pasa los folios, ojea el extracto con displicencia, y te suelta un “vale”… y te firma. Eso sí, luego te “cazan” poner art. 234 en vez de 243, o haber olvidado poner la pena de trabajos o los días concretos de responsabilidad penal subsidiaria y te lo dicen con esa carilla de “ves, ves, ves como no eres tan listo como te crees”.
Y ¿por qué me parece tan grave o mas que lo aludido por Salva?, porque eso se lo hacen a veteranos y noveles, los primeros ya estamos acostumbrados pero los segundos, o los desmoralizan o les hacen creer que controlan dejándoles que se den de bruces ellos solos con la realidad de lo correcto o no del trabajo de uno… y yo sigo creyendo en ese punto de formación que debe tener la Fiscalía de primer destino… que no es enseñarle los “truquillos de escaqueo de veterano”

Silvia dijo...

Pilar , no creo que haya visto mas barbaridades que las que has visto tú , ni menos , las últimas que recuerdo son bastante gordas o al mi me lo parecen.. un día abrimos un blog con ellas y empezamos un debate juridico curioso.

Pero ,a la fuerza, soy de la teoría de que cada cual ha de asumir su responsabilidad y en caso de duda sobre el limite de la responsabilidad de cada cual: estatuto.
Yo lo siento infinito por el ciudadano que se ve sometido a un proceso con un "escrito errado".... pero si un fiscal califica , un jefe visa esa calificación y yo voy a juicio... mi responsabilidad es celebrar el juicio y -si todo se mantiene tal y como consta al momento de la calificacion y visado-, mantener por el principio de unidad y de jerarquia e informar conforme a la legalidad que entiendo aplicable .

Sé que suena duro y dirás que menuda legalista empedernida, pero creo en la responsabilidad individual ; creo que el sistema no se corrige ejerciendo funciones que no nos corresponden y que en algún caso concreto sé que además ha dado "problemas" al fiscal que actuó corrigiendo errores de visado. Todo ello se entiende salvo ,evidentemente, rectificación del mando- caso en el que no tengo práctica- ; ya estoy acostumbrada a hacer el papelón , y la verdad que ya lo llevo con bastante dignidad , creo, no es que me guste pero...

En todo caso , creo , que el caso que tú planteas es más de "valoración de prueba" de la instrucción que , además en el juicio oral queda absolutamente desvirtuada sin genero de duda y desde luego en esos casos creo, que hay que retirar tal y como dije arriba

Silvia dijo...

Esto es abuso de superioridad, ... vale , Lupo hablamos de cosas distintas la diferencia es que cuando "no hay visado" efectivamente hay por erratas , errores como quieras llamarlo . En esos casos sálvese quien pueda .., es decir no hay reglas legalistas del tipo que indico porque, simplemente , el mismo mando las incumple al no visar de facto las calificaciones.
Yo hablaba de "errores" de visado , es decir cuando el mando por nota al visado induce a una calificación que estimas erronea , superada , chiste ... como lo quieras llamar. En esos casos , no puedes corregir por via de definitivas .
Entre ambos conceptos de errores , que he sufirdo ambos , me quedo con el primero

Silvia dijo...

Y ya que estoy , coletillas reales de carpetilla :
- no hay mucha prueba, pero acuso.
- tiene razón el acusado , pero debió de ...
- no lo veo nada claro.
- no hay por donde cogerlo.
- la unica prueba es la de la coimputada , no la acuso.
- "suerte"

beti dijo...

Una jurista dijo: "Beti, me alegro que en tus 20 años de carrera todo haya estado tan sólidamente fundamentado, y que hayas encontrado en tus destinos, esos lugares pacíficos en los que todo se acusa y se investiga adecuadamente. En mi opinión, Salva ha hecho un post valiente y REALISTA".

Dejando a un lado la ironía un poco hiriente de tu comentario, dejame que te diga que no dudo que el post de Salva sea realista, le creo en lo que dice. Pero la realidad es compleja, y mira por dónde, lo que digo yo también es cierto, si... en mi extraño mundo profesional, siempre que quise investigar/acusar a alguien, pude hacerlo sin presiones; si era un caso "relevante", mantuve informado a mi jefe, lo expliqué, di mis razones y se me dejó hacer, ya ves. Y no fue mérito mío, he tenido pocos pero muy buenos jefes, otra cosa que también ocurre a veces...
Cuando hablaís de calificaciones mal formuladas o redactadas por evitar la solicitud de archivo -cuya redacción sería más compleja- me estaís dando un poco la razón: el Fiscal de a pie no siempre hace bien las cosas, y es preciso establecer medios para evitar errores irreparables más allá del visado: todos sabemos que al visador se le puede engañar haciendo constar en el extracto lo que no está en la causa (yo eso lo he visto, ¿vosotros no?).
Si vamos a hacer autocritica, hagamosla, pero de verdad, reconozcamos que no solo los jefes cometen errores. El estatuto tiene que responder a todas las situaciones, y tan verdad es lo que dice Salva como esto más antipatico que digo yo.

Una jurista dijo...

Beti, aquí tenemos libertad para expresar nuestras opiniones sin ofernder a nadie. Créeme si te digo que no pretendo ser hiriente ni contigo ni con nadie. Mira, lo cierto es que el criterio y la actuación de pongamos "algunos", sí ha sido poco afortunada y sí, me alegro que en tu caso no haya sido así, pero desde luego no puede negarse que el principio de jerarquía existe y que se aplica, en ocasiones, de manera poco adecuada. A ver, es que un jefe no es una especie de dios omnipotente que todo lo ve y lo sabe. Y siento decir que no siempre determinados jefes están a la altura de sus fiscales. Por supuesto que muchos fiscales de "a pie", se equivocan. Pero es que a veces (por lo que también existen jefes que lo hacen bien) el que resulta ser de a pie es el superior jerárquico. Creo que algunos de los que están aquí, conocen muy bien situaciones y actuaciones que si se contaran...en fin, no podrían contarse. De todas maneras, para mí un ejercicio sano de crítica realista no viene mal y como no todos tenemos la misma opinión, para eso existen blogs como este, porque si no, es que los y las fiscales ya tendrían todos sus problemas resueltos y la justicia iría mucho mejor. Aquí discrepamos y opinamos y al menos en mi caso, nada es personal. Las opiniones enriquecen a todos y cada uno se queda con lo que le gusta y le va bien. No hay nada negativo o hiriente en ello. Saludos.

Silvia dijo...

Beti , dijo :
"..todos sabemos que al visador se le puede engañar haciendo constar en el extracto lo que no está en la causa (yo eso lo he visto, ¿vosotros no?)".
Pues tengo que decirte que no , no he visto cosa semejante y creo que si alguien ve una cosa asi, debe dar cuenta inmediata al visador y éste actuar en consecuencia.

Desde luego lo que dices me parece más que sorprendente , no dudo que hayas visto cosa semejente , pero desde lo que no es razonable es que lo que considero una anécdota se convierta en la regla con la que medir el trabajo de todos los fiscales de a pie, me parece bastante injusto.

Y sabes, que lo que comentamos Lupo , Pilar y yo no tiene nada que ver con la entrada inicial de Salva , asi que , al menos yo, ni te doy ni te quito la razón ; sólo opino distinto y confio lo justo en el trabajo de cada cual, incluido el mio.

Yo he tenido muchos jefes unos excepcionales , otros mejor no hablar , cada cual habla de su propia experiencia , faltaría más. Lo normal es lo que tú dices y eso no es objetable ni encomiable es simplemente la función de un jefe ; lo que aqui se critica sanamente, es precisamene la realidad contraria a la tuya , realidad a la que no debemos dar la espalda por el hecho que tú relatas.

beti dijo...

No le he dado la espalda al tema del post ni al vuestro de las retiradas de acusación, simplemente digo que la razón no está solo de un lado, y además siempre del mismo. Sería demasiado fácil. La realidad es poliedrica, y he querido dar constancia aqui de otra de sus caras.
Los fallos de extracto existen, y a veces uno los detecta en pleno juicio oral, cuando está dando por bueno lo que el compañero ha puesto en el mismo y la Defensa te desmiente señalando que ni en el folio que tu alegas ni en ningun otro de la causa, se dice lo que tu estabas alegando que se dice a partir de la información que se te daba en el extracto. Eso no me ha pasado ni una ni dos veces, me ha pasado más, puede ser un error y también puede ser falta de trabajo por parte de quien extractó. Me alegro de que a vosotros no os haya ocurrido, eso es señal de que vamos mejorando mucho.
No soy tan ingenua de pensar que los jefes son dioses ni diablos, y tampoco creo que los fiscales de a pie seamos ni una cosa ni otra. Reitero, mi unica intención es completar el post con la observación de que no todos los jefes son una pena (entre otras cosas, jefe es ahora un fiscal que hace dos días fue fiscal de a pie), ni todos los del montón somos unos magnificos profesionales... hay de todo y a todo tiene que atender el estatuto.
Y jurista, ya se que se opina libremente, yo lo estoy haciendo, pero tu frase en relación a mi experiencia personal a la que me había referido en una entrada anterior sí era un poco hiriente porque hacía ver o bien que yo pretendo un mundo irreal o que no soy sincera, y eso es decir que no me entero o que falto a la verdad. En todo caso, personal no puede ser porque yo no sé quien es nadie aqui, excepto Salva.

Una jurista dijo...

Beti, para zanjar este asunto que en mi caso, vuelvo a decir, no es personal, porque no te conozco, reitero que cada cual piense libremente. Ya he dicho que no intentaba herir a nadie y en todo caso, ¿como puedo yo decir que no eres sincera si to te conozco ni tú a mi?. Me parece que queda claro que esas conclusiones que has extraido de mi entrada, no buscaban "acusar" a nadie de "no enterarse ni de faltar a la verdad". En fin, que es sábado por la mañana y me quiero relajar. Te deseo lo mejor.

Silvia dijo...

Me quedo más tranquila Beti porque en mi opinión no es lo mismo :
"Los fallos de extracto existen..." cierto, y a eso nos referimos en el tema chapuzas varias que todos hemos visto , por lo tanto no te alegres tanto , porque no vamos mejorando ; pero, eso no tiene NADA que ver a mi entender con , y cito nuevamente:
"..todos sabemos que al visador se le puede engañar haciendo constar en el extracto lo que no está en la causa..." ,
que implica dolo.

Salvador Viada dijo...

Beti creo que tiene mucha razón, cuando considera que todos (jefes y indios) somos muy parecidos en virtudes y defectos. Lo excepcional es raro (aunque creo que podría citar más "excepciones" por flojos que por muy buenos), las diferencias no son muy grandes a una distancia prudencial. Pero lo que es diferente es la perspectiva. Un fiscal que se trabaja su asunto, actúa (acertando o equivocándose) asumiendo su propia responsabilidad y con su propio esfuerzo. Si se encela y trabaja de más, investigando donde no hay, para él no hay nada más que perjuicios, ya que habrá perdido el tiempo y le pondrán verde las defensas en los escritos, seguramente con razón. Si administra bien los esfuerzos y acierta en la elección de las pruebas, todo irá bien.

El Jefe tiene otro punto de vista, que es el que me preocupa. Porque si mete la pata (y las patas se meten mucho más por investigar y acusar que por no hacerlo), se la juega, o se la puede jugar. Por ello, creo que mejorar la posición del indio en la defensa de su caso aumenta las garantías de acierto en la institución.

De todas maneras, queridos compañeros, me ha divertido mucho este debate, sobre el que me quedo pensando sobre la eficacia de la formación de los más jóvenes y de los controles en nuestros extractos.

LUPO dijo...

Paz y Amor compañeros y compañeras, no vayamos a pisarnos la manguera entre bomberos, porque, al fin y a la postre, esos es lo que somos los que por aquí nos dejamos caer bomberos, con mas o menos antigüedad y experiencia, con una vesión mas o menos particular de los asuntos, con historias varias… en fin, como dice Salva “parecidos en virtudes y defectos”. Creo que todos participamos aquí buscando cambiar las cosas, pero como esto es un dialogo escrito pues se nos quedan cosas en el tintero, se nos escapan expresiones, comas, o acentos, que según se lean dan un tonillo irónico o borde… pero dudo que en el fondo cada uno no se solidarice en las cuitas que los demás cuentan. Si algún día hacemos esa reunión de blogeros pues podremos explayarnos y discutir mas en profundidad y cara a cara; mientras tanto esté al cuarenta, cincuenta, o cien por cien de acuerdo con las entradas que aquí se cuelgan, mantengo mi premisa básica, los problemas de nuestra justicia están ahí y aquellos que tengan su origen en las personas seguirán (salvo que clonemos al Jurista perfecto) y los aceptaré, lo que me niego es aceptar que el “régimen” el “sistema” o como queráis llamarlo no sea reformable y no busquemos, aunque sea utópicamente, evitar que consagre, avale, y premie a los autores de los desaguisados que hemos contado en esta entrada.